Opinión

La ley de remuneraciones como un Tyrannosaurus

En el Hospital Infantil Federico Gómez a sus trabajadores se les dejó de exentar el ISR en ciertas prestaciones pactadas previamente. | Manuel Fuentes

  • 05/06/2019
  • Escuchar

La Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos apareció, en medio de la jungla de las oficinas e instituciones públicas como si fuera un Tyrannosaurus de la prehistoria devorando en su camino todo lo apetecible a su alrededor; en cuanto apareció empezó a comer tajadas grandes de salario y de prestaciones ante la mirada atónita de los habitantes del lugar.

Los hechos empezaron a ocurrir de manera acelerada, por más que los habitantes de esa jungla burocrática se escondieron en cuevas y cerrado sus casas de barro, hojas y madera, algunas arriba de los árboles, en los cerros, otros camuflados y ni así, ese Tyrannosaurus llegó con el apoyo del de más arriba para socavar los ingresos de los trabajadores del sector público, no importando su nivel salarial.

Un ejemplo lo tenemos en el Hospital Infantil Federico Gómez a quienes de buenas a primeras se les apareció el Tyrannosaurus que escondía en su vientre la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que con su presencia se les dejó de exentar el Impuesto Sobre la Renta (ISR) en prestaciones adicionales otorgadas y establecidas en las Condiciones Generales de Trabajo pactadas entre la Secretaria de Salud y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaria de Salud.

A través de una Circular se les hizo de conocimiento a los trabajadores del nosocomio  que se les comenzaría a gravar el pago del (ISR) en doce prestaciones:

1.    El día de las madres,

2.    El día de Reyes,

3.    Ayuda de tesis,

4.    Ayuda de lentes,

5.    Día del empleado,

6.    Estímulo de asistencia perfecta,

7.    Estímulo de asistencia y permanencia en el trabajo,

8.    Estímulo de puntualidad y asistencia,

9.    Estimulo de antigüedad,

10.  Aguinaldo,

11.  Prima vacacional y

12.  Estímulo de recompensas civiles.

El 5 de noviembre de 2018 se publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto por el que se expidió la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos y la simple interpretación del contenido de la Ley de parte de las autoridades del Hospital Infantil, hizo que los trabajadores vieran desconcertados la disminución de sus ingresos considerablemente.

La mencionada ley establece en su artículo 4°, primer párrafo que:

“…se considera remuneración o retribución toda percepción en efectivo o en especie, incluyendo dietas, aguinaldos, gratificaciones, premios, recompensas, bonos, estímulos, comisiones, compensaciones y cualquier otra, con excepción de los apoyos y gastos sujetos a comprobación que sean propios del desarrollo del trabajo y los gastos de viaje en actividades oficiales”.

En el artículo 6°, fracción III, segundo párrafo establece que:

“…las contribuciones causadas por concepto de las remuneraciones a cargo de los servidores públicos se retienen y enteran a las autoridades fiscales respectivas, de conformidad con la legislación aplicable y no son pagadas por los órganos públicos en calidad de prestación, percepción extraordinaria u otro concepto”.

Esta última fracción se aplica a pesar de haber sido declarada invalida por sentencia de la Suprema Corte de Justicia a Acción de Constitucionalidad notificada el 20 de mayo de 2019.

De acuerdo a la Ley del Hospital Infantil de México “Federico Gómez” la Junta de Gobierno del Hospital Infantil integrada entre otros, por el Secretario de Salud y un representante de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es la facultada para aprobar el presupuesto y hacerle modificaciones, siendo el Director General nombrado por esta Junta quien ejerce el presupuesto y fija las Condiciones Generales de Trabajo del personal del hospital.

Fue entonces a criterio de estas autoridades, que los trabajadores vieron disminuido su ingreso, provocando muestras de inconformidad, cierre de las calles aledañas al hospital, incluso algunos trabajadores acudieron a Palacio Nacional a manifestarse sin obtener respuesta.

De las Condiciones Generales de Trabajo aplicables para estos trabajadores se establece el Capítulo XVI titulado “De los premios, estímulos y recompensas en donde establece diversos estímulos económicos de conformidad con reglamentos de trabajo internos, otorgadas a favor de los trabajadores, ingresos exentos hasta hace unos días.

Quitar de tajo ingresos a los trabajadores que consideran premios, estímulos y recompensas como complemento de su bajo salario, hace que se sientan desconcertados por ser actos que parecieran venir de la prehistoria como de un Tyrannosaurus y no de un gobierno que ha pregonado el respeto de los derechos de los trabajadores.

El Hospital Infantil de México es una institución de excelencia creado para brindar atención médica a los niños indigentes y de escasos recursos económicos, además de promover la enseñanza de la pediatría a estudiantes de medicina y enfermería, fomentar la productividad científica y la investigación de los problemas médico-sociales de la niñez.

Esta Institución pone a sus trabajadores en la sala de emergencia, desconcertados por las acciones del nuevo gobierno que se comporta como si fuera un Tyrannosaurus, de una época que pensábamos había desaparecido.

Reforma educativa sin pasador

@Manuel_FuentesM | @OpinionLSR | @lasillarota


Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.