Opinión

La lealtad del ejército tiene un precio

Lo más importante de las Fuerzas Armadas es su personal, así que deben cuidarlo por encima de cualquier circunstancia. | César Gutiérrez

  • 16/06/2020
  • Escuchar

Esta semana pudimos observar mucha polémica sobre la Secretaria de la Defensa, desde la denuncia que realice públicamente por las condiciones infrahumanas en que se tenía a los soldados con signos de posible covi-19 en el C.A.R de Chetumal, así mismo vimos también un gran número de publicaciones de personal militar que falleció a consecuencia del virus invisible que tanto ha afectado a las Fuerzas Armadas, se armó la polémica por el posible fallecimiento del General de Brigada DEM Daniel Elpidio Nicolás Camacho, comandante de la 17/a zona Militar, con sede en Querétaro, que fue publicado el fallecimiento por medios impresos de circulación nacional, y  posteriormente fue desmentido por la SEDENA, que aclaró que el comandante de zona se encontraba en calidad de grave pero estable por contagio de covid-19, también el secuestro y liberación del general Brigadier José Guillermo Lira Hernández. Pero lo que más causa polémica fue el extracto de la entrevista que realizó Carlos Marín en su programa “El asalto a la razón” al general de brigada ingeniero militar Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, quien manifestó que si bien la administración del aeropuerto Felipe Ángeles (Santa Lucía) seria por personal civil, los gananciales derivadas del funcionamiento del aeropuerto serían para el presupuesto de la SEDENA, lo que causó gran polémica en las redes sociales. 

Pero vayamos por partes, primero es importante señalar que el virus que produce el síndrome respiratorio agudo grave coronavirus 2, conocido como SARS-COV-2, cuya enfermedad causa el covid-19, y que se ha decretado a nivel nacional y mundial como un pandemia de salud, ha sido más letal con las Fuerzas Armadas que todos los grupos del crimen organizado en el país, ¿Por qué lo digo?, la respuesta es fácil, de acuerdo a datos oficiales y no oficiales, el número de efectivos de las Fuerzas Armadas que han fallecido a causa de esta enfermedad es mayor que todos los militares y marinos fallecidos en enfrentamientos con miembros del crimen organizado. Asimismo hemos visto que las medidas de prevención implementadas por las Fuerzas Armadas no han sido tan efectivas como se esperaban, y por lo mismo se ha saturado el sistema de salud militar.

Se que les molestara esta columna pero la realidad es que lo sucedido y denunciado en mi Twitter y en mi página de Facebook respecto a las condiciones infrahumanas en que se tenía al personal militar no es un hecho aislado. En muchas unidades militares se tiene a personal militar aislado por posible contagio de covid-19, incluso hay algunas unidades militares como el 104° batallón de infantería que se le ha denominado el Chernobyl por el alto número de soldados aislados por posible contagio del virus. Pero la intención de esta denuncias no es afectar la imagen de la Secretaría de la Defensa Nacional, es una denuncia para hacer del conocimiento del alto mando militar que la parte más importante de esa secretaria que es su personal, está sufriendo por las condiciones en las que se encuentran aislados. Muchos de ellos se quejan por la falta de medicinas e insumos médicos para ser tratados, muchos de ellos se sienten abandonados por el alto mando, entendiendo que una máxima militar es dar solución a los problemas que se susciten con las recursos a su alcance, priorizando siempre la imagen de la secretaría, ya que se considera que comandante que no dé resultados con los medios a su alcance, no es buen comandante.

La realidad es que también hemos visto una serie de eventos no comunes, como los suicidios de algunos elementos que al verse afectados por posible contagio del virus, y en su temor de dejar indefensos a sus derechohabientes y familiares, han optado en su desesperación por el suicidio, porque alguien de mala manera les hizo creer que si hacían eso, operaría a favor de sus familiares y derechohabientes los beneficios y pagos de seguros de vida y pensiones. Los elementos tienen miedo de que al ser portadores del virus y fallecer por covid-19, se les tomaría como adquirido como actos fuera del servicio, situación que de antemano se ya fue aclarada por la SEDENA, han explicando claramente que todo el personal militar del Ejército y Fuerza Aérea se encuentran formando parte del Plan DN-III-E, por lo que se consideraría como actos dentro del servicio. Aun así, y debido a malas experiencias que han vivido al interior del medio, es que no consideran seguro el que se le respete esos beneficios a sus deudos, y han optado por tomar esa decisión, pero que con un poco de información de sus comandantes, se podría evitar dichos suicidios

Respecto a lo declarado por el General de Brigada Ingeniero militar Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, donde textualmente dice que el aeropuerto de Santa Lucía, ahora Felipe Ángeles, será administrado por personal civil, pero que los gananciales que deje serán para la Secretaría de la Defensa Nacional, por ser una directiva del presidente de la república. Esta declaración causó mucha polémica en las redes sociales y fue tomado como bandera de algunos colectivos que están en contra de la militarización de la seguridad pública en el país, pero me llama la atención que la entrevista es de febrero de este año, hace casi cuatro meses.

Lo de los gananciales del aeropuerto ya había sido declarado por el presidente Andrés Manuel López Obrador hace más de un año y no recuerdo que hubieran dicho nada, lo que demuestra que no están tan informados en los temas que en teoría conocen o les interesa. Incluso el hecho de que las ganancias que deje el aeropuerto internacional Felipe Ángeles vaya a manos de la SEDENA tiene una razón de ser muy sencilla, en este sexenio se le ha dado un gran número de responsabilidades a las Fuerzas Armadas, en especial al Ejército mexicano, por lo que su presupuesto ha crecido de forma impresionante y estamos en épocas de austeridad. Incluso se ha criticado fuertemente que a los militares no se les haya reducido presupuesto, ni se les haya hecho un descuento en sus salarios, esto se ha manejado como que el pago a la lealtad del ejército tiene un precio. Lo ven como lo que pasaba en las épocas priistas y panistas. En el sexenio de Ernesto Zedillo se le dio al General Enrique Cervantes Aguirre carta abierta a la construcción de todas las asta banderas monumentales con un sobreprecio de hasta un 800%, con asignaciones directas a las constructora comalcalco propiedad de los hijos de quien era secretario de la defensa y de su compadre el general Álvarez Nara, quien era comandante de la Policía Judicial Federal. O como la construcción de la barda perimetral del aeropuerto de Texcoco con Peña Nieto y con un sobreprecio de un mil por ciento y que involucra a familiares del ex secretario de la defensa, en específico a su yerno, y así podría seguir y seguir.

Sin embargo, existe una diferencia que observo: el negocio no es para el titular de la secretaria y su plana mayor, el negocio es para verse reflejado en el presupuesto anual de la misma Secretaría de la Defensa, con la intención de que la Secretaría pueda tener independencia presupuestal y no sea una carga para el gobierno federal, que tenga los recursos necesarios para financiar sus proyectos. Se está tratando de emular lo que se hizo en Chile, con la ley del cobre, la cual le dio independencia económica y de presupuesto a sus Fuerzas Armadas, para que no fueran una carga para el gobierno. Sé que eso molesta a muchas personas, porque consideran que los militares, al tener independencia económica, no serán regulados por los órganos civiles y fiscales, y tal vez tengan razón, pero algo es importante, lo que busca el general secretario no es solo que no se les descuente el sueldo al personal militar, busca que se le reconozca todo su trabajo y  dedicación. Al tener esa autonomía presupuestaria, los excedentes serían utilizados para beneficio de los haberes del personal militar. Veremos qué es lo que pasa. Lo que sí, es que si no fuera por nuestras Fuerzas Armadas, la inseguridad estaría peor, y la pandemia estaría fuera de control, así que no se olviden que lo más importante de las Fuerzas Armadas es su personal, así que deben cuidarlo por encima de cualquier circunstancia.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.