Opinión

La esperanza de consolidar la Guardia Nacional

Se busca que la Guardia Nacional se consolide para que en estos próximos tres años podamos ver resultados de su labor. | César Gutiérrez

  • 06/09/2021
  • Escuchar

El camino hacia la transformación no será fácil. Nuestra mayor fortaleza es la denuncia en contra de ese sistema de corrupción que no quiere morir. Se han tergiversado los cambios positivos, y no ha sido sencillo porque aún siguen enquistados diversos funcionarios que continúan con malas prácticas. Las cabezas deben comenzar a cambiar todo lo que siempre había funcionado por uso o costumbre. A los tecnócratas lógicamente no les conviene que existan cambios, porque ahora tienen que formarse; ya no son recibidos con alfombra roja, ya no gozan de impunidad y relaciones públicas, ya no pueden mantener esa hegemonía que duró tantos años.

Hoy se requiere que el ciudadano comience a pensar y generar una mayor participación para aumentar la democracia. Debido a los cambios sociales actuales, es necesario que los funcionarios públicos sean parte de la evolución que requiere México hoy.

Lamentablemente aún persisten procedimientos incorrectos bajo un trasfondo que trata de soslayar la verdad, por eso es tan importante la supervisión en todos los niveles de dirección y verificar que se cumplan al pie de la letra los proyectos. No podemos dar por obvio lo que no es tangible, porque esos errores son aprovechados por los opositores para denostar los logros que deben ser reconocidos. No es casualidad que mientras la SEDENA y la SEMAR son atacadas por diversos medios y actores políticos; de otras Secretarias nadie habla ni se queja. Pareciera que ahí no pasa nada.

Toda esta situación es lo que ha provocado una cascada de propaganda gris y negra, la cual busca desinformar al ciudadano, para que en las próximas elecciones exista inconformidad entre la población. Y todo esto, de alguna manera, es provocado por la omisión de aquellos funcionarios que solo calientan la silla y adornan el escritorio.

Hoy el presidente tiene que hacer más cambios para reforzar su gabinete. Es importante que todas las denuncias que se presenten sean atendidas, analizadas, valoradas e interpretadas. Los mexicanos necesitamos que se nos escuche en nuestras necesidades y se sepa de los abusos que se viven día a día. Se requiere ese enlace directo sin tercerías con el poder ejecutivo.

Por otro lado, viene la parte más importante del sexenio. Los siguientes tres años serán los que determinen la forma en que se evaluará a la Cuarta Transformación. Serán los años donde se verán los resultados de los proyectos más importantes a los que le ha apostado el ejecutivo federal, por lo que la Guardia Nacional será valorada o juzgada de acuerdo a su consolidación en estos años por venir, recordando que es el proyecto más ambicioso en materia de seguridad de los últimos 40 años. ¿Pero qué es lo que le ha hecho falta a la Guardia Nacional? ¿Por qué no vemos los resultados en números de su actuar? ¿Por qué los índices de delitos dolosos no van a la baja? Lo que debemos analizar de forma clara y precisa es el origen de todos estos problemas, los cuales tienen que ver con la falta de compromiso en los diferentes niveles de gobierno. Sé que la gente quiere ver resultados inmediatos a los problemas de inseguridad del país, pero si no se analizan los problemas de raíz, las soluciones que surjan no servirán para resolver la problemática que tenemos, y que ha ido en crecimiento los últimos 30 años

Seguimos confundiendo los delitos del fuero común y del fuero federal, se utilizan argumentos y excusas, como que son competencia de la federación, cuando la responsabilidad de las estructuras de seguridad pública son las encargadas de la prevención del delito. Si se comete un delito en flagrancia, cualquier autoridad tiene las facultades para inhibir y prevenir esa acción. Por desgracia, en nuestro país se busca desviar la atención a los problemas reales, y se trata de politizar temas tan importantes como la Seguridad Pública. La realidad es que la falta de coordinación, preparación de los elementos policiacos y la nula cooperación, sumado a los intereses particulares de ciertos políticos, hacen imposible ver los resultados inmediatos que la ciudadanía está exigiendo y que serán imposibles de obtener si no se toma control y se protege al eslabón más débil de la cadena de seguridad, que son las policías municipales. 

Mientras la Guardia Nacional siga apoyando a todas estas policías municipales y estatales, con los acuerdos de colaboración para inhibir los delitos del fuero común, seguiremos viendo que no podrá llegar al siguiente nivel para lo que fue creada. Si bien es cierto que los despliegues para los que fue creada tienen que ver con el control y prevención regional, también lo es que sus capacidades administrativas y tácticas son para prevenir e investigar los delitos del orden federal y de alto impacto. Sin embargo, nuevamente hay otro inconveniente, el cual tienen que ver con el apoyo a estas estructuras municipales y estatales, sumado al hecho de que el trabajo de investigación debe de ir de la mano de las diferentes fiscalías estatales y la Fiscalía General de la República, mismas que tienen un rezago de más de 5 años en la investigación y persecución de los delitos, lo que dificulta realizar un trabajo serio y preciso de investigación para la persecución de los delitos. Esto permite que los grupos criminales puedan seguir impunes y con sus actividades criminales gracias a la corrupción.

Debemos entender que la función policial es la base de la construcción del sistema de seguridad pública del país. El éxito de la Guardia Nacional debe ser absoluto, desafortunadamente existen muchos expertos que en su día a día solo critican en lugar de sumar. Tratan de poner un sinfín de pretextos para negar el buen trabajo que se empieza a realizar, sin entender que se busca cuidar y proteger a la Guardia Nacional, misma que al ser un órgano administrativo desconcentrado podría fácilmente pertenecer a la nueva estructura administrativa de la Secretaría de la Defensa Nacional. En los años por venir el titular podrá ser un civil sin instrucción militar, cumpliendo así con todo lo que se pide y solicita.

En los últimos 30 años parece que cada gobierno intenta inventar una solución mágica para la inseguridad, sin crear estructuras firmes. La Guardia Nacional no es así, se busca que se consolide para que no la veamos desmantelada el próximo sexenio, para que no se acabe de un día para otro con el trabajo que se ha hecho, y que en estos próximos tres años podamos ver resultados de su labor.

Por último, mucha gente me pregunta si en México realmente se está viviendo una militarización suave. Yo les contesto de forma muy sencilla: el día que veamos al personal militar detener civiles, imputarlos ante una fiscalía militar y juzgarlos en los juzgados militares, entonces sí podríamos hablar de militarización

Resulta curioso que a la gente se le olvide que en el sexenio de Ernesto Zedillo se usó a la Procuraduría Militar, ahora fiscalía, para conceder órdenes de aprehensión contra civiles, como ocurrió en mi caso. Todos los puestos de seguridad pública del país estaban ocupados por generales en activo. Vimos a un procurador general de la republica que era un general en activo y que debido a su mala gestión, y diario violar derechos humanos, nos dejo la herencia maldita de la creación de los Zetas, los famosos Zulus que trabajaban en la extinta PGR. Sí, ese general que preparó el desafuero de quien es hoy presidente de la República. 

Cómo olvidar la famosa guerra de Felipe Calderón Hinojosa que, para legitimarse, envió a las Fuerzas Armadas a enfrentar una guerra contra el crimen organizado que permitieron que creciera durante los sexenios de Zedillo y Fox, dejando sin marco jurídico al personal militar, y una estela de muerte y encarcelados en todo el país.

No podemos olvidar el sexenio de Peña Nieto, quien continuó la estúpida guerra de Calderón, pero además sin estrategia alguna y sacrificando al personal militar por cuidar la imagen de la institución. Debemos entender que es imposible arreglar los problemas de los últimos 30 años en solo 3. Por fortuna, se están fincando las bases para ver los resultados de esta estrategia en los próximos años.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.