Opinión

La legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo en el IMSS

El proceso de legitimación del CCT representa para los trabajadores, su derecho a conservar cada año su negociación colectiva en el ámbito salarial. | Manuel Fuentes

  • 08/06/2021
  • Escuchar

Durante 8 días continuos, del 14 al 21 de junio, se llevará a cabo el proceso de legitimación del Contrato Colectivo de Trabajo que debido a su número de participantes es el más importante del país.

Serán los 440 mil trabajadores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), 70% de ellos mujeres quienes han enfrentado en primera línea la pandemia del covid-19, los que serán llamados a consulta para que expresen, mediante voto secreto, si están de acuerdo o no en que su Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) continúe o desaparezca.

Esta inusual consulta fue insertada en la reforma laboral del pasado 1º de mayo de 2019 como parte de los acuerdos exigidos a nuestro país en el T-MEC. En ellos, se condiciona a los sindicatos a que, para conservar los efectos de su Contrato Colectivo de Trabajo, soliciten al Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral (CFCyRL) que se programe una consulta a los trabajadores, la cual puede ser validada por notarios públicos o inspectores de trabajo.

El proceso de legitimación del CCT del IMSS ha significado poner a toda capacidad los recursos logísticos del CFCyRL y, para ello, ha dispuesto de cerca de 400 inspectores de trabajo para lograr tener presencia en al menos 700 centros de votación que estarán distribuidos en puntos estratégicos del país.  

Además, ha tenido que contar con inspectores de diversas instituciones: los adscritos al CFCyRL, los que laboran en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, los de las Secretarías del Trabajo Estatales, y el personal habilitado de las Juntas de Conciliación y Arbitraje de los distintos estados de la República.

Algunos inspectores de trabajo tendrán que recorrer hasta 8 horas de trayecto para llegar a los sitios designados donde deberán permanecer para levantar las actas en que se constate la voluntad de los trabajadores participantes, después de jornadas que pueden prolongarse por más de 12 horas.

La función de la representación sindical en todo el país ha tenido una actividad intensa, por ejemplo, la de instalar y cuidar las casillas de votación y las boletas con las que se emitirá el voto, emitir las convocatorias respectivas, así como recorrer más de 8 mil centros de trabajo para informar directamente a los trabajadores el día, la hora y los lugares donde deben estar presentes.

El IMSS ha tenido que llevar a cabo la impresión física del Contrato Colectivo de Trabajo, y trasladarlo en tráileres para que lo reciba cada uno de los trabajadores ubicados en todos los rincones del país.

En el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS) se ha instalado un puesto de coordinación general junto con las 37 secciones sindicales para lograr que las votaciones se lleven a cabo de manera ordenada y que el personal médico del IMSS salga victorioso en la ratificación de su contrato colectivo de trabajo

La legitimación del CCT del IMSS representa también enormes retos para los trabajadores de uniforme blanco y verde, porque la mayoría de ellos deberá trasladarse para votar a domicilios distintos de sus lugares de trabajo, e incluso fuera de sus jornadas laborales. Así lo hará el personal administrativo, de guarderías, de ambulancias, los camilleros, enfermeras, laboratoristas y médicos en primera línea.

El proceso de legitimación del CCT representa para los trabajadores, su derecho a conservar cada año su negociación colectiva en el ámbito salarial, y cada 2 años en materia de prestaciones y condiciones de trabajo.

Representa defender sus intereses, no como trabajadores aislados, sino organizados sindicalmente a través de sus delegados y representantes seccionales, que ha sido la manera de detener las intenciones recurrentes de distintos gobiernos para disminuir sus derechos laborales.

Legitimar el CCT significa conservar los derechos a ser representado en las áreas de relaciones laborales donde se realizan investigaciones y a ser defendido en las Juntas de Conciliación y Arbitraje y en los Juzgados Laborales.

Votar en la defensa del CCT es evitar que el patrón fije unilateralmente las condiciones de trabajo y rompa con la bilateralidad en las relaciones laborales. Es impedir el aislamiento del trabajador cuando se pretenda afectar sus derechos. 

Su CCT fue firmado por primera vez el 1º de septiembre de 1943, por lo que está por cumplir 78 años como uno de los convenios colectivos más avanzados en nuestro país.

El proceso de legitimación en el IMSS representa también uno de los retos más importantes para el CFCyRL, para sus directivos e inspectores y para el propio SNTSS en la defensa de su Contrato Colectivo Trabajo. 

También será una prueba de fuego para la nueva reforma laboral que aún sigue teniendo lagunas y "ocurrencias" como la de resguardar durante 5 años las actas de votación a pesar de que los derechos laborales prescriben al año. 

Habrá que disponer de lugares especiales para la guarda de estos documentos esenciales que en Sindicatos con este volumen de trabajadores representará altos costos. En fin, son los devenires de una reforma laboral que todavía da sus primeros pasos con enorme esfuerzo.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.