Opinión

La importancia de la percepción ciudadana

La esencia de un partido político debe ser el bienestar de la población.

  • 15/08/2016
  • Escuchar

Cualquier partido político en nuestro país, independientemente de su ideología política, fue constituido para un objetivo fundamental: llegar al poder.  En el cumplimiento de este objetivo, existen diversas ramificaciones del mismo que van desde que los partidos consoliden una estructura, formen cuadros políticos, establezcan documentos ideológicos que, de convertirse en gobierno, serán sus líneas estratégicas de acción, hasta generar planes de largo plazo en materia de gestión pública, entre otros.

 

La competencia electoral en nuestro país, se ha vuelto, elección tras elección, cada vez más reducida, a tal grado que las antiguas alianzas ideológicas prácticamente han desaparecido, es decir, hoy estas alianzas, bajo las figuras de coaliciones, se dan justamente con el objetivo de llegar al poder, sin importar ideología alguna.

 

Justamente por esa competencia electoral quien resulte ganador de una contienda electoral en estas épocas es porque tuvo un convencimiento real hacia a la población, hacia el electorado que al final depositó su confianza en un candidato, partido político o coalición a través de su sufragio.

 

En la elección presidencial registrada en el año 2012 la alianza (coalición) “Compromiso por México”, conformada por los partidos políticos PRI y PVEM ganaron las elecciones con poco más del 38% de los votos emitidos en las urnas; le siguió la alianza “Movimiento Progresista”, integrada por los partidos políticos PRD, PT y Movimiento Ciudadano, con aproximadamente el 32% de dicha votación; el PAN obtuvo un tercer sitio con más del 25% de los sufragios.  Con estos números inició la presente administración.

 

Por ello, no pasa desapercibido lo publicado en esta semana por el diario Reforma en donde registra una evaluación del presidente y de diversas demandas de la población.[1]  En este ejercicio estadístico destacan principalmente que más del 60% de la población percibe que la seguridad en el país ha empeorado; más del 60% señala lo mismo para el rubro de la economía; casi el 70% considera que la violencia ha aumentado y casi en un porcentaje similar indica que la pobreza también ha aumentado.  Estos datos por sí solos son en verdad preocupantes.

 

Pero además, estas cifras guardan una proporción con la opinión tanto de ciudadanos como de líderes al trabajo del Presidente de la República.  En el primer caso, la cifra alcanza un 74% de desaprobación en tanto que para el caso de los líderes registra más del 80%.

 

Las lecturas de estos resultados pueden ser muchas, pero lo más importante debe ser que la población exige actuar en correspondencia a aquella confianza depositada en las elecciones del año 2012.  Muchas cosas, con voluntad política, pueden resolverse en beneficio de la población.  Quedan claro los principales rubros a los que la población, de acuerdo con la información del Reforma, pide ponerle atención: seguridad, economía, corrupción, pobreza, principalmente.

 

No se debe olvidar que la esencia de un partido político es el bienestar de la población y a todos nos conviene, independientemente de la ideología, tintes o colores, que en el último tramo de la presente administración se den los indicativos que mejoren el sentir de la población, para eso es necesario mostrar acciones palpables, reales y verdaderas.

 

Se acerca ya la elección del año 2018, en donde tendremos muchas elecciones tanto federales como locales, pero la más importante, es la elección por la Presidencia de la República.  Seguramente existirán otras mediciones en la que esperamos, por el bien de la población, que los datos aquí registrados cambien.

 

@fdodiaznaranjo 

@OpinionLSR

 

[1]  Según el Diario Reforma, la Encuesta se realizó a 1,200 adultos, del 4 al 7 del mes de agosto de este 2016.

Fuente: www.gruporeforma-blogs.com/encuestas/?cat=38