Opinión

La lucha contra la corrupción

La corrupción quita oportunidades, profundiza las desigualdades y violenta los derechos humanos ya que impide a las personas tener una vida digna. | Carla Humphrey

  • 29/11/2019
  • Escuchar

Esta semana se anunció la creación de un fondo en Chihuahua, por el que se determinan las reglas y prioridades para usar y distribuir los fondos públicos que ha recuperado el gobierno de Chihuahua combatiendo la corrupción, bajo el mandato del Gobernador Corral.

En tres años de gobierno en ese Estado, una de las prioridades ha sido la lucha contra la corrupción y la impunidad. Desmantelar redes de corrupción, seguir la ruta del dinero, emprender las acciones legales para recuperarlo y, con este fondo, comenzar a distribuir entre las y los chihuahuenses los fondos públicos que habían ido a parar a los bolsillos de unos cuantos.

La corrupción quita oportunidades, profundiza las desigualdades y violenta los derechos humanos ya que impide a las personas tener una vida digna y cumplir el plan de vida que se han trazado. La corrupción impide que los recursos públicos sean utilizados en educación, salud, trabajo, vivienda, programas sociales. La corrupción quita más a los que menos tienen.

La forma en la que nuestro país se enfrenta a la corrupción está cambiando. Se implementan acciones transversales, batallas jurídicas que se complementan desde distintos frentes, coordinación interinstitucional, cooperación entre los Estados y la Federación y también con instancias internacionales. El esquema para combatirlo ha pasado de buscar a un solo funcionario o funcionaria corrupta, a entender que la corrupción funciona en redes, no de manera individual.

La maquinación de estrategia para eludir controles, la constitución de empresas fachada, la simulación de operaciones, el uso de prestanombres, las transferencias nacionales e internacionales son sólo una parte de las diversas formas en la que las redes de corrupción intentan esconder y fraccionar el desvío de los recursos públicos robados.

Un funcionario o funcionaria corrupta necesita de diversas personas y estructuras jurídicas para cambiar el destino de los recursos públicos etiquetados para programas de gobierno o sociales. La investigación completa de los cómplices dentro y fuera del servicio público y del país resulta indispensable para sancionar a todas las personas involucradas.

En el combate contra la corrupción, la lucha contra la impunidad es central ya que consigue dos elementos fundamentales: sancionar a los delincuentes y recuperar los recursos públicos que se llevaron. Sanciones ejemplares y quitarles los recursos públicos que se robaron y con ellos reparar el daño causado a las y los mexicanos, se convierten en elementos esenciales en esta lucha.

Las presiones son muchas, los intereses grandes y las complicidades parecen interminables. La voluntad de seguir adelante y cambiar al país está en cada uno de nosotros. No toleremos en nuestros espacios y en nuestra vida diaria a quienes sabemos que se han enriquecido a costa de los más pobres; a quienes tienen el cinismo de mirarlos a los ojos para pedir su apoyo cuando les están robando lo poco que tienen; a quienes se enriquecen con negocios ilícitos amparados en el compadrazgo o la amistad con personas que detentan el poder y la promesa de compartir los bienes públicos que se han llevado a sus carteras.