Opinión

La fortaleza de las Fuerzas Armadas y el Plan DN-III-E

El trabajo del Ejército, en sus diferentes niveles, ha demostrado con creces sus valores para salvaguardar la vida y bienes de los mexicanos. | César Gutiérrez

  • 24/03/2020
  • Escuchar

Muchos opinólogos están en desacuerdo con la participación de las Fuerzas Armadas mexicanas en esta pandemia, demostrando quizás una enorme ignorancia sobre la historia de México. En las diferentes etapas como la Independencia, la Revolución Mexicana y el México contemporáneo, el personal de generales, jefes, oficiales y tropa de las Fuerzas Armadas, han participado de manera anónima sin politizar sus logros. Muchos militares han sido pintores, funcionarios públicos, abogados, ingenieros, médicos, docentes, y han dejado una enorme huella y legado en México con su experiencia, trabajo y conocimiento.

Esta noble institución ha sido el semillero de grandes líderes de extracción militar y también ha formado a civiles con educación de régimen militar. Han sido pioneros en la creación de cambios que brindan ayuda a toda una nación. Han dado el ejemplo de que cuando funciona un plan como el DN-III-E, se pondera el interés público y social de la población; por lo tanto no debe cambiarse o quitarse solo por cuestiones políticas, al contrario, se fortalece el estado de derecho, da legitimidad a su actuación y su continuidad da la certeza para soportar futuras contingencias.

Pero, ¿cuál ha sido el problema? Simple, a muchos no les gusta seguir reglas o tener disciplina para el buen ejercicio de la función pública. Al no existir una buena supervisión de los procesos y procedimientos al interior de las instituciones, se  provoca una exorbitante burocracia, la cual lacera a quienes no pagan la corrupción por agilizar sus trámites o recibir favores especiales. En el Ejército, si no cumples con tu trabajo, se te sanciona inmediatamente tu falta con un arresto, y si es una causa probable de una conducta ilícita, se les abre un proceso ante un tribunal militar. Esa es la gran diferencia con los civiles. Si revisáramos con lupa la actuación de funcionarios públicos civiles al estilo militar, tendríamos muchos en la cárcel, por conductas de enriquecimiento ilícito, soborno y cohecho.

Seamos claros ¿quiénes son aquellos que no desean el progreso del país? ¿quiénes son aquellos que solo buscan enriquecerse a costa de erario federal? Eso es lo que no comprenden actualmente algunos políticos, quienes únicamente se preocupan en iniciativas para servirse del poder, olvidándose del ciudadano a pie y los que no generan votos. Debemos eliminar las malas prácticas de quienes se cuelgan las medallas con los resultados, nuestras Fuerzas Armadas han demostrado que su objetivo es el bienestar de la nación y han labrado la piedra a lo largo muchos años para crear los cimientos de una cultura diferente.

Por otro lado, se observan diversos cambios de funcionarios que estarían ligados a García Luna, lo cual es una excelente medida, ya que es necesario dar paso a funcionarios que cuenten con valores y la capacidad para dar resultados tangibles, esperemos que el General Almazán Cervantes, responsable de la Seguridad Física de Pemex, haga lo mismo con el personal directivo y servidores públicos corresponsables que son parte de las anomalías surgidas como resultado de las auditorías practicadas a Trauwitz que hoy está prófugo de la justicia.     

El Plan DN-III-E  

Es importante recalcar que este Plan fue creado y aplicado por primera vez, a partir de 1966 como consecuencia del desbordamiento del Río Pánuco, como parte de la Planeación de la Defensa Nacional, y en el caso del terremoto en la Ciudad de México en 1985. Cuando se creó el Sistema Nacional de Protección Civil, la Secretaría de Marina crea el Plan Marina para cubrir siniestros en las zonas costeras. El plan DN-III-E tiene contemplado el establecimiento de un centro coordinador del estado mayor de la defensa nacional, quien a su vez controla a los centros coordinadores de región y zona militar, quienes tienen la sectorización de cada jurisdicción en cada entidad federativa. Dentro de las emergencias que puede aplicar el plan-DN-III-E son: químicas, biológicas y radiológicas. Las cuales se desarrollarán bajos estrictos protocolos de actuación de seguridad, aislamiento y evacuación de civiles

La participación de las Fuerzas Armadas ha sido destacada principalmente en los fenómenos naturales como antropogénicos, siendo los principales:

Fenómenos Geológicos

Volcán Popocatépetl

Fenómenos Hidrometeorológicos. (Sistemas Invernales)

  1. Nevadas.
  2. Bajas Temperaturas.
  3. Heladas.

Sistemas Tropicales

Cada año, en México, la temporada de estos sistemas inicia el 15 de mayo y termina el 30 de noviembre, registrándose lluvias en los sistemas tropicales, los cuales se citan en forma progresiva de acuerdo a su intensidad:

  1. Onda Tropical.
  2. Disturbio Tropical.
  3. Depresión Tropical.
  4. Tormenta Tropical.
  5. Huracán
  6. Categoría I, Huracán Normal (119 – 153 K.P.H.).
  7. Categoría II, Huracán Fuerte (154 – 177 K.P.H.).
  8. Categoría III, Huracán Muy Fuerte (178 – 209 K.P.H.).
  9. Categoría IV, Gran Huracán (210 – 249 K.P.H.).
  10. Categoría V, Súper Huracán (mayor a 250 K.P.H.).

Incendios Forestales

El personal militar ha participado de manera activa en la sofocación de incendios en todo el territorio nacional, siempre en apoyo a las autoridades de nivel municipal, estatal y a nivel federal a la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR). Actualmente, la SDN cuenta con Helicópteros MI-8 y MI-17, pertenecientes a la Fuerza Aérea Mexicana, los cuales se encuentran equipados con helibaldes con una capacidad de 2,400 litros de agua.

Gracias al trabajo en sus diferentes niveles de mando del personal de generales, jefes, oficiales y tropa -columna vertebral del Ejército- han demostrado con creces sus valores para salvaguardar la vida de las personas y sus bienes en el territorio mexicano, y han hecho un arduo trabajo que otros no podemos hacer, mi máximo reconocimiento.

Por último, quienes critican el utilizar a las Fuerzas Armadas implementando el Plan DN-III-E y el Plan Marina, muestran su desconocimiento total de lo que son las instituciones militares. En más de medio siglo, las Fuerzas Armadas han realizado todas las funciones que los supuestos especialistas hoy critican, ya que por su ignorancia desconocen que los militares no solo andan echando bala contra la delincuencia organizada, también son médicos, enfermeras, ingenieros, intendentes, afanadores, albañiles, pilotos, especialistas de vuelo, epidemiólogos, y un largo etc, etc.

Les recuerdo que no hace mucho los militares se encargaban de construir las prisiones y de administrarlas, por lo que siguen existiendo palabras utilizadas en el medio militar como "pasar a rancho", en referencia a ir al comedor; o "hacer fajina" al referirse al aseo, y así un sin número de palabras que se quedaron en el caló de la gente, pero que son propios del sindicato del rifle, ejemplos como este son muchos y variados. Se les olvida a estos supuestos especialistas que el único Plan Nacional Activo, y con la capacidad para hacer frente a una situación como la actual, es el Plan DNIII-E y Plan Marina

En los últimos años estas instituciones han demostrado ser las más preparadas y disciplinadas para llevarlos a cabo, ya que tienen la capacidad técnica, administrativa y material humano para poder dar cumplimiento a las órdenes con lo que se tiene. Por esta situación el presidente de la República y comandante supremo de las Fuerzas Armadas, Andrés Manuel López Obrador, les encomendó que en caso de ser necesario tomen control de diez hospitales terminados, pero que no son utilizados por falta de personal, equipo y presupuesto. Esto no es problema para los mandos militares ya que están acostumbrados a dar resultados con lo que se tiene, saben hacer milagros con muy poco, que si bien es cierto no estamos en la situación ideal, la realidad es que al interior de la Secretaría de la Defensa Nacional, ya se había implementado desde hace un par de semanas un plan de contingencia de forma interna para el cuidado del personal militar, sus derechohabientes y sus familias

Hoy más que nunca debemos apoyar a nuestras Fuerzas Armadas, que son del pueblo y están para proteger al pueblo; y a todos aquellos que les gusta hablar de las funciones y misiones generales del Ejército y Fuerza Aérea, no se queden únicamente en lo que menciona su ley orgánica, recordaré lo que me decía mi padre y que publiqué a título personal en twitter:

El día que comprendas por qué se hacen las pizzas redondas, para meterlas en cajas cuadradas y después comerlas en triángulos, entonces tendrás la inteligencia suficiente para comprender a la SEDENA.