Opinión

La esquizofrenia de la oposición, ¿quién los entiende?

PRI, PAN y PRD se organizan para presentar una acción de inconstitucionalidad en contra de la consulta de Revocación de Mandato. | César Cravioto

  • 18/10/2021
  • Escuchar

La Revocación de Mandato fue aprobada hace unas semanas por la mayoría de los legisladores de manera prácticamente unánime, sin embargo, los diputados del PRI, PAN y PRD  buscan ir en contra de tal decisión y se contradicen: otra de las incongruencias de la oposición

Ahora se organizan para presentar una acción de inconstitucionalidad en contra de la consulta de Revocación de Mandato, y considero que esta esquizofrenia podría ser promovida por alguien. 

Claudio X.González es responsable. Ya les dijo que hay que ir con todo en contra de la consulta de revocación o ratificación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador

En un primer momento la oposición esquizofrénica votó a favor de la ley de Revocación de Mandato (ratificación), y luego amenaza con una acción de inconstitucionalidad de la misma ley, porque su jefe político ya los regaño. 

La alianza “Va por México” se presentó en días recientes a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para presentar dicha acción de inconstitucionalidad en contra de la reforma que se hizo a la Ley de Revocación de Mandato. Son incongruentes y simulan. 

Les recuerdo que hay que apoyar al presidente de la República en esta consulta de Revocación y/o ratificación de mandato, la primera forma de hacerlo es que seamos promoventes de la consulta para que las firmas que recabemos puedan contar para que juntemos 3 millones de firmas y con ello se pueda hacer esta consulta y que le demostremos a la derecha que el presidente de la República  tiene un gran respaldo popular. 

Será a finales de marzo de 2022 cuando se lleve a cabo la Consulta para la Revocación de Mandato, que es también una medida contra el autoritarismo, toda vez que si un presidente en el primer tramo de su gobierno no lo hace bien, los ciudadanos pueden reunir firmas y solicitar que se haga una consulta.

Los privilegiados de siempre argumentan que es inconstitucional, nos les gusta la Revocación de Mandato, porque también es un proceso que aleja los derrocamientos, los golpes de estado y el autoritarismo, y en contraste, permite dirimir nuestras diferencias con el método democrático y escuchando la voz del pueblo. 

La oposición no quiere la consulta porque le tienen miedo precisamente a la voz del pueblo.

La consulta de Revocación de Mandato es un mecanismo de democracia participativa. Ahora viene otro desafío “que los opositores vuelvan a reagruparse para que llamen al pueblo a que voten para que yo me vaya. Eso es la democracia, no hace falta la violencia; no, de manera pacífica, por la vía democrática el pueblo va a decidir si me quedo o si me voy”, ha comentado AMLO

Ya no serán los potentados, sus achichicles, sus voceros, sus intelectuales orgánicos y la llamada sociedad política, el círculo rojo quienes decidan si el presidente se queda o se va. 

En su libro “A la mitad del camino” el presidente Andrés Manuel López Obrador refiere que el gobierno que representa está enfrentando varios desafíos y lo que desea “es que al final de nuestro gobierno haya menos desigualdad, más felicidad y se mantenga siempre encendida la llama de la esperanza”. 

En lo personal, desea concluir su mandato a finales de 2024 “para retirarme en definitiva del ejercicio de la política y vivir en Palenque el resto de mi vida con salud y alegría, quedándome con el recuerdo y con la sublime satisfacción de haber servido al extraordinario pueblo de México y a nuestra gran Nación”. 

Hay otra forma contraria a la esquizofrenia de la oposición: apoyarse en el pueblo ante el ejercicio democrático.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.