Ancestralmente olvidada, la frontera sur -por donde transitó el último fin de semana el candidato a la presidencia de la República por Morena, Andrés Manuel López Obrador- carece de desarrollo industrial, agrícola, pesquero y ganadero.

Pero eso sí, es tierra de caciques políticos, tráfico de migrantes, estupefacientes y armas. Por esa región, limítrofe con Centroamérica empiezan a sentar sus reales las mafias, los operadores del dinero sucio. Ya hay "empresas" colombianas que prestan dinero a pequeños comerciantes a quienes luego presionan, intimidan, amenazan.

El crimen organizado que durante muchos años estuvo en el norte ya se trasladó al sur mexicano. También operan traficantes de migrantes y de drogas y hoy, principalmente ciudades como Tapachula, Ciudad Hidalgo, Frontera Comalapa y Comitán han perdido la antigua calma. Se rompió la paz provinciana pues grupos delincuenciales están en todo su apogeo ante la vista y paciencia de las autoridades.

A pesar de ser fronteriza, la zona sur no goza de una serie de beneficios para desarrollarse como son las tasas preferenciales de electricidad, ni del IVA del 11 por ciento. Los ciudadanos que viven en esa región sienten ser de "quinta categoría" pues la modernidad no llega, faltan fuentes de empleo, crece la inseguridad y el desarrollo turístico, pesquero y agrícola que debiera tener es una utopía.

La política de seguridad de la Frontera Sur debiera fincarse en extender las oportunidades de salud, educación, empleo y abasto y una política migratoria justa, apegada a los derechos humanos. Eso hoy por hoy es letra muerta. De ahí la urgente necesidad de legislar sobre la materia para darle un mejor nivel de vida a quienes viven en la zona de frontera en los límites de Guatemala.

Andrés Manuel López Obrador puso el dedo en la llaga

Conoce la región, pertenece a ella y sabe de los problemas. Y para que lo escuche la nación formuló un fuerte reclamo desde la calurosa ciudad de Tapachula: "Es una vergüenza que por la corrupción que hay en el país, la gasolina sea más cara en México que en Guatemala, pese a que ese país no tiene petróleo". Pero ahí no quedó la queja. AMLO ofreció dialogar con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump para implementar un proyecto integral que incluya Centroamérica al tiempo que analizaría, un eventual gobierno suyo, reducir el IVA en la frontera sur.

Desde Tapachula donde dijo que será su casa por temporadas para atender a tiempo completo las estrategias que permita potencializar la frontera sur de México, el candidato de MORENA, que marcha primero en las encuestas aseguró que buscará crear medios de desarrollo para disminuir la migración.

De esa forma, México también volteará al sur de su frontera para buscar un desarrollo en una zona que tiene mucho potencial. El campo fronterizo requiere de cadenas de valor que permitan convertir la riqueza natural en riqueza social, impulsando empresas asociadas a la producción.

Políticas justas

El sur requiere urgentemente de políticas justas y acciones que favorezcan la apertura de oportunidades para abatir el abandono de poblados, rancherías y comunidades por parte de ciudadanos mexicanos que buscan en otros lugares mejores niveles de vida. Efectivamente, urge alentar la integración armoniosa con Centroamérica, para la protección y el respeto a los derechos humanos de los migrantes, además de impulsar las actividades económicas de complementariedad.

Los trabajadores del campo, la agroindustria y el comercio merecen mejores salarios y condiciones de trabajo para beneficio de ellos y de sus patrones, pero lamentablemente eso aún no llega en esa apartada región geográfica donde se pagan elevadas tasas de electricidad, a pesar de ser Chiapas uno de los estados aportadores de energía al país.

Es más barata la energía que se consume en Centroamérica y que esos países compran a México. El senador Luis Armando Melgar ha venido denunciando no solo las altas tarifas sino la depredación ecológica de Chiapas, pero nadie hace caso.

En la frontera reclaman además el desarrollo integral de Puerto Madero o Puerto Chiapas, partiendo de que las economías más fuertes del mundo se fincan en el desarrollo de sus puertos, y para ello se requiere impulsar el proyecto integral para el desarrollo urbano, económico y social de ese emporio.

La promesa de Andrés Manuel López Obrador llega en un momento en que pareciera que hay un vacío en la política sobre materia fronteriza. En medio de la parafernarlia electoral, los habitantes del sur esperan que no sólo sea promesa de campaña como ha ocurrido en otros sexenios y con otros gobiernos.

Hoy con las redes sociales, el sur está más cerca del centro y del norte, pero muy alejado de las decisiones políticas. Si llega a gobernar Andrés Manuel López Obrador esperamos que eso no ocurra.

Chiapas: tirios y troyanos

@JLCastillejos  | @OpinionLSR | @lasillarota



Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información