Opinión

La elección de 2021 con mayores medidas afirmativas

4 mil 171 candidatas buscan lograr el triunfo electoral en la renovación de los ayuntamientos en disputa. | Fernando Díaz Naranjo

  • 09/05/2021
  • Escuchar

El presente proceso electoral no sólo será el más grande que ha tenido nuestro país por los más de 20 mil cargos de elección popular que están en disputa, sino también, por una serie de acciones afirmativas que tanto el Instituto Nacional Electoral (INE) ha determinado como por las resoluciones emitidas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en favor de los derechos políticos y electorales de toda la ciudadanía.

En este sentido, los partidos políticos, al menos para la elección federal y conforme a los criterios para el registro de candidaturas a diputaciones federales, debieron registrar fórmulas, salvaguardando el principio de paridad de género para atender diversas medidas afirmativas, a saber:

· Población indígena en donde para el proceso electoral en curso los partidos políticos debieron registrar 30 fórmulas conforme a lo siguiente:

o   21 fórmulas bajo el principio de mayoría relativa distribuidos de forma paritaria en las entidades de Oaxaca, 5 distritos electorales (2, 4, 6, 7 y 9); Chiapas 5, distritos (1, 2, 3, 5 y 11); Yucatán, 3 distritos (1, 2 y 5); Veracruz, 2 distritos (2 y 18); Puebla, 2 distritos (2 y 4); Guerrero, 2 distritos (5 y 6); San Luis Potosí ,1 distrito al igual que Hidalgo (7 y 1 respectivamente).

o   9 fórmulas bajo el principio de representación proporcional: 1 fórmula en la primera circunscripción plurinominal; 1 fórmula en la segunda; 4 fórmulas en la cuarta, y 1 fórmula en la quinta.

· Población de la diversidad sexual, que obligó a los partidos a postular 3 fórmulas de personas de este grupo en razón de 2 fórmulas bajo el principio de mayoría relativa en cualquiera de los distritos electorales del país, y una fórmula por la vía de la representación proporcional en cualquier circunscripción dentro de los diez primeros lugares de la lista.

· Población con alguna discapacidad, donde los partidos debieron postular 8 fórmulas de este grupo de personas; 6 fórmulas por el principio de mayoría relativa y 2 fórmulas por la vía de la representación proporcional (en este último supuesto de igual manera dentro de los diez primeros lugares de la lista).

· Población migrante, donde los partidos debieron postular una fórmula de personas migrantes mexicanas residentes en el extranjero en cada una de las cinco circunscripciones dentro de los primeros diez lugares.

Bajo este contexto y de acuerdo con información pública del INE, para la ocupación de los poco más de 20 mil cargos a nivel federal y local en disputa, se registra la participación de más de 35 mil candidatas, un hecho sin lugar a dudas inédito en una elección. A nivel estatal, por ejemplo, 57 candidatas se registraron para competir por las 15 gubernaturas en juego, así como 3 mil 965 candidatas compiten por alguna de las poco más de mil diputaciones en disputa en los 30 congresos locales que se renovarán este año.

Finalmente, 4 mil 171 candidatas buscan lograr el triunfo electoral en la renovación de los 1,923 ayuntamientos en disputa.

Estas acciones que empiezan a salir a la luz pública permiten ver que no solamente en el terreno de la paridad de género en las candidaturas se está logrando una equidad e igualdad, sino también que los derechos políticos y electorales de otros grupos en situación de vulnerabilidad cuentan ya, aunque sea en una proporción menor, con medidas afirmativas que han permitido su inclusión en el terreno político electoral.

Esperamos ahora, que varias de estos grupos de personas logren su cometido con lo que nuestra democracia se verá fortalecida.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.