Opinión

La educación en tiempos de covid

La UNICEF México ha reconocido el esfuerzo y la dedicación de las madres y los padres para apoyar a sus hijos en sus tareas escolares. | César Cravioto

  • 05/04/2021
  • Escuchar

La UNICEF México ha reconocido el esfuerzo y la dedicación de las madres y los padres para apoyar a sus hijos en sus tareas escolares y en el aprendizaje a distancia. El cambio en la rutina ha sido muy difícil para los estudiantes, para los padres y sin duda para los profesor@s.  

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ha preparado una serie de recomendaciones para que este cambio –que aún continúa– sea más transitable para niñas, niños, adolescentes, madres y padres de familia:

Cuidemos la salud emocional de los hijos: Es muy importante que les recordemos que esta situación es temporal y que si estamos en casa es para cuidarnos nosotros y a los demás. 

Es normal que sientan miedo o preocupación, por eso es importante crear espacios donde puedan expresar sus emociones; UNICEF nos recomienda invitarlos a que hablen con nosotros los padres y escúchalos con atención; "si no quieren hablarlo directamente, sugiéreles que lo hagan a través de dibujos o escribiendo en un diario". 

Por otro lado, es recomendable evitar que estén sobreexpuestos a información sobre la pandemia, y que sigan en contacto con sus amigos o con otros familiares, por ejemplo, con llamadas telefónicas o videollamadas en las que se hable de otros temas. 

Establezcan una rutina: Es importante que en familia acuerden horarios para hacer las tareas escolares y que en ese tiempo los padres puedan estar con sus hij@s apoyándoles en lo que necesiten. Los horarios ayudan a que la familia tenga un sentido de normalidad. 

No traten de convertirse en maestro o maestra: La situación es muy compleja y seguramente padres y madres sienten presión para tomar el rol de maestro, pero no se espera que los padres asuman este papel, ni que el hogar se convierta en una escuela; lo que necesitan niñas, niños y adolescentes es el acompañamiento de sus cuidadores en un lugar asignado específicamente para conectarse en casa.  

Revisemos que tengan todo lo necesario: La UNICEF recomienda que los padres de familia revisen el plan de estudios porque no se espera que recuerden todo lo que aprendieron en la escuela.  

Si no saben algún tema específico cuando estén ayudando a sus hij@s con la tarea, recurran a información recomendada por la escuela y a otras fuentes confiables de información. "Recordemos que en Internet hay muchos sitios que no son seguros para niñas, niños y adolescentes, es por eso que la supervisión de los padres es fundamental en estos momentos". 

Por otra parte, la Encuesta de Salud y Nutrición en niñas y niños menores de 12 años durante la pandemia por covid-19 elaborada por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), indica que 88 por ciento de este sector accedió a plataformas educativas, videollamadas o redes sociales, mientras que otro 39 por ciento siguió los contenidos escolares a través de programas de radio o televisión. 

Además se constató que los niños dedican ahora más tiempo a actividades escolares ya que ahora los menores de cinco a siete años invierten más tiempo en sus actividades escolares que en su rutina cotidiana en las escuelas, antes de la emergencia sanitaria.  

Lo mismo ocurre con el 45 por ciento de los niños de ocho a 12 años que deben trabajar para apoyar la economía familiar, situación que afecta, inclusive, a 2 por ciento de los menores de cinco a siete años.

La pandemia sin duda ha traído nuevos desafíos para cada padre y madre de familia; ser padres hoy no es tarea fácil, los retos se han multiplicado, sin embargo; las crisis traen oportunidades, entre otras: el acercamiento y aprendizaje no sólo teórico sino psicoemocional para todos nosotros.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.