Opinión

¿La honrosa medianía?

El despliegue de lujos fue de tal magnitud, que enfureció a muchos burócratas quienes no podrán cobrar su aguinaldo completo por las disposiciones de austeridad. | Romina Román

  • 02/10/2018
  • Escuchar

Los que iniciaron una disputa interna en el Congreso son los liderazgos de Morena, ya cada vez hay más discrepancias y golpes bajos por el control político.

En las últimas semanas, diversos medios dieron cuenta de un documento sobre la Cámara de Diputados cuya autoría se atribuyó a Morena, sin embargo, hasta ahora ningún legislador ha levantado la mano para adjudicarse la paternidad del “diagnóstico”.

Lo que hace dudar de su veracidad es que el Mario Delgado, líder de la Cámara Baja, dijo desconocer la procedencia del documento y rechazó su autoría, aunque  en los pasillos de San Lázaro ya corre la versión de que uno de los autores podría ser el diputado Alfonso Ramírez Cuellar.

Lo preocupante del asunto, nos dicen, es que para el análisis nunca se hizo ninguna petición formal de información al Congreso, por lo que se asume que se elaboró con meras suposiciones e información incompleta.

Pero lo más grave, nos cuentan los morenistas es que podría significar un balazo en el pie, ya que entre líneas ataca a importantes liderazgos de Morena, que durante el periodo que se cita, pertenecían al Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En el texto se puntualiza que “a partir de 2002 se empezó a sentir en la Cámara de Diputados una corrupción desatada, derivado de los acuerdos entre el PRI, PAN y PRD”, sin embargo, el autor perdió de vista que en ese año el coordinador del PRD fue nada menos que el ahora líder en el Senado, Martí Batres, quien en esa misma legislatura también fue presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO).

En el  2003 llegó a la Cámara baja, otro prominente morenista y que entonces pertenecía al PRD, el diputado Pablo Gómez, por lo que las pedradas se aventaron al por mayor.

Boda de ensueño

Ya que hablamos de la Cuarta Transformación, los que se olvidaron rápidamente de  la “honrosa medianía, fueron  César Yáñez, uno de los más cercanos colaboradores del presidente electo Andrés Manuel López Obrador y la empresaria Dulce María Silvia Hernández, quienes el sábado pasado tuvieron una boda de ensueño.

El despliegue de lujos fue de tal magnitud, que enfureció a muchos burócratas quienes no podrán cobrar su aguinaldo completo por las nuevas disposiciones de austeridad.

Nos cuentan que nada más Los Ángeles Azules cobran como mínimo 500 mil pesos por presentación, cifra que se suma a la de Matute, que es el grupo de moda de covers de los 80s.

Lo que también molestó a los poblanos fue que la “modesta” boda se llevó a cabo bajo un fuerte operativo de seguridad. Nos cuentan que desde varias horas antes del enlace se procedió a instalar vallas para evitar la filtración de curiosos.

El presupuesto sólo les alcanzó para un menú que incluyó dos de los platillos más caros de la carta de cualquier restaurante: escamoles y langosta, ambos inaccesibles para la mayoría de la población.

Así las cosas…

Los que se quedan…

@rominarr | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.