Opinión

La escenografía, los ajustes

Los norteamericanos y los cubanos decidieron reanudar relaciones diplomáticas. Es todo un acontecimiento sobre todo para los que vivimos desde su origen el enfrentamiento.

  • 20/12/2014
  • Escuchar

Al final parece que el Senado de la República hace lo que su real parecer le dicta. En lugar de propiciar la discusión, proponer y aprobar las modificaciones legales para que el salario mínimo se desligue del criterio de multas, entre otros elementos, a petición del Consejo Coordinador Empresarial, dejaron a un lado la propuesta con lo que para enero el aumento será tan raquítico como en años anteriores, nada más faltaba que no le hicieran caso a los empresarios.

 

Sin embargo, no todo es desinterés de los señores senadores pues resulta que en un asunto de extrema importancia (que parece un avance del día de los inocentes), hace unos meses decidieron otorgarle a Lorena Herrera una distinción por  “sus 25 años de trayectoria artística” (¿a quién me recuerda?). No dudo ni un momento que muchos mexicanos (y extranjeros ¿por qué no?) han soñado con ella y es, como en otros casos, una presencia fundamental en los calendarios de los talleres del país.

 

La acción cultural

 

Después de eso puede uno entender que el gobierno de Chimalhuacán, Estado de México, haya decidido contratar los servicios de un afamado escultor para que le hiciera unos trabajos de hojalatería que pusieran de relevancia al “guerrero Chimalli”. El resultado: Un adefesio de 60 metros de altura, con un costo de 30 millones de pesos y 870 toneladas de peso. El monumento pretende ser “una defensa contra la pobreza”, según dijo el gobernador del estado en la inauguración.

 

Considerar que el espacio público es propiedad de la autoridad o de un grupo (en este caso se habla de Antorcha Campesina) es una muestra de la falta de interés, la prepotencia y alejamiento de las necesidades sociales. No sé qué le pasó al escultor, que ha dejado sembrada obra por todas partes y que, supongo, alguna explicación más allá de lo comercial debe tener para justificar el valor estético de la obra. Los criterios culturales al mejor postor, la mercantilización y superficialidad de la acción cultural; la confusión entre entretenimiento, negocio y cultura, eso y no otra cosa es lo que este régimen nos muestra, signo claro de lo que es: un esperpento de gobierno, un país de escenografía para la foto, que les está saliendo muy mal.

 

¿Un asunto resuelto?

 

Veamos lo que sucedió en Michoacán. El “virrey” Castillo avisó que después del 15 aquellas fuerzas rurales que dejaran de serlo y no depusieran las armas serían combatidas. No le bastó más que un día. El argumento de que fue un enfrentamiento entre grupos de autodefensa no se sostiene pues él mismo los convocó e hizo que trabajaran juntos. La responsabilidad es de él y, nuevamente, del Estado y si no que nos digan los diputados, los senadores, los ministros de la corte y el poder ejecutivo, además de las autoridades estatales por qué mantienen un “comisionado” en violación del pacto federal, con el silencio cómplice de todos.

 

¿Voluntad o necesidad?

 

Los norteamericanos y los cubanos decidieron reanudar relaciones diplomáticas. Es todo un acontecimiento sobre  todo para los que vivimos desde su origen el enfrentamiento. ¿Así, tan fácil la reanudación? ¿Cómo le harán los norteamericanos para quitarlos de las listas de países que apoyan a los terroristas cuando internamente tiene sectores retrógrados? ¿Qué beneficios puede traerle a los cubanos? Son cosas que pronto se verán. Lo que queda claro es que la decisión responde a las condiciones geopolíticas y a las posibilidades, muy reales, de que los chinos inviertan en Cuba y la isla se vuelva un punto que irradie en toda América ese comercio, compitiendo directamente con los norteamericanos.

 

Por lo demás, en el alineamiento de la política mundial, los norteamericanos necesitan que los cubanos, como todo el hemisferio occidental, esté de su parte frente a una Rusia que claramente contrapone su proyecto. Parece que los cubanos lograron jugar sus cartas y no fueron condicionantes las características del régimen cubano, los criterios sobre derechos humanos que los Estados Unidos dicen defender ni los valores de su "democracia". Al final, los cubanos tienen derecho a comerciar con quien se les antoje y serán los propios cubanos, los que viven ya cincuenta y cinco años de revolución, los que definirán el rumbo de su país. Veremos qué dicen los viejos revolucionarios, hoy funcionarios de ese régimen.

 

De pilón…

 

Me parece que el país va hacia el despeñadero (en cualquiera de los dos sentidos)  y no es necesario que nos rasguemos las vestiduras por lo que desde el extranjero dicen del país. Si Peña se queda, el país se nos va de las manos y cae al barranco; si Peña sale, lo que es un despeñadero también, el país tendría la posibilidad de replantearse el rumbo, por supuesto no sin una lucha que sería deseable se mantuviera dentro de los cauces legales. Y por supuesto, la lucha por los normalistas debe seguir; la exigencia de que los devuelvan vivos sigue siendo la consigna: ¡que se vayan todos!

 

 

Facebook: carlos.anayarosique

Twitter: @anayacar

 

(Obviedades es un ejercicio de reflexión que comparto con mucho gusto no para que estén de acuerdo sino para hacer conciencia e las contradicciones de un régimen… que puede ser cualquier  régimen, no importa el partido, por supuesto)

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.