Opinión

La guerra de los derechos humanos

Es necesario que la CNDH tenga expertos en la materia, para que impere la imparcialidad de los derechos del ciudadano y los de los criminales. | César Gutiérrez

  • 24/09/2019
  • Escuchar

Actualmente, en México se está llevando a cabo una transformación, la gente ya no se calla en su sentir. Esto incluso está provocando una mutación en la forma de operar de los delincuentes, por ejemplo, los brazos armados han estado utilizando a gente civil para que agredan a los militares. Incluso, han utilizado los servicios de funcionarios de DDHH para hacer notar errores de tipo durante las investigaciones, de tal manera que quede impune el correcto ejercicio de la acción penal.

Ante tales circunstancias, es necesario también establecer que el área de DDHH no está contemplando ciertas reglas de un conflicto interno, que pueden ser tensiones internas y disturbios civiles. La mayoría de los brazos armados (ya sea que pertenezcan o brinden servicios a los grupos delincuenciales), han demostrado por medio de sus videos lo siguiente: 

1. Existe un líder que se hace cargo de las acciones y delitos que están realizando.

2. Portan uniforme y armas abiertamente, e incluso graban las torturas y homicidios que cometen.

3. Establecen sus objetivos y áreas territoriales bajo su influencia por medio de la violencia y concurso de delitos del tipo penal.

4. Cometen perfidia y traición cuando agreden con su armamento a las autoridades civiles y militares, haciendo emboscadas e incursiones tipo militar.

Estas acciones son consideradas dentro del derecho internacional humanitario, como las reglas de la guerra, y por lo tanto deben ser tratados como tal, no puede coexistir un estado de derecho o hablar de derechos humanos, cuando quienes hacen uso de las armas en contra de nuestras fuerzas armadas y autoridades civiles han cometido este tipo de crímenes. Es necesario que la comisión de los derechos humanos tenga expertos en la materia, para que impere la imparcialidad de los derechos del ciudadano y los derechos de los criminales que laceran a la sociedad.

Es necesario no confundir el bien jurídico tutelado por la simulación de una violación de un derecho, todo dependerá del mal o buen uso de las leyes y tratados internacionales.

No debemos canonizar a los criminales, simplemente debe abatirse la impunidad y la corrupción de quienes venden su alma y cargos a un amo que una vez que los utiliza también los desecha.

Por lo tanto, defendamos el estado de derecho, defendamos a nuestras fuerzas armadas, defendamos nuestra soberanía contra quienes provocan el miedo y laceran a la sociedad desprotegida de la violencia desproporcionada, quienes viven día a día con un mísero sueldo y altas jornadas de trabajo. Seamos conscientes en cada familia de la educación de los valores y sobre todo, seamos mejores mexicanos.