Opinión

La libertad de expresión del presidente de la República

Las conferencias mañaneras son un espectáculo de promoción personal. | Julio Castillo López

  • 20/01/2021
  • Escuchar

El tema de las conferencias de prensa matutinas se ha vuelto polémica porque el INE, en uso correcto de sus atribuciones, solicitó que se dejaran de transmitir durante el proceso electoral y el presidente López Obrador ha hecho tremendo escándalo a partir de la petición por lo que es importante analizar algunos puntos:

· La primera pregunta es si las conferencias de prensa mañaneras son un espacio de libertad, de rendición de cuentas o de mera propaganda y la respuesta es fácil: propaganda… Más de la mitad de lo que se dice ahí son imprecisiones, López Obrador no habla como presidente de México, lo hace como presidente de Morena y se la pasa dividiendo al país entre amigos y enemigos, olvidando que su labor es ulterior a las formas en que se dividan los mexicanos.

· Apelar a la libertad de expresión siendo presidente de la República y además siendo el presidente que más exposición mediática ha tenido en la historia es francamente ridículo. Además, es falso que la libertad de expresión sea ilimitada y más en un servidor público…

· Con la suma de lo anterior y el “veto” que le puso Twitter a Donald Trump por andar llamando a insurrecciones, López Obrador habló de generar una “red social del gobierno” en donde se garantizara libertad de expresión absoluta…. Esto es francamente surreal… supera lo chistoso, lo estúpido e incluso la ignorancia absoluta… para empezar las redes sociales son empresas privadas y tienen políticas de uso por las que puedes ser expulsado de ellas, quien tiene un perfil es porque quiere… luego… ¿cuál es la necesidad de darle tantas muestras de amor a Trump (y de desprecio a la democracia) en el ocaso de su mandato?... y una más… el concepto de libertad que existe en las redes sociales no es porque carezcan de normas o límites (quien no lo crea que publique llamados a la exterminación racial o algo similar y verá cómo le suspenden el perfil), es un concepto de libertad que se entiende como la no intervención del gobierno… en otras palabras, una red social del gobierno (y mucho más del gobierno mexicano) no tiene mucho sentido.

· Quien ve las ruedas de prensa mañaneras lo hace porque es el presidente de la República… o sea, si tiene ese espacio es por el cargo y el cargo tiene límites fijados en la Constitución durante los periodos electorales. Prueba de ello es que en los estados donde hubo elecciones en 2019 y 2020 suspendieron su transmisión.

· En las ruedas de prensa hemos oído a López Obrador decir que el covid-19 no es letal, que lo peor de la pandemia ya pasó (esto al menos 5 veces y todas ha sido falso), que los conservadores, los “fifís”, los empresarios, el PAN y muchos otros son “enemigos de López Obrador” y por lo tanto “enemigos del pueblo”, que López-Gatell es el mejor funcionario del mundo… o sea, lo que oímos en las mañaneras son básicamente tres cosas: mentiras, prejuicios e insultos… si fuera un ejercicio de transparencia (o una obligación del presidente de la República) al menos estaría obligado a hablar con la verdad a riesgo de perjurio(como en las comparecencias o los juicios); las mañaneras son sólo un espectáculo de promoción personal.

Cada vez está más endeble la narrativa oficial del gobierno porque la realidad se presenta de frente. Es difícil seguir afirmando que las cosas van bien cuando no creo que quede una familia en México que no esté de luto y que no pase por dificultades económicas… las cosas van mal y no es un problema de libertad de expresión…

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.