Opinión

La gobernanza y la transparencia en el endeudamiento público

La importancia de la gobernanza respecto al uso y control del endeudamiento. | Ricardo Cantú & Carlos Vázquez*

  • 30/12/2021
  • Escuchar

El endeudamiento público aprobado para 2022 es el más alto desde 2016, ascendiendo a 875 mil millones de pesos (mdp), monto equivalente al presupuesto total para educación pública. Aun así, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) afirma que hay finanzas públicas sanas y que el balance público está equilibrado, ¿cómo es esto posible?

Por la definición legal de balance público. La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria define la regla de balance público como la situación en la que el gobierno no gasta más de los recursos que recauda, con la finalidad de controlar los niveles de endeudamiento. En este sentido, el gobierno no puede endeudarse, a menos que se encuentre en una situación excepcional como una crisis, un conflicto social o una catástrofe natural.

Sin embargo, esta regla ponía en riesgo las inversiones, principalmente en el sector energético, por lo que el Congreso decidió excluir la inversión de Pemex para evaluar la regla de balance público equilibrado. En teoría, esto garantizaba que el endeudamiento se orientara al gasto en inversión.

Sin embargo, la definición y monto de inversión a descontar ha cambiado a través de los años, aumentando cada vez más el gasto que se descuenta, permitiendo incurrir en mayor endeudamiento y aun así presentar un balance público equilibrado. Para 2022, se descuenta toda la inversión del sector público presupuestario, esto es del gobierno federal, la CFE, Pemex, IMSS e ISSSTE. Debido a esto, el gobierno puede incurrir en mayor endeudamiento y aun así presentar que cumple con la regla de balance fiscal prevista en la ley.

No obstante, la regla no garantiza que el endeudamiento se destine sólo a gasto en inversión. Por ejemplo, el endeudamiento aprobado del gobierno federal para 2022 asciende a 3.0% del PIB y su gasto en inversión a 1.75% del PIB. Hay 1.25 % del PIB de diferencia entre su gasto de inversión y su endeudamiento, del cual no se sabe de manera precisa su destino y por ende, los posibles beneficios o costos del uso del endeudamiento.

De ahí la importancia de la gobernanza respecto al uso y control del endeudamiento, contar con reglas claras y que no estén sujetas a vacíos o ambigüedades en definiciones. Además, la transparencia y comunicación sobre el uso del endeudamiento es fundamental para evaluar sus costos y beneficios. Lo anterior brindaría una mayor credibilidad y confianza ciudadana a la política de endeudamiento.

 

*Ricardo Cantú Calderón | Investigador asociado

Doctor en Política Pública y maestro en Economía y Política Pública por la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey. Programador por pasión y micro-simulador por vocación. Sus temas de especialidad son sostenibilidad fiscal, ingresos presupuestarios, análisis de incidencia, sistema de demandas, entre otros. Ha colaborado con instituciones internacionales como Global Development Network, East-West Center y la Universidad de Harvard. Laboró en el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del 2008 al 2010, para posteriormente co-fundar el CIEP.

 

*Carlos Aviud Vázquez Vidal | Investigador

Economista egresado de la UNAM. Realizó sus prácticas profesionales en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, donde adquirió conocimientos sobre el presupuesto público y evaluación de programas, así como el manejo de datos abiertos. Durante su trayectoria escolar se especializó en el análisis de sistemas complejos aplicado a la economía y ciencias sociales. Actualmente es investigador en el área de deuda pública en el CIEP y es especialista en visualización de datos en R. Interesado en la democratización de las finanzas públicas.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.