Opinión

La mafia legislativa protege a Tanya Müller

Espacio público, que debería ser de todos, se concesiona a empresarios privados.

  • 22/03/2016
  • Escuchar

Pese a la crisis ambiental que padece la Ciudad de México, a la devastadora tala de 10 mil árboles en los últimos años, por cuarta semana consecutiva la mafia legislativa: PRD, PRI y Acción Nacional desechó la propuesta de Morena para que la secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller García, compareciera ante la Asamblea Legislativa a explicar las razones por las que se ha prohijado la depredación ambiental en la metrópoli.

 

Por decenas se cuentan los ecocidios cometidos en agravio de la ciudad.

 

Con base en investigaciones de especialistas acreditados y con el respaldo de miles de vecinos de diversas delegaciones, el Grupo Parlamentario de Morena ha solicitado al jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera la cancelación de construcciones que atenten contra el medio ambiente, y tomar las medidas pertinentes para proteger el equilibrio ecológico de la ciudad.

 

Por ejemplo, 250 vecinos de Tlalpan le solicitaron al jefe de Gobierno suspender la construcción del centro comercial Patio Fuentes Tlalpan, localizado en un predio ubicado en Insurgentes Sur, a la altura del pueblo de Santa Úrsula Xitla. No obstante, en noviembre de 2014, la Secretaría de Medio Ambiente del Distrito Federal autorizó, mediante el expediente número SEDEMA/DGR/DEIA/013145/2014, el derribo de 166 árboles para la construcción del referido centro comercial.

 

En febrero del año en curso, autoridades delegacionales clausuraron la construcción de un Wal-Mart en Santiago Tepalcatlalpan, en Xochimilco. Dicha obra había provocado el derribo de 300 árboles, cedros y jacarandas incluidos, y la destrucción de mil 500 metros cuadrados de áreas verdes. Los responsables fueron multados por la Secretaría de Medio Ambiente con 3 millones de pesos para autorizar la continuidad de la obra.

 

Otro caso grave de devastación ecológica ocurrió en este mes de marzo. A manera de justificación, Tanya Müller García informó que 70 por ciento de los árboles que serían talados en la obra del Deprimido Mixcoac se encontraban “enfermos” y con “plaga”. Tal declaración contradice, de manera flagrante, la manifestación oficial de impacto ambiental sobre esa área, la cual advertía que el Gobierno del Distrito Federal había examinado 944 árboles en esa zona, y sólo a 7.8 por ciento de ellos se les clasificó en "mal estado", es decir, únicamente 74 arbustos. En consecuencia, la Secretaría de Obras del Distrito Federal se vio obligada a reajustar el número de árboles que serían talados por la obra. En vez de aniquilar 855 árboles, “sólo” se cortarían 598.

 

Un caso emblemático de depredación ambiental es el predio de 4 mil 799 metros cuadrados, ubicado en Montes Apalaches y Circuito Joaquín Clausell, colonia Lomas Virreyes de la delegación Miguel Hidalgo. Ahí, la Inmobiliaria Trepi, SA de CV gestionó que el Juez Cuarto de Distrito en materia administrativa del Distrito Federal, David Rodríguez Matha, ordenara delimitar el predio con malla ciclónica.

 

Tal decisión la tomó en cumplimiento de una sentencia de amparo otorgado a favor de Inmobiliaria Trepi en 2012 por el mismo juzgado. En resumen: Fueron talados 20 árboles por la inmobiliaria para levantar la malla ciclónica, a pesar de que existe un mandato de la Consejería Jurídica de la Ciudad de México, el cual señala que en el predio de referencia no se puede levantar una construcción porque el Plan Parcial de la delegación Miguel Hidalgo establece que en esa zona sólo se establecerán parques y jardines.

 

Cabe subrayar, asimismo, el caso de la “Gran Rueda” que se planeaba edificar en Chapultepec, a un costado del Museo de Arte Moderno. Se trata de una estructura de 300 toneladas que ocuparía una superficie de 2 mil metros cuadrados y sería inaugurada en este mes de marzo. Gracias a la oposición de los vecinos, y a que la construcción no contaba con los permisos correspondientes, la Secretaría del Medio Ambiente local dio marcha atrás a su decisión de permitir ahí su instalación ahí y reubicarla en el predio La Hondonada, a un costado del Auditorio Nacional.

 

La “Gran Rueda CDMX” será construida por la empresa holandesa Dutch Wheels, asimismo, y según la vocera de la empresa, dicho espacio público se concesionará a esa firma extranjera durante diez años. La construcción alterará, una vez más, el equilibrio ambiental y, de nueva cuenta, lo que ya es una costumbre en la administración de Mancera, se concesionará el espacio público, que debería ser de todos, a empresarios privados.

 

Además, el Gobierno del Distrito Federal y la propia Müller han desestimado las opiniones de científicos de la UNAM por la afectación que provoca del reglamento de tránsito en materia de la velocidad vehicular y ser omisos en la inversión al transporte público.

 

No obstante tales ejemplos, y al caos provocado por la reciente contingencia ambiental, la mafia legislativa del PRD, PAN y PRI pretende impedir que Tanya Müller comparezca ante la Asamblea a explicar las razones por las cuales la dependencia a su cargo ha permitido la inmoderada tala arbolaria y ha puesto en riesgo la salud de millones de ciudadanos de la Ciudad.

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.