Opinión

La importancia de contarnos bien

El Censo proveerá insumos para el control social del ejercicio del poder y la participación ciudadana. Ayudará a conocer mejor a la población. | Joel Salas

  • 12/03/2020
  • Escuchar

El 2020 será especial porque se realiza el Censo nacional de población. Censar no es una tarea fácil, pero el esfuerzo lo vale. A mí ya me censaron. Contesté un cuestionario en aproximadamente 10 minutos y listo, pero investigué que detrás de eso hay años de planeación, un presupuesto considerable para financiar los gastos de campo y los salarios de los encuestadores, una estrategia de comunicación monumental para motivar a que la población coopere dejándose preguntar y una compleja consulta pública de la metodología. Esta consulta debe realizarse por ley para asegurar un proceso participativo y transparente, lo cual se refuerza aún más porque la ley también incentiva que la población colabore so advertencia de multa, aunque creo que por sí mismo, el Censo despierta curiosidad y expectativa motivando a participar. ¿Quiénes somos después de diez años?

Me interesa destacar que el Censo proveerá insumos para el control social del ejercicio del poder y la participación ciudadana. Ayudará a conocer mejor a la población. Esto no solo es útil para las autoridades, sino para los actores sociales interesados porque por medio del análisis de los datos se pueden llevar a cabo investigaciones académicas, proyecciones económicas, auditorías sociales, evaluaciones técnicas y otras formas de generar evidencia para señalar a las autoridades aspectos que deben tomar en cuenta para mejorar las políticas públicas, así como llamarlos a cuentas si no lo hacen.

Sabremos cuántos son jóvenes, adultos mayores, mujeres, etcétera. También sabremos las principales características socioeconómicas y culturales de los hogares y su distribución en el territorio nacional. Con estos datos y en su ámbito de competencias, los gobernantes pueden identificar dónde construir nuevas escuelas, llevar electricidad y agua, hacer accesibles los espacios públicos. Es decir, podrán definir claramente a quiénes atenderán las políticas públicas del país, planificar al respecto en los tres niveles de gobierno, crear indicadores para evaluar el éxito de dichas políticas y su aportación a los Objetivos de desarrollo sostenible, hacer proyecciones de población y demás acciones para mejorar la vida de las personas. ¿Cuáles serán las estrategias de cada institución pública para considerar los datos del Censo una vez que sean públicos?

El Censo incluso va más allá. Ya me censaron, ya cuento para el país, ya soy visible. Esto es especialmente importante para ciertos sectores de población como los indígenas, las personas en situación de discapacidad, los afromexicanos, a los cuales se contará por primera vez este año. También conoceremos más de las viviendas mexicanas. Por ejemplo, es la primera vez que se contarán las consolas de videojuegos. Conocer no es solo tarea de especialistas, es tarea de la población en general para que haga conciencia de la riqueza y diversidad de quienes la integramos, de los cambios en nuestros sistemas de vida causados por la revolución tecnológica, los efectos del clima, la violencia, entre otros aspectos.

¡Nos preguntaron cuántas consolas de videojuegos tenemos en casa! Algunos pueden experimentar desconfianza dado el contexto de inseguridad en el país. Por eso es importante conocer las medidas de prevención que se tomarán. En censo2020.mx se puede conocer los múltiples identificadores que tendrá el personal del INEGI, hay un verificador en línea para corroborar los datos del entrevistador y se advierte que los datos proporcionados son encriptados y protegidos por el INEGI. Vale la pena enfatizar, nadie puede acceder a ellos, ni por temas fiscales o judiciales. Entonces ¿qué pasa con el censo en datos abiertos? Estos se comparten solo cuando ya se encuentran anonimizados, es decir, que es imposible identificar a las personas que contestaron el cuestionario.

En este espacio he abordado cómo la información pública ayuda a las personas a tener una vida plena y completa. El censo es la radiografía más actual que del país, su información puede repercutir en las políticas públicas para fortalecerlas o replantearlas en beneficio de la población más vulnerable. Exijamos a las autoridades que así sea. Pero antes de eso participemos, con eso ayudaremos a que todos tengamos más información para construir un México abierto y justo.

PS: Esta colaboración se publica justo cuando estoy a punto de concluir mi cargo como comisionado del INAI. Quiero agradecer el apoyo que recibí del INEGI para la realización de la ENAID y el CENTAID, las dos estadísticas nacionales más importantes en materia de acceso a la información y transparencia.