Opinión

La farsa del salario mínimo

La obra farsa se desarrolla en las instalaciones de una institución ya muy vieja. Los precios suben y los salarios no se mueven.

  • 30/11/2016
  • Escuchar

Como cada fin de año se monta una tragicomedia entre el sector patronal y el gobierno federal para definir el aumento a los salarios mínimos generales. El sector patronal hace la farsa de querer aumentar los salarios y el gobierno con careta de sorprendido y asustado dice que está de acuerdo, pero al final de la obra, presentan un puñado de monedas de diez centavos, ante la desilusión del público de la obra teatral.

 

La obra farsa se desarrolla en las instalaciones de una institución ya muy vieja. Tiene mucho polvo y telarañas por doquier, pero cada año en el mes de diciembre la barren y limpian para aparentar que se dará, ahora sí, un gran espectáculo. 

 

El actor principal por parte del gobierno es una tal Basiliso que la hace de un viejo Drácula, tiene 25 años de experiencia en la comedia, además le pagan bien por el engaño en el que colabora: millón y medio de pesos al año percibe; algo así como 20 mil 536 salarios mínimos, para que no esté triste, ante la penuria de aumento que anuncia.

 

Dicen los expertos que lo han dejado por tantos años en esa obra, porque no cualquiera resiste los abucheos del público, cuando al final se anuncia el pírrico aumento salarial. 

 

Terminan sonrientes al final de la farsa, como grandes actores, el Secretario de Trabajo, los representantes patronales, el tal Basiliso y algún valiente representante sindical que se atreve a salir en la foto del recuerdo (que además ni los toman en cuenta).

 

Cuando llegó Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República se anunció un incremento para el año 2013 de apenas $2 pesos 43 centavos, pasando de $62 pesos con 33 centavos a $64 pesos 76 centavos diarios.

 

Ante el malestar el presidente prometió en 2013 que mejorarían los ingresos de los salarios con las famosas reformas estructurales (que pusieron el patrimonio nacional al mejor postor) y que, en la obra teatral de fin de año, los salarios mínimos ahora sí aumentarían de verdad.

 

Pero ¡oh sorpresa! ¡Otro vil engaño! Apenas aumentó el salario mínimo para el año de 2014 sólo ¡$2 pesos 53 centavos!

 

Los asistentes a la obra de 2013 cuentan que los actores teatrales, para aparentar un gran aumento, lo dieron en muchas monedas de 10 centavos, pero fue otro año de engaño porque el prometido “gran aumento” nunca llegó.

 

Durante todo 2014 los actores teatrales prometieron que ahora sí habría buenas noticias. En la obra realizada al final de ese año, introdujeron un primer acto para anunciar que ya no habría dos tipos de salario mínimo general, pero que esto operaría ¡hasta octubre de 2015!

 

En el tercer acto comunicaron el pírrico aumento de $2 pesos con 81 centavos, también en monedas, de las más miserables. El público los abucheó a pesar de que se anunció un salario mínimo general en todo el país. Dijeron los actores teatrales, casi desgañitándose: ¡Es un gran logro! Nadie creyó ese cuento y el público hasta pidió devolvieran las entradas. Salieron todos molestos como en todos los años anteriores.

 

A finales de 2015 hicieron lo mismo los comediantes teatrales, siguieron con el cuento ¡del gran aumento al salario!, pero esta vez hubo menos público y en efecto al final de la obra sólo aumentaron $2 pesos con 94 centavos para que el salario mínimo durante 2016 se fijara en apenas $73 pesos 04 centavos diarios.

 

Ahora este año 2016, ante las bajas entradas a la obra farsa del año pasado, un grupo de empresarios ha anunciado un aumento a los salarios mínimos en $89 pesos 35 centavos.  Andan diciendo que la obra teatral de este año sí que estará de lo mejor.  Pero la verdad los anuncios desconciertan porque dicen que en enero de 2017 pretenden aumentar alrededor de 4.5%, algo así como $3 pesos con 41 centavos diarios y en el resto del año, de acuerdo a las condiciones económicas del país (¿?), propondrán otro aumento (¿?). Nadie cree ese ardid.

 

El representante de gobierno, que actúa como uno de los actores principales en la obra teatral, en tono duro, ya sin máscara, dice que el aumento debe ser en pesos y no en porcentaje.  Que ese aumento no es para todos los trabajadores, sólo para los de salario mínimo general. Da a entender que los salarios contractuales tienen un tope y que deben seguir el ejemplo en la UNAM que subió en un 3.08 por ciento y en el IMSS un 3.05 por ciento.

 

Los comediantes del sector patronal, un poco más serios, ya andan propalando que las cláusulas de los contratos colectivos que están indexadas con salario mínimo general deben suspender el aumento por este año. Es inflacionario dicen. No se crean todo lo que se dice en el teatro; ellos saben que es una farsa.

 

Otros empresarios no invitados a la obra, todavía más serios, no están de acuerdo con el aumento de $89.35 diarios porque dicen que los mandará a la bancarrota.

 

Afuera de la farsa comedia, llamada “aumento a los salarios mínimos”, los trabajadores con sus familias ya no aguantan tanta miseria, están hartos de tanto engaño, de tanta burla, los precios suben y suben y los salarios no se mueven.

 

El país está en crisis y el gobierno es todo un fracaso, esa es la cruda realidad.

 

@Manuel_FuentesM

@OpinionLSR

 

> Lee más sobre el autor

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.