Opinión

La licitación de radio: cuando el mercado funciona

Esta es la primera vez que en este país se realiza una licitación pública y competitiva de frecuencias para ofrecer servicios de radiodifusión sonora.

  • 13/02/2017
  • Escuchar

La semana pasada comenzó la etapa probablemente más visible y emocionante de la licitación pública IFT-4 convocada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, para asignar nuevas frecuencias de radio FM y AM en el país: la presentación de ofertas. Conforme al calendario de las bases de licitación, el 7 de febrero inició la presentación de ofertas para las frecuencias de FM, lo cual todavía no concluye del todo, y el 14 de febrero tocará el turno a las de AM.

 

Esta es la primera vez que en este país se realiza una licitación pública y competitiva de frecuencias para ofrecer servicios de radiodifusión sonora. Por lo tanto no contábamos con referencias de mercado sobre la necesidad de las frecuencias o su valor, ni con experiencia previa en el diseño y operación de licitaciones para este propósito.

 

En su momento, la propuesta para iniciar este proceso, que fue sometida a consulta pública, fue sumamente cuestionada. Se decía que el mercado está saturado y en declive; que la perspectiva de negocios no justificaba la presentación de ofertas económicas para las frecuencias; y que no encontraríamos interesados más que en unas cuantas y contadas localidades. Más aún, que lo indicado era identificar esas pocas localidades desde un escritorio.

 

Lo que ha ocurrido hasta el día de hoy cuenta una historia totalmente distinta.

 

En total fueron incluidas en este proceso 257 frecuencias: 191 de FM y 66 de AM, con el objetivo de abrir oportunidades para generar una mayor y más diversa oferta de contenidos radiofónicos en numerosas localidades del país.

 

Se presentaron 421 interesados, de los cuales 166 recibieron constancias de participación, 17 de ellas condicionadas. Algunas frecuencias quedaron desiertas, ya sea porque no hubo ningún interesado, porque los que solicitaron no cumplieron algún requisito de la licitación o por restricciones impuestas para proteger la competencia. Así, finalmente quedaron en disputa 146 frecuencias en FM y 31 en AM.

 

Entre el 7 y el 10 de febrero se presentaron más de 5000 posturas a través de una plataforma electrónica. De conformidad con las reglas, 132 concursos se han ido cerrando al ya no registrar suficiente actividad, por lo que sólo quedan abiertos 14, que corresponden a 8 poblaciones: San José del Cabo, BCS (2 frecuencias); Cuatro Ciénegas, Coah. (1 frecuencia); Acapulco, Gro. (2 frecuencias); Lázaro Cárdenas, Mich. (2 frecuencias); Pátzcuaro, Mich. (1 frecuencia); Tacámbaro, Mich. (1 frecuencia); Chetumal, QRoo. (3 frecuencias); y El Fuerte, Sin. (2 frecuencias).

 

Éstas continuarán en disputa el 13 de febrero y al día siguiente comenzará la presentación de posturas para AM.

 

Las ofertas más altas hasta ahora suman más de 1300 millones de pesos. El 85% de los participantes que han hecho estas ofertas son nuevos competidores en la localidad correspondiente, con lo cual esperamos un impulso a la competencia, en beneficio de la pluralidad y el derecho a la información en todos esos lugares.

 

¿Qué nos dicen estos resultados, a medio camino todavía, pues algunos concursos siguen activos y aún no comienza la puja por las frecuencias AM?

 

Primero: que la radio no está muerta; que se ve como un negocio próspero en numerosas localidades; que el sector le apuesta al futuro; y que hay oportunidades de negocio atractivas tanto para los radiodifusores establecidos como para nuevos participantes que pueden aportar frescura y nuevos bríos a la industria. En fin, que la hipótesis del pastel publicitario que no crece está siendo desmentida.

 

Segundo: que aunque el mercado no pueda ser la respuesta a todo, sí es muy eficiente para solucionar muchos desafíos, aunque es importante saber cuáles y entender sus limitaciones.

 

Tercero: también podemos confirmar que no todas las localidades son atractivas para un negocio de radio comercial. Lo que resulta realmente valioso es que los resultados de esta licitación podrán ayudarnos a distinguir estas poblaciones más certeramente y con bases fundadas. Aún así, en su momento habrá que analizar caso por caso para quizá poder identificar y resolver obstáculos puntuales que mejoren las perspectivas de negocio.

 

Finalmente, esta experiencia, además de generar nuevas inversiones y una oferta de contenidos más plural y diversa, también nos proporcionará señales valiosas para identificar hasta dónde llegan los límites del mercado, para poder enfocar eficazmente otras herramientas de política pública, como son la asignación de concesiones sociales, comunitarias e indígenas, así como las públicas, además del impulso a otras formas de comunicación.

 

@elenaestavillo

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.