Opinión

La era de la posverdad en tiempos de la guerra mediática

¿Qué sucede cuando la opinión pública responde a los argumentos emocionales sin sustento en los hechos reales y esto conduce a la toma de decisiones?

  • 23/03/2017
  • Escuchar

Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad.

Jean Paul Sartre

 

¿Qué sucede cuando la opinión pública responde a los argumentos emocionales sin sustento en los hechos reales y esto conduce a la toma de decisiones?

 

La respuesta se puede encontrar en los escenarios políticos que se han suscitado en el último año, donde algunos líderes han tomado los reflectores por sus discursos personales basados en el rumor o noticias falsas y que se han beneficiado de ello para alcanzar el poder.

 

De estos hechos hay un término que cobró relevancia desde el año pasado, la posverdad, que refiere a la validez que se les da a las creencias personales por sobre los hechos objetivos para moldear la opinión pública.

 

Con el triunfo de Donald Trump en la carrera a la presidencia de los Estados Unidos, y el Brexit, fueron el contexto que generó un mayor uso de este neologismo, y le valió la palara del año, por el diccionario Oxford. http://bit.ly/2eZ7eQt

 

A razón de amenazas, insultos e ideologías antinmigrantes e islamófobas, las redes sociales y los medios de comunicación entraron como los intermediarios principales para alejar la verdad de la mentira, en muchas ocasiones por las estrategias políticas de Trump que cumplieron su función de posicionar el sensacionalismo o la manipulación de los sentimientos colectivos.

 

Los seres humanos siempre responden a sus creencias personales y emociones, antes que a la objetividad basada en hechos o datos duros. Esto sucede porque reconfiguramos nuestra realidad conforme a la percepción y el entorno que nos atañe.

 

Diversos analistas, teóricos y periodistas aseveran que vivimos en la era de la posverdad, no sólo por lo acontecido en Estados Unidos, también sucede lo mismo en otros países, y el nuestro no es la excepción.

Con el nuevo paradigma tecnológico las discusiones públicas se tornan controvertidas, dado que son en tiempo real, la corroboración de la verdad puede llegar tarde, pero con frecuencia la primera opinión emitida es la que cuenta.

 

Otro efecto que tiene el internet en la formulación de nuestra opinión, es la selectividad de información que hacen automáticamente los buscadores, que arrojan publicidad acorde a nuestras búsquedas, o las redes sociales que sugieren grupos y personas basadas en nuestros intereses personales.

 

Este algoritmo informático también contribuye a que la desinformación se propague con facilidad, y de esto toma ventaja la posverdad política, donde las corrientes partidistas, los candidatos y los funcionarios se sirven de las creencias, los prejuicios y el resentimiento social, en lugar de privilegiar a las cifras, los hechos y los datos concisos.

 

Por lo general, la percepción que se tiene acerca del clima político, emana más por el consenso popular de la mayoría y sacan conclusiones en lo que observan, de lo que en realidad analizan críticamente. En la era de los medios tecnológicos, un twitter puede ser decisivo en el contexto económico global sólo porque ciertas afirmaciones suenan a verdad.

 

Frente a la posverdad, necesitamos aprender a cuestionar y al mismo tiempo a leer desde diversas aristas, con más ciencia, con más humanismo, con mayor veracidad.

 

@OpinionLSR

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

 

> Lee más sobre el autor