Un video muestra al interno del Cefereso 9 de Ciudad Juárez, quien con incertidumbre pregunta  a sus custodios ¿a dónde me llevan?…, la respuesta el silencio, el profundo silencio…

 

¿Fue conforme a derecho?

 

La tarde del jueves 19 de enero nos enteramos que Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alías; “El Chapo Guzmán”, “El Chapo”, “El Rápido”, “Chapo Guzmán”, “Shorty”, “El Señor”, El Jefe”, “Nana”·, “Apa”, “Papa”, “Inge” y “·El Viejo”, estaba siendo extraditado a los EU. La noticia no me sorprendió ya que un día antes -el miércoles 18- había trascendido que la Primera Sala de nuestra SCJN desechaban las solicitudes para atraer amparos 689/2016 y  690/2016, contra su extradición a Estados Unidos, así nomás…”. Por tal razón y ante la falta de legitimación del promovente, se desecha la notificación de que se trata. Notifíquese.

 

En una sesión privada ninguno de los cinco ministros de la Primera Sala hizo suya la petición de los abogados para que revisaran la negativa de amparo decidida por un juez de primera instancia.

 

Los ministros consideraron que no había ninguna violación constitucional en la extradición y decidieron que los expedientes pasaran al Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal en la Ciudad de México para que éste resolviera en definitiva.

 

La determinación de los ministros no fue comunicada oficialmente por la SCJN.

Una nota de Reforma, señala que  “al desechar la atracción, la Corte ya no revisará la resolución de la Secretaria de Relaciones Exteriores que autoriza la entrega de "El Chapo", ni ningún otro aspecto o hechos concretos del caso. (Empero, decía el periódico) El trámite del litigio aún puede tomar más de seis meses”.

 

No fue así. Todo estaba preparado para que el sinaloense fuera extraditado de inmediato antes de que concluyera el gobierno de Barak Obama, pero en el ínter descuidaron las formas, o se les salieron de las manos. Hay un comunicado de más en la cancillería, innecesario.

 

Y por otro lado, nuestra justicia quedó reprobada; de todos los procesos que se le han abierto -homicidio, producción y tráfico de mariguana y cocaína, y otros delitos contra la salud-, siempre salió absuelto, sin contar los 10 procesos que actualmente se siguen en su contra. 

 

Nuestros jueces -todos- no pasaron las pruebas.

 

Lástima.

 

¿Por qué?

 

Esa es la gran interrogante.

 

Por cierto, una vez que se dio a conocer la extradición el Departamento de Justicia de EU confirmó la extradición y agradeció su cooperación a las autoridades mexicanas.

 

Rumbo hacia la extradición 

 

Hace unas semanas, en octubre, Renato Sales afirmó en entrevista que Guzmán sería extraditado muy rápido: “Nosotros estamos seguros (de que se va a ir)... tardará tres o cuatro meses", dijo Renato Sales Heredia, comisionado nacional de seguridad, en entrevista en el programa Despierta con Loret.

 

No le creía al Comisionado.

 

Debemos decir que la decisión de extradición estaba en manos del Poder Judicial, y hasta pensé que quizá llegaría a la SCJN, confieso que me equivoqué. 

 

Siempre creí que en caso de que se autorizará  la extradición  - como lo fue- el sinaloense iba a ser trasladado a una de las dos cortes que había solicitado la extradición en tiempo y forma; la del Distrito Sur de California, en San Diego, y la de Ciudad del Paso en Texas.

 

¿Por qué?

 

Porque ellas había solicitado la extradición y al que pide se le da.

 

Debes precisar que el presunto criminal enfrenta cargos criminales además de California y Texas en cortes federales de distrito de Miami, Florida, Brooklyn en Nueva York, Chicago, Illinois y Concord, New Hampshire. Se trata de seis expedientes abiertos en su contra en EU, pero en sólo en dos se solicitó extradición. Insisto.

 

¿Se puede juzgar en una corte donde no se solicitó extradición?

 

Hasta donde sé  (véase El proceso de extradición de Joaquín Guzmán Loera, en LSR, 12 de mayo de 2016).

 

Se lo llevaron a Nueva York, donde realmente será juzgado por varios cargos.

 

La tarde del jueves 19 el presunto criminal fue enviado directamente en un avión a Nueva York. Horas antes fue sacado de su celda en Ciudad Juárez, se le tomaron huellas y minutos después era entregado a un equipo de la DEA y de Inmigración y Aduanas; de inmediato fue llevado al temible Centro Metropolitano de detenciones “Sunset Park”. (Ver anexo)

De inmediato fue puesto a disposición del fiscal del caso.

 

¿Fue correcto el proceso?

 

Considero que no, pero hay otros colegas que afirman que fue conforme a derecho.

Leamos los comunicados, de los días 19 y 20 de enero, además del resolutivo del quinto tribunal.

 

El jueves 19 de octubre la Secretaría de Relaciones Exteriores- léase Luis Videgaray- emitió el siguiente comunicado (No. 018), dando a conocer la gran noticia:

 

i) “El Gobierno de la República informa que el día de hoy el Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal en la Ciudad de México, determinó negarle el amparo y protección de la Justicia Federal a Joaquín Guzmán Loera en contra de los acuerdos del 20 de mayo de 2016 que conceden su extradición a los Estados Unidos de América para ser procesado por diversos delitos, al considerar que los acuerdos cumplieron con las normas constitucionales, los requisitos establecidos en el tratado bilateral y demás disposiciones legales vigentes para su emisión y que no fueron, ni han sido vulnerados, sus derechos humanos en los procedimientos instaurados.

 

En consecuencia, para dar cumplimiento a los acuerdos de extradición, esta dependencia del Gobierno Federal puso a disposición de la Procuraduría General de la República a Joaquín Guzmán Loera, y a través de la misma, el Gobierno de la República entregó al Señor Guzmán Loera a las autoridades de los Estados Unidos de América”.

 

ii) Un comunicado -nota informativa- del CJF, DGCS/NI: 10/2017, señala:

 

“El Quinto Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, con residencia en la Ciudad de México, informa que en sesión pública de este día, resolvió los recursos de revisión 302/2016 y 306/2016, interpuestos por Joaquín Archivaldo Guzmán Loera contra las sentencias emitidas en los juicios de amparo 644/2016 y 645/2016, respectivamente, del Juzgado Décimo Tercero de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México.

 

El Tribunal resolvió por unanimidad de votos en ambos asuntos, “confirmar las sentencias recurridas que sobreseyeron en el juicio y negaron la protección constitucional al quejoso contra las resoluciones de 20 de mayo de 2016, emitidas por la SRE por las que el Gobierno Mexicano concedió al de los EU la extradición internacional del quejoso, para ser procesado en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas y en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California por el cargo de asociación delictuosa para importar y poseer con la intención de distribuir cocaína, así como homicidio y otros cargos…”.

 

Es decir, los magistrados Reynaldo Manuel Reyes Rosa, Silvia Carrasco Corona y Juan. Wilfredo Gutiérrez Cruz, ratificaron la negativa que había dictado en octubre pasado Jesús Chávez Hernández, Juez Décimo Tercero de Distrito en la materia, pero agregaron que se concedió la extradición para ser procesado en Texas o California, nada más.

 

Los jueces mexicanos fueron muy claros "...para ser procesado en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Oeste de Texas y en la Corte Federal de Distrito para el Distrito Sur de California…”.

 

iii) Incluso debemos agregar que el C. Subprocurador de la PGR  Alberto Elías Beltrán, a toro pasado, justificando los hechos, dijo:

 

iv) “Como ustedes saben, el día de hoy fue extraditado por el Gobierno de México Joaquín Guzmán Loera y fue entregado en Ciudad Juárez a las autoridades americanas”.

 

Agrega que “ante esta situación la Procuraduría (PGR) realizó todas las acciones pertinentes para informar a las autoridades norteamericanas la situación, así como para poder extraer del Cefereso Número 9, en Ciudad Juárez, a esta persona y a ser entregado a las tres horas 25 minutos a las autoridades mexicanas, quien de acuerdo a la excelente colaboración entre ambos países, fue trasladado a los Estados Unidos de acuerdo al programa de vuelo establecido por las autoridades americana”.

 

Una precisión que hizo el subprocurador fue que EU decidirá el lugar donde será internado, no dijo donde sería juzgado.

 

La PGR también señaló que los acuerdos de extradición emitidos por la SRE fueron por las cortes de Texas y de California. "Pero la decisión de dónde llevarlo para su internamiento es decisión del Gobierno de Estados Unidos, siempre y cuando se cumpla con los tratados de extradición”.

 

Hay que revisar muy bien los tratados de extradición.

 

Por cierto, el C. Subprocurador se aventó el chiste de decir que una vez que concluya el proceso en EU regresara a México para ser  juzgado, “Cuando termine de cumplir su sentencia allá regresará a México a continuar con sus procedimientos, como vimos ayer con el señor Mario Villanueva", expuso.

 

¿De veras lo cree así el C. Subprocurador?

 

Delitos adicionales.

 

Ante esa declaración del funcionario de PGR, la SRE emitió horas después otro comunicado, donde se agrega lo de delitos adicionales.

 

Es una joya rescatarlo y para mí fue en exceso, y nos lleva a interrogantes.

 

Quizá el gobierno mexicano no sabía a donde lo llevaban, ilusamente pensar que era a las cortes donde se los habían solicitado, o corrigieron el proceso y bastó el comunicado 019 para precisar que:

 

iv) “El Gobierno de la República otorgó su consentimiento al Gobierno de EUA para juzgar a Joaquín Guzmán Loera por delitos adicionales.

 

En consecuencia Guzmán Loera será procesado ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Este de Nueva York”.

 

Dice el texto:

 

iii) “En relación con la extradición (…) informa que el Gobierno de los EU solicitó consentimiento para juzgarlo por delitos adicionales a los delitos por los cuales se acordó su extradición el 20 de mayo de 2016, en virtud de un proceso abierto ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Este de Nueva York”.

 

Y agrega el comunicado que “Para ello, el Gobierno de EU presentó una solicitud formal conforme al Tratado de Extradición entre ambos países. Como parte de dicha solicitud, el Gobierno de los Estados Unidos de América otorgó garantías suficientes respecto de que no impondrá la pena de muerte, o de que en caso de ser impuesta, ésta no será ejecutada al extraditado”.

 

Y  que “Tomando en cuenta la opinión emitida por la PGR, y en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, el Gobierno de la República a través de la Cancillería otorgó el consentimiento solicitado.

 

En consecuencia Guzmán Loera será procesado ante la Corte Federal de Distrito para el Distrito Este de Nueva York.”

 

Punto. 

 

¡Caray!

 

¡Qué nos digan don Luis Videgaray, o más bien Claudia Ruiz Massieu cuándo hubo esa petición, esa solicitud formal!

 

¿La conocieron los jueces que otorgaron el consentimiento o se la sacaron de la manga, violando el debido proceso?

 

Nos deben una explicación, dicho sea con todo respeto.

 

Probablemente los abogados de Guzmán Loera podrían cuestionar la forma en que fue enviado a Nueva York y poner en duda si su extradición se llevó a cabo de la manera adecuada.

 

Debemos decir claramente que Joaquín Guzmán Loera es un presunto criminal, considerado el número uno en el mundo, y debe pagar todas sus culpas. Creo que en EU han exagerado como cuando dijeron que era el número uno.

 

En lo personal me hubiera gustado que fuera nuestra justicia la que lo condenara…A lo hecho pecho.

 

Guzmán Loera arribo al aeropuerto de Nueva York esa misma tarde del jueves 19 de enero,  de inmediato fue encarcelado en el Centro Metropolitano de detenciones “Sunset Park”, horas después, a las 14 horas del viernes 20 compareció ante la corte donde se enteró que enfrenta 17 cargos criminales, uno de ellos por importación de 200 toneladas de cocaína y otro por  lavado de ganancias por 14 mil millones de dólares, de 1989 a 2014.

 

El Departamento de Justicia presentó ante esa Corte federal los cargos al sinaloense, armaron un expediente que elevó más de 20 años, lo mismo intervino la agencia antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés), como el Buro Federal de Investigación (FBI), el Servicio Marshal, del Departamento de Justicia, así como el Departamento del Tesoro y la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF), del propio Departamento del Tesoro, y el Departamento de Seguridad Interior.

 

El memorándum fue presentado y firmado por Robert Capers, Fiscal en la Corte de Nueva York, y Arthur Wyatt, jefe de la Sección de Drogas y Narcóticos Peligrosos de la División Criminal del Departamento de Justicia, quienes pidieron al juez imponer al capo la prisión preventiva durante el juicio.

 

En dicho documento se asegura que Guzmán logró controlar “a funcionarios gubernamentales corruptos de todos los niveles de México y gobiernos de otros países a través de sobornos”.

 

Se dice que hay grabaciones con orden judicial, en las que se escucha al capo discutir sus transacciones de droga y que detallan sus actividades ilícitas.

 

En su primera comparecencia Joaquín Guzmán Loera se declaró inocente de todos los cargos. 

 

En conferencia de prensa, Robert Capers, fiscal para el Distrito Este de Nueva York, dijo en conferencia de prensa que la extradición  fue el final de una búsqueda de dos décadas de fiscales y agentes federales en Estados Unidos.

 

"El crecimiento de Guzmán como narcotraficante internacional fue similar a un pequeño tumor cancerígeno que hace metástasis y creció hasta convertirse en un flagelo que durante décadas cubrió las calles de México con la guerra por las drogas", expresó.

 

El caso  de Guzmán, dijo el fiscal a la prensa será llevado mediante una alianza entre la fiscalía de Brooklyn y la fiscalía del sur de Florida, en Miami.

 

Seguirán abiertas las demás.

 

La condena, será de cadena perpetua.

 

¿Será?

 

Creo que no, en EU la justicia se negocia.

 

Muchos criminales han bajado sus condenas, e incluso quedado en libertad. 

 

¿Casos?

 

Muchos. El de los hermanos Rodríguez Orejuela. De los mexicanos conocemos el caso del Jesús Palma, alías “El Güero” quien obtuvo su libertad en junio de 2016 tras 9 años de prisión en aquel país, y también el de Osiel Cárdenas Guillén, líder del Cártel del Golfo y fundador de Los Zetas, quien consiguió negociar con la justicia una sentencia de 25 años de prisión. 

 

O el caso de Francisco Javier Arellano de quienes dijo se le iba a imponer la cadena perpetua, y sólo pasará en prisión 23 años, su hermano Eduardo Arellano, 15 años.

 En ambos casos con posibilidades de reducción. 

 

En lo que va de la administración de Enrique Peña Nieto, el gobierno de México ha entregado en extradición a 286 criminales, incluyendo el caso de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera; diez en 2012; 56 en 2013; 67 en 2014; 69 en 2015; 85 en 2016, y uno en 2017. Más los que se sumen.

 

El abogado designado para el líder del cartel del Pacifico es David Patton, director ejecutivo de Defensores Federales de Nueva York, la primera audiencia está programada para el próximo 3 de febrero.

 

Le daremos puntual seguimiento.

La Cárcel

 

El Departamento de Correccionales de Nueva York tiene más de 53 mil internos distribuidos en 54 prisiones,  el sitio donde fue recluido Guzmán Loera se llama Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, tiene las medidas de seguridad más estrictas de las prisiones de EU, y sus celdas se mantienen encendidas prácticamente 24 horas diarias. Hay en el lugar poco menos de 800 presos, las celdas son de 2.2 por 2.4 metros con una pequeña ventana.

 

Es una dura prisión, incluso dicen más que la de Guantánamo en Cuba. La revista Esquiere lo comparo con “el mismo infierno”.

 

Un reportaje del The New York Times señala que los reclusos que se encuentran alojados en las celdas de máxima seguridad, se han quejado de condiciones tan aislantes, que los han llevado a sufrir deterioro de la visión.

 

@fredalvarez

@OpinionLSR


Debe iniciar sesión para poder enviar información

Debe iniciar sesión para poder enviar información