Opinión

La Guardia Nacional

Si no hay coordinación en los tres órdenes de gobierno no importa que tengamos una Guardia Nacional de medio millón de elementos. | César Gutiérrez

  • 21/01/2020
  • Escuchar

La declaración del Secretario Durazo no es buen augurio. El que el titular de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana salga a declarar que en los próximos meses no habrá buenas noticias en materia de seguridad es preocupante y peligroso, pero la declaración tiene un porqué.

Del análisis natural que podemos hacer, nos damos cuenta que la Guardia Nacional es el proyecto más ambicioso de la 4T, para poder hacer frente a la delincuencia desbordada en el país. Apenas tiene cerca de 72 mil elementos de los 150 o 160 mil que se tienen contemplados, asimismo apenas se estarán cubriendo 200 regiones de las 266 en que fue dividida la República Mexicana, teniendo 51 de esas regiones carácter de prioritario, pero que será imposible que la Guardia Nacional con el apoyo de la Fuerzas Armadas puedan acabar con la inseguridad del país.

Lo que hace falta es que los gobiernos municipales y los gobiernos estatales trabajen de forma conjunta en la estrategia de seguridad nacional. Siendo realistas, tanto el gobierno federal, como los gobiernos estatales y municipales se avientan la bolita respecto a los problemas de inseguridad del país, pero de nada servirá la creación de la Guardia Nacional y la preparación que se le dé a sus elementos, si seguimos teniendo policías municipales que trabajen para los grupos del crimen organizado. De igual manera, las policías estatales -aun con el esfuerzo que realizan en la preparación de sus elementos y estrategias-, se ven rebasadas por el alto grado de violencia y armamento de los grupos criminales. La corrupción que existe en muchas de estas dependencias hace que los buenos elementos se vean imposibilitados en realizar su trabajo, ya que les tocara plata o plomo.

Desafortunadamente tenemos a los políticos enfrentados. Para los estados de oposición es más fácil exigirle al gobierno federal que resuelva un problema que solo corresponde a ellos, y que la federación coadyuvara para implementar trabajos de coordinación. Sin embargo, es mucho más rentable echar culpas a todo y no aceptar la problemática real, que es que los municipios y los estados han fallado en su obligación de brindar seguridad pública y dar certeza jurídica a los gobernados. Por su parte, el gobierno federal utiliza la falta de participación de los gobiernos de oposición para ignorar las problemáticas que existen en dichos estados y entidades federativas, volteando la vista a la problemática de inseguridad de esos lugares; aprovechando a su vez también para sacar beneficio político por la falta de trabajo y coordinación con el gabinete de seguridad nacional.

Dejémonos de politiquería, si no hay coordinación en los tres órdenes de gobierno no importa que tengamos una Guardia Nacional de medio millón de elementos, será imposible dar resultados favorables en materia de seguridad, coordinación o fracaso no hay más.

El fenómeno de la pérdida volumétrica, la desviación volumétrica y la merma económica de Pemex

Durante la exposición del Director General de Pemex, sus mismos datos duros que menciona lo acorralan. La definición de pérdida volumétrica, desviación volumétrica y merma económica, son cuestiones totalmente diferentes y deben ser explicadas con detalle, ya que se observa que existe un robo externo (por medio de la colocación de tomas clandestinas, sustracción ilegal y comercialización ilegal) e interno (debido a posibles fallas en los sistemas de medición en los tanques de almacenamiento que provocan datos falsos).

Los resultados son raquíticos en comparación con la enorme merma económica que golpea el modelo de negocio, ya que como lo menciona en su informe, utilizó sistemas carísimos de detección de bajas de presión, aviones no tripulados, helicópteros, autotanques, puso muchos supervisores en los sistemas de medición en los cuartos de control (sistema SCADA), etc. Entre otros puntos, menciona que hizo coordinación con los tres órdenes de gobierno y con otras dependencias como la UIF y FGR; esto sumado a que tiene un considerable despliegue de efectivos de personal militar y de la Guardia Nacional desde enero del 2019.

Aunado a todo esto, no detuvo la merma económica de 15 millones de pesos diarios (5000 barriles por día que se traduce en los 365 días del año=$5,475 millones en total). Hubo mínima reducción en la colocación de tomas clandestinas tanto de poliductos de gasolinas como en las de gas, en comparativo de los años 2012 (1635 TC), 2013 (2612 TC) 2014 (3635 TC) 2015 (5252 TC) 2016 (6873 TC) 2017 (10363 TC) 2018 (14542 TC) 2019 (13016 TC). No se observa control y trasparencia de los indicadores de evaluación del desempeño que debe cumplir Pemex, se observa que no fueron efectivos los patrullajes puesto que fueron colocadas tomas clandestinas en sus narices. No hay ningún enigma. La lógica nos indica que los delincuentes realizan trabajos de soldadura para colocar las tomas clandestinas para utilizarlas más adelante. Si fueran competidores entonces el delito se configuraría como SABOTAJE al patrimonio de Pemex, y tendría la fiscalía una enorme omisión en la investigación y persecución de un delito que atenta contra la seguridad nacional.

Lamentablemente el actual Subdirector de Salvaguardia Estratégica, (quien brilla por su ausencia) ya es parte de la estadística oscura y negativa de la administración del General Trauwitz y del Teniente Coronel Wenceslao Cárdenas Acuña, sin lugar a dudas. Tan solo de octubre a diciembre del 2019, rescindieron de sus contratos a más de 45 personas, para contratar a sus amigos y conocidos. Esto no concuerda con la estrategia que menciona el informe de su director sobre el incremento de personal. La presentación que le hicieron al Director General no fue para informar resultados, más bien fue el resumen de una serie de resultados, anomalías e inconsistencias con datos duros que no cumplen los objetivos estratégicos de acuerdo a sus propios indicadores de evaluación de desempeño.

La urgente modernización del Ejército

Hace algunos años cuando surgió el conflicto de Chiapas, hubo un movimiento abrupto en las Fuerzas Armadas. Comenzó una evolución en el adiestramiento en operaciones especiales para las unidades convencionales, de tal manera que pudieran hacer frente a la nueva problemática de esos tiempos. El día de hoy sucede algo similar, nuevamente las Fuerzas Armadas deben evolucionar para poder hacer frente a la delincuencia organizada que está utilizando técnicas y tácticas de guerra irregular, así como publicidad en las redes sociales para sembrar el terror y amedrentar a la ciudadanía, quienes son las víctimas principales de los efectos de estos grupos armados. Es urgente que evolucione el liderazgo entre los diferentes escalones de mando y se termine la pobre mentalidad de que si el mando se equivoca, vuelve a mandar; porque hoy, cuestan vidas y daños colaterales en los deudos, cuestan recursos financieros y materiales. Y no es suficiente que los dioses de la guerra estén sentaditos en un escritorio, es necesario que conozcan y palpen la realidad, que identifiquen las leyes y el código nacional de procedimientos penales, para evitar incurrir en la violación a los derechos humanos y al debido proceso cuando realicen sus funciones. Hoy el personal de tropa requiere líderes que los lleven a la victoria sin incurrir en abusos y evitar terminen procesados en una celda de la prisión militar o federal.

Antes de despedirnos me gustaría confirmar los datos que me han hecho llegar, sobre diferentes familiares de militares retirados, ex secretarios de la defensa algunos (ya sabrán quienes), que en su afán de apoyar y ayudar en las construcciones del nuevo aeropuerto internacional de Santa Lucía, han creado sus empresas y están dando servicios de construcciones en algunas aéreas de la monumental obra, con contratos asignados de forma directa, ya hablaremos de eso y más.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.