Opinión

La información en el combate a la corrupción

La información pública debe servir para que todos participemos en el control de la corrupción.

  • 30/03/2017
  • Escuchar

El caso de corrupción internacional de la empresa brasileña Odebrecht ha conmocionado al mundo entero. Diversos países han abierto investigaciones sobre las relaciones que tuvo esa empresa en su país; algunos, incluso, ya han difundido resultados. Desafortunadamente, México forma parte de los países involucrados. Representantes de la PGR y la SFP asistieron a la reunión de fiscales y procuradores de América Latina convocada por su homólogo de Brasil. Ahí se comprometieron a investigar los delitos y la reparación integral de los daños causados por estos actos de corrupción. Sin embargo, hasta ahora no sabemos nada sobre los avances, pese a que la prensa internacional ha reportado que algunas autoridades mexicanas estarían involucradas en posibles actos de soborno.

 

La preocupación sobre los nexos de la empresa Odebrecht en México no ha sido exclusiva de los medios de comunicación o las organizaciones de la sociedad civil. El interés de la población sobre el caso se ha manifestado mediante solicitudes de información pública. Al término de marzo de este año, el INAI tiene registro de 100 solicitudes de información relacionadas con el tema. La mayoría han sido dirigidas a Pemex y sus subsidiarias en busca de los contratos firmados con Odebrecht y sus filiales. Ocho de éstas han derivado en recursos de revisión, de los cuales dos han sido resueltos —presenté públicamente uno de ellos— y el resto está siendo analizado por el INAI.

 

Hoy en día el derecho de acceso a la información es visto como un medio para informarse sobre trámites, requisitos o programas educativos y sociales. Sin embargo, este derecho también puede ser un poderoso instrumento para prevenir y denunciar la corrupción. El caso Odebrecht no es el único ejemplo. Las solicitudes de información han sido una herramienta significativa en casos como la Casa Blanca o en la detección de irregularidades durante administraciones de ex gobernadores como Padrés y Duarte. Si bien este uso ha recaído principalmente en periodistas, académicos y ciudadanos interesados en denunciar la corrupción, también el marco normativo mexicano da pie para que esta función se fortalezca. La Ley General y la Ley Federal de la materia establecen que no podrá reservarse información pública relacionada con actos de corrupción (arts. 115 y 12, respectivamente).

 

Odebrecht es un caso de corrupción a gran escala; sin embargo, sabemos que la corrupción también se presenta en las comunidades afectando la vida cotidiana de las personas. Es aquí donde se comete de forma más descarada y donde afecta directamente a la población. A este nivel sí hay evidencia de que el derecho de acceso a la información puede ayudar a prevenir y controlar la corrupción. Por ejemplo, Artículo 19 y Casa de la Mujer Ixim Ansetic han logrado que comunidades mayas de Tabasco y Chiapas hagan solicitudes de información para saber que tienen derecho a servicios básicos como un médico y medicamentos permanentes en sus centros de salud o que funcionarios municipales han robado recursos públicos para su propio beneficio. Ejerciendo este derecho las personas se empoderan y exigen a sus autoridades.

 

Estoy convencido de que la información pública jugará un papel cada vez más relevante para prevenir, denunciar y controlar la corrupción. ¿Quién nos dirá cuáles fueron los posibles vínculos ilícitos entre Odebrecht y algunas autoridades del gobierno mexicano? Serán las propias autoridades, los periodistas y la población que utilice la información pública para constituir evidencia sobre los convenios y contratos que sostuvieron con la constructora brasileña o los avances en las investigaciones.

 

La información pública debe ser pilar del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) y servir para que todos, autoridades y población, participemos en controlar la corrupción.

 

Precisamente, el inicio de funciones sustantivas del SNA arranca con la instalación de su Comité Coordinador, la cual se llevará a cabo el 4 de abril del presente año. Su actuar será la base para cimentar la política de Estado contra la corrupción, de la que formará parte crucial la transparencia. Garantizar el derecho de acceso a la información y la transparencia en casos como el de Odebrecht fortalecerá la construcción y marcha del SNA, pues dará certeza y confianza a la población de que la prevención y el control de la corrupción van en serio.

 

@joelsas

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.