Opinión

La foto del año

La próxima semana se darán a conocer los ganadores del World Press Photo de este año. | Ulises Castellanos

  • 08/04/2021
  • Escuchar

Como lo mencioné en entregas anteriores, la próxima semana se darán a conocer los ganadores del World Press Photo de este año, el año de la pandemia. Los nominados al concurso son 45 fotógrafos de 28 países: Argentina, Armenia, Australia, Bangladesh, Bielorrusia, Brasil, Canadá, Dinamarca, Francia, Grecia, India, Indonesia, Italia, Irán, Irlanda, México, Myanmar, Perú, Filipinas, Polonia, Portugal, Rusia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza, Países Bajos y Estados Unidos.

Este año, participaron 4,315 fotógrafos de 130 países y enviaron 74,470 imágenes para esta edición. Pues bien, estos son los seis nominados para la foto del año y este mi favorito.

La primer foto es de Evelyn Hockstein, fotoperiodista que vive en Washington. Evelyn, es presidenta de WPOW, de las mujeres fotoperiodistas de Washington y ha trabajado en más de 70 países cubriendo guerras civiles, disturbios políticos, crisis humanitarias y desastres naturales para The Washington Post, The New York Times, Helsingin Sanomat y otros, y la imagen de ella es sobre un hombre y una mujer que no están de acuerdo sobre la remoción del Monumento a la Emancipación, en Lincoln Park, en Washington. Un tema muy local, pero que dominó la agenda informativa un buen rato por allá.

El monumento muestra a Lincoln sosteniendo la “Proclamación de la Emancipación” en una mano, con la otra sobre la cabeza de un hombre negro con taparrabos, arrodillado a sus pies. Los críticos argumentan que “la estatua es paternalista, degradante en su descripción de los estadounidenses negros, y que no hace justicia al papel que jugaron los negros en su propia liberación”. Quienes están en contra de la remoción dicen que es una representación positiva de las personas liberadas de los grilletes de la esclavitud y que la remoción de esos monumentos puede equivaler a borrar la historia. Ustedes juzguen. Estas son las redes de Evelyn en Instagram: @evelynpix y Twitter: @evelynpix

La segunda foto es del italiano Lorenzo Tugnoli, quien es un fotógrafo autodidacta afincado en el Líbano y que cubre Oriente Medio y Asia Central. Trabajó extensamente en el Medio Oriente antes de mudarse a Afganistán en 2010. Desde entonces, su trabajo ha sido publicado por The New York Times, The Wall Street Journal, Le Monde, Newsweek, Time Magazine, Wired, The New Republic y Der Spiegel entre otros. Es colaborador habitual de The Washington Post también.

En 2014 publicó El librito de Kabul en colaboración con la escritora Francesca Recchia. El libro muestra un retrato de Kabul a través de la vida cotidiana de varios artistas que viven en la ciudad. En 2019, recibió un premio Pulitzer en fotografía de largometrajes por su cobertura de la hambruna en Yemen.

Y la imagen por la que está nominado es estremecedora, retrata a un hombre herido que se encuentra cerca del sitio de aquella explosión masiva en el puerto de Beirut, Líbano, mientras los bomberos trabajan para apagar los incendios que envolvieron los almacenes después de la explosión. Fuerte candidata para llevarse el premio. Las redes de Lorenzo son en Instagram: @LorenzoTug y en Twitter: @LorenzoTug

La tercera es mi favorita para llevarse el premio y es de Mads Nissen, un fotógrafo radicado en Dinamarca que retrató a Rosa Luzia Lunardi de 85 años de edad, mientras es abrazada por la enfermera Adriana Silva da Costa Souza, en la residencia de ancianos Viva Bem, de São Paulo, Brasil.

La foto es conmovedora. Este fue el primer abrazo que recibió Rosa en cinco meses. “En marzo, los hogares de ancianos en todo el país habían cerrado sus puertas a todos los visitantes como resultado de la pandemia de covid-19, lo que impidió que millones de brasileños visitaran a sus familiares ancianos”. Se ordenó a los cuidadores que mantuvieran el contacto físico con los vulnerables al mínimo absoluto.

El 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia el brote de covid-19. La enfermedad, transmitida principalmente por contacto cercano, gotitas respiratorias y aerosoles y que podría ser fatal, por eso las personas mayores de 70 años fueron uno de los grupos considerados más vulnerables a la enfermedad. Brasil terminó 2020 con uno de los peores registros a nivel mundial en el tratamiento del virus, con unos 7,7 millones de casos reportados y 195.000 muertes. Hoy supera los 340 mil muertos por covid.

Para Nissen, la fotografía tiene que ver con la empatía: “crear comprensión, cercanía e intimidad”. Se esfuerza por construir esa conexión mientras se enfoca en problemas sociales contemporáneos como la desigualdad, las violaciones de los derechos humanos y nuestra relación, a menudo destructiva, con la naturaleza.

En 2015, su fotografía de una pareja gay de Rusia fue seleccionada como World Press Photo del año y su obra ha recibido más de 60 premios. En 2018 fue nombrado Fotógrafo del Año por tercera vez en Dinamarca. Es un crack. Y lo encuentran en Instagram como @madsnissenphoto y en Twitter: @MadsNissenPhoto

La cuarta imagen nominada es de Luis Tato y es un retrato impresionante de Henry Lenayasa, jefe del asentamiento de Archers Post, en el condado de Samburu, en Kenia; este hombre intenta ahuyentar a un enjambre masivo de langostas que asoló la zona de pastoreo, el 24 de abril de 2020. Los enjambres de langostas devastaron grandes áreas de tierra, justo cuando el brote de coronavirus había comenzado a perturbar la vida. Es otra de mis favoritas para llevarse este premio.

Luis Tato es un reportero gráfico que vive en Nairobi, Kenia. Actualmente, combina su trabajo que cubre principalmente en África como colaborador de Agence France-Presse y otras publicaciones internacionales, mientras desarrolla sus propios proyectos documentales con un enfoque en sociología, identidad y resiliencia.

Tato se licenció en comunicación audiovisual y comenzó su carrera cubriendo la crisis financiera de España para medios impresos, agencias de noticias y varias ONG. Luego se convirtió en colaborador habitual del periódico español La Vanguardia que cubría noticias diarias y deportes.

Su trabajo ha sido publicado en The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal, CNN, Al Jazeera, The Guardian, Financial Times, The Telegraph, National Geographic, Der Spiegel, Die Welt, Internazionale, El País, El Mundo. y La Vanguardia entre otros.

A Tato lo encuentran en Instagram como @luistatophoto y en Twitter así: @luistatophoto

La quinta nominada es quizá la más polémica, trata sobre Ignat, un hombre transgénero, que posa con su novia María en San Petersburgo, Rusia. Ignat “fue acosado durante sus años escolares y el psicólogo de la escuela lo enfrentó luego de los rumores de que hablaba de sí mismo usando el género masculino”. Ignat se sinceró con el psicólogo sobre su identidad de género, el primer extraño al que le había contado todo, pero pidió mantenerlo en secreto.

La imagen es del ruso Oleg Ponomarev, fotógrafo independiente que vive en San Petersburgo, Rusia. Trabaja en proyectos a largo plazo que se centran en cuestiones sociales en la Rusia contemporánea y proyectos etnográficos sobre los grupos étnicos minoritarios de Rusia, en particular aquellos en peligro de desaparecer.

Ponomarev ha ganado varios premios internacionales de fotografía y su trabajo ha sido publicado en National Geographic Russia, Russian Reporter, Novaya gazeta, Esquire.kz, Republic, Neon, Dekoder, Russian Life, y Colta, entre otros. A él lo pueden seguir en Instagram como @ponomarev_olega

Y por último está la foto de otro ruso llamado Valery Melnikov quien es un fotógrafo documental con sede en Moscú. Estudió periodismo en Stavropol, Rusia y comenzó su carrera fotográfica trabajando para el periódico The North Caucasus. Durante diez años fue fotógrafo de plantilla para la editorial Kommersant y desde 2009 para la agencia internacional de noticias Rossiya Segodnya.

El trabajo de Melnikov se centra en documentar la vida política y social de sociedades en conflicto e incluye la cobertura de la guerra de Chechenia, el conflicto entre Georgia y Osetia del Sur, la guerra libanesa de 2006, el levantamiento de la República de Malí y la guerra civil siria.

Su foto es sobre Azat Gevorkyan y su esposa Anaik quienes aparecen en la imagen antes de salir de su casa en Lachin, el 28 de noviembre del año pasado. Muchos armenios abandonaron áreas que volverían al control de Azerbaiyán después de la Segunda Guerra de Nagorno-Karabaj. El distrito de Lachin fue el último distrito (de los tres) que abandonó Armenia. Y francamente es la que menos me emociona. A Valery Melnikov lo pueden seguir en Instagram así: @valerymelnikovphoto y en Twitter como: @photo_vm

En fin, la próxima semana conoceremos al ganador de la foto del año. Por último, quería invitarlos al nuevo taller de Storytelling que daremos en la fundación Elena Poniatovska, el próximo 20 de abril, serán cuatro sesiones de tres horas, dirigidas por quien esto escribe y para quien mencione esta columna, le ofreceremos un 15% de descuento. Escriban a contacto@fepa.org.mx

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.