Opinión

La imagen distorsionada del papa Benedicto XVI

"Todos somos en algún sentido discriminados y fundamentalmente todos somos discriminadores....Víctor Ramos, presidente de SOS Discriminación.

  • 21/11/2013
  • Escuchar

 

Resulta que un grupo colectivo gay de Milán, Italia, que se define como "un grupo político y no partidista que reúne a estudiantes LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales) de la Universidad de Milán, decidió emular al la marca Benetton y manipular la imagen de Benedicto XVI para promocionar un festival cinematográfico sobre homosexualidad y religión.

 

En la foto retocada digitalmente se exhibe al papa emérito Joseph Ratzinger maquillado de forma femenina, con las mejillas color fucsia, los ojos pintados con sombra verde, las cejas arqueadas, las pestañas y los labios pintados de forma muy llamativa. La  imagen manipulada fue publicada por el periódico “Corriere della Sera” en la edición del lunes 18 de noviembre y ha generado una enorme polémica, pues ha sido considerado como un acto irreverente que ofende a los católicos de Italia y del mundo entero. No debemos de olvidar que hay en el mundo una gran parte de la población profesa la fe católica y les agravia estos actos publicitarios, venga de donde vengan.

 

Además, no es la primera vez que se hace.

Hace dos años, en noviembre justamente,  Italia se llenó de carteles con fotos insólitas en las que se veían besos imposibles.

 

En aquel tiempo la marca textil Benetton lanzó una campaña publicitaria con montajes fotográficos que exponían a líderes mundiales besándose en los labios, entre ellos escogieron a papa Benedicto XVI besándose en la boca con el imán de la mezquita Al-Azhar en El Cairo, Egipto, Ahmed Mohamed el-Tayeb.

 

La campaña también incluyó entre otros, al presidente de EU, Barack Obama y su incómodo homólogo chino, Hu Jintao; a Angela Merkel y Nicolas Sarkozy; al líder norcoreano, Kim Jong Il, y el presidente surcoreano, Roh Moo Hyun; al líder de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu y –otra vez- a Obama y el presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Todos besándose en la boca.

 

“Besos por prohibidos verdaderos” diría la poeta Gabriela Mistreal.

 

Aquella campaña fue financiada por el Sr. Luciano Benetton quien se caracterizar por elegir a menudo lo políticamente incorrecto para llamar la atención; la campaña se denominó: Unhate, es decir, Contra el odio.

 

Fue una idea muy original pero que no gustó a los católicos ni a la Santa Sede.

 

Los responsables de Benetton dijeron entonces, que el principal objetivo era, además de crear polémica era  invitar "a los líderes y habitantes del mundo a combatir la cultura del odio".

 

Recuerdo que el fotomontaje que mostró al papa y al líder musulmán se pudo ver en el Puente de Sant'Angelo, en Roma, a tan sólo 500 metros del Vaticano. Empero, la imagen molestó muchísimo a la Santa Sede y esa campaña duró sólo unas horas.

 

Después de la protesta del Vaticano, vino la reacción de la firma de moda: "lamentamos que la utilización de la imagen hay herido la sensibilidad de los fieles. Nuestra campaña es solo para combatir la cultura del odio en todas sus formas. Hemos decidido con efecto inmediato retirar esta imagen de cualquier publicación", rezó un comunicado.

 

Previamente, la Santa Sede se había mostrado irritada y escandalizada por "la grave falta de respeto al papa".

 

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, había asegurado que se llevarían a cabo las gestiones necesarias ante "las autoridades competentes" para "garantizar el respeto hacia la figura del Santo Padre". "Es una demostración evidente de cómo en el ámbito de la publicidad se pueden violar las reglas elementales del respeto a las personas para atraer la atención mediante la provocación", subrayó Lombardi.

 

Y el Vaticano vio la posibilidad de accionar legalmente contra la firma italiana.

 

Ahí quedaron las cosas. Esta vez la historia se repite. Ya no es una firma de moda sino un grupo colectivo de LGBT.

 

Por cierto, hasta este momento La Santa Sede no ha dicho nada, quizá porque no se daña a la imagen del papa Francisco sino al papa emérito.

Creo que están siguiendo las reacciones; rescato sólo algunas.

 

El conservador diario italiano Il Giornale - propiedad de la familia del ex primer ministro Silvio Berlusconi- criticó la publicidad del grupo gay, asegurando que se trata de una obra "blasfema y una ofensa para toda la comunidad católica", además de que se ha realizado con "dinero público del estado", recibieron 400 euros.

 

Andrea Nicolussi, jurista de la Universidad Católica de Milán, indicó que si bien no se sintió "escandalizado" por la publicidad del grupo gay, esta es "una provocación paradójica, ya que quien combate la discriminación está, a su vez, discriminando".

 

El consejero de Forza Italia en el ayuntamiento de Milán Matteo Forte destaca que se trata de "un menosprecio a la autoridad religiosa".

 

Por su parte, el jurista de la Universidad Católica de Milán Andrea Nicolussi afirmó que no se ha sentido "escandalizado" por la foto, aunque declaró que la imagen supone "una provocación paradójica, ya que quien combate la discriminación está, a su vez, discriminando"  Ha dicho que "como católico me ha sorprendido el hecho de que el papa emérito, como ser humano, ha sido tratado mal. Es una persona anciana que ha escogido retirarse de la vida pública y su voluntad ha sido violada".

 

Para Aldo Brandirali –político italiano-, calificó el hecho como "un ejemplo del odio religioso" y un vilipendio del "ex jefe de un Estado extranjero".  "Para estos grupos que promueven la ideología de género el derecho a la homosexualidad se convierte en derecho a la cristianofobia", precisó,

 

Sin embargo, los organizadores salieron a responder las críticas y dijeron que el verdadero problema "no es la provocación sino la homofobia". 

 

Laura Boella, catedrática de Filosofía Moral en la Universidad de Milán, dijo que la elección de los estudiantes para la elaboración de la imagen "debe ser contextualizada" y celebró que hayan organizado un evento sobre un asunto importante como la homofobia. Sin embargo, consideró que "siempre hay que tener en cuenta qué efecto pueden tener nuestras decisiones sobre aquellos que se encuentran en una posición opuesta a la nuestra".

 

Un asunto muy original pero no se vale, con todo respeto.

 

Y además cuidado con la manipulación de las imágenes.

 

Hace unos meses una imagen de Francisco fue portada en la revista Time, que le definió como El papa del Pueblo ("The people's pope"). Muy buena la foto escogida mostraba al jesuita de perfil, con expresión afable, oscuro y con una ligera luz blanca que le ilumina parte del rostro.

 

Pero lo que se hizo circular por todas las redes sociales fueron los dos cuernos rojos que la letra 'M' dibuja sobre su cabeza, dándole un aire diabólico.

 

¿Casualidad o mala leche? Nos preguntamos entonces.

 

Para concluir.

Yo casi siempre apoyo a los grupos discriminados como los LGBT. Me tocó trabajar en la Ley contra la Discriminación en México, al lado de Gilberto Rincón Gallardo y en el inter me acordé lo que una vez me dijo mi amigo Víctor Ramos: “cuidado Fred siempre todos somos en algún sentido discriminados y fundamentalmente todos somos discriminadores”.  Se me grabó en la mente.

 

Y en efecto, la discriminación es un fenómeno cultural sostenido en un conjunto de prejuicios, que no hacen otra cosa que evidenciar los temores que tenemos ante lo distinto, a lo desconocido y que pueda hacernos peligrar nuestra posición social.

 

Al margen.

¿Qué sucedió en el Cónclave de marzo de 2013?

Lo describe la periodista argentina Elisabetta Piqué en el libro “Francisco: vida y revolución” Ed. El Ateneo, de reciente circulación.

 

En el texto ofrece anécdotas e información inédita. Empezando por lo que sucedió en la Capilla Sixtina. Dice que diferentes cardenales se habrían acercado a Bergoglio pocas horas antes del Cónclave para decirle "te toca".

 

Según esta reconstrucción, durante la primera votación del 12 de marzo por la tarde, Bergoglio habría obtenido 25 votos; y Milán Angelo Scola -para muchos el favorito-, habría obtenido 30 votos de 115 cardenales presentes.

 

Su compatriota Leonardo Sandrí –ex nuncio en México- le habría dicho al jesuita en la comida: “prepárate, querido amigo mío”, tú serás el elegido.

Y en tercera votación, la última del 13 de marzo por la mañana, Bergoglio alcanzó 50 votos y superando a los demás; y en la cuarta votación, la primera de la tarde, el jesuita habría casi alcanzado los 77 votos necesarios para ser elegido.  

 

Empero, en la quinta ronda,  tras la apertura de la urna de las boletas de los 115 cardenales electores, se procedió a contar una por una las boletas antes de hacer el escrutinio. Y por arte de magia había 116 boletas...Imposible!

 

Dicen que se trató seguramente de un error de alguno de los cardenales electores, que, sin darse cuenta, depositó en la urna dos boletas: una con su voto y otra en blanco; ese error provocó la anulación de la quinta votación, en la que seguramente habría resultado elegido Bergoglio.

Así, se decidió proceder inmediatamente a una nueva votación.

 

Y en la sexta votación, pero al quinto escrutinio, el cardenal arzobispo de Buenos Aires resultó elegido con una mayoría muy amplia (según la autora del libro con alrededor de 90 votos).

 

¿Será?

La periodista es muy amiga del papa Francisco. Pero seguramente él no le dio esa información. Recordemos que es un pecado capital las filtraciones del cónclave.

 

Twitter: @fredalvarez