Opinión

La edición fotográfica informativa, una conspiración prometedora

El editor de fotografía informativa debe saber de foto, conocer estilos, entender de un fino sentido de oportunidad periodística. | Ulises Castellanos

  • 23/10/2020
  • Escuchar

Es un hecho, frente a la debacle de medios impresos -diarios y revistas- la fotografía documental se queda sin espacios, esto, más la reducción de personal en los departamentos de fotografía en México, la producción se contrajo un 75% de la propuesta visual que se tenía hace apenas dos años. De la devaluación en los salarios de mis colegas, ya ni hablamos.

En términos reales, la cosa está así, sobran fotógrafos y hacen falta editores, y cuando digo editores, pienso en un perfil profesional que prácticamente no existe hoy en ninguna redacción de prensa en México. El editor de fotografía informativa debe saber de foto, conocer estilos, entender de un fino sentido de oportunidad periodística, contar con valores jerárquicos para tomar decisiones en la puesta en página y estar bien pagado. No veo a nadie.

Pero quizá quede uno en activo y ese es Federico Gama, el editor de foto de El Heraldo de México y viejo colega nuestro hace años en la redacción de El Universal. Justo de él es esta foto que hoy les comparto de su serie “Los Iluminados” tomada aquí en la Ciudad de México.

Foto: Federico Gama de la serie Los Iluminados, en la iglesia de san Hipólito, Ciudad de México.

Federico Gama ha sido jurado en distintos concursos de foto y ha impartido cursos y conferencias en universidades como Stanford, la UNAM, la UAM y el Tec de Monterrey entre otras.  Es autor de los libros Historias en la piel (Artes de México 2011); Mazahuacholoskatopunk (IMJuve, 2009) Cholos a la Neza, otra identidad de la migración (IMJuve, 2008), Tinta y  Carne (Cultura Contracultura, 2009) y Migración procesos productivos, identidad y estigmas sociales (UAEM/Juan Pablos Editores, 2010). Cuenta con casi 40 exposiciones individuales y 67 colectivas en México, Italia, Argentina, Brasil, Alemania, China, Estados Unidos, Canadá, España, Portugal, Turquía, Polonia y Bélgica. O sea, si le sabe pues.

Gama es un auténtico documentalista. Lo conozco desde hace al menos unos 25 años y ha sido parte del Sistema Nacional de Creadores en los periodos 2015- 2018 y 2010-2013. Según su propio sitio www,federicogama.com.mx  Federico “ha sido editor de fotografía de diarios y revistas de circulación nacional como El Universal y Diario Monitor, así como colaborador freelance de diversos medios”.  Federico Gama ganó la X Bienal de Fotografía y el premio especial del público en 2002. En 1998 obtuvo el primer lugar en la Bienal de Fotografía de Puerto Rico y en 1999 el Premio Nacional de Periodismo Cultural, Fernando Benítez, y en 1997 fue becario Jóvenes Creadores del FONCA cuando varios andábamos en esas becas.

Así las cosas, Federico tiene precisamente el perfil al que me refiero, es un personaje culto, tiene proyectos y un estilo especial. Recuerdo perfecto que con él inauguramos un suplemento semanal de fotografía que editábamos en el diario El Centro allá por 2007 cuando yo era editor de foto de aquel periódico. Fue justamente con su trabajo de Mazahuacholoskatopunk que le dimos la bienvenida a aquellas páginas que editábamos entonces.

Es por ello, que para nuestro Primer Diplomado de Fotografía Documental lo invitamos a participar con una clase maestra para nuestra segunda sesión de hoy, vía zoom desde la Fundación Elena Poniatowska.

Y el tema no podía ser otro, que precisamente revisar con los alumnos el valor de la edición de fotografía informativa y sus múltiples conspiraciones. Es indispensable que exista una relación de confianza entre los directivos de un proyecto periodístico, su editor y los fotógrafos a su cargo, para que el diario en cuestión tenga la propuesta visual que por ejemplo, hoy tiene El Heraldo de México. Gama es quizá el último de los que quedan en activo, una pena pues por lo demás diarios que optaron por cortar esas posiciones o encumbrar a improvisados. Síganle la pista en Twitter en @FedericoGama o como @federicogama en Instagram

Imagen líquida

Por cierto, en otros asuntos, un artículo de opinión que publicó el NY Daily News provocó indignación entre los fotógrafos de calle. Jean Son, su autora, calificó a la fotografía de calle como "un vehículo de violencia de género en lugares públicos". La autora cree que toda fotografía "sin consentimiento" de mujeres debería ser prohibida y está tomando medidas para fomentar esa ley en Manhattan.

Ella afirma que “Nueva York no puede ser un lugar seguro para las niñas y las mujeres cuando cualquier hombre puede apuntarnos con una cámara y alejarse con nuestras caras y nuestros cuerpos en sus archivos”.

Para la mayoría de los fotógrafos documentalistas, el derecho legal a tomar fotos en lugares públicos es sacrosanto. Si bien una ley de este tipo parece extremadamente improbable, como señala la propia Son, la fotografía en lugares públicos se ha defendido en los tribunales varias veces, incluso cuando el fotógrafo estaba siendo claramente inapropiado, pero sin duda, esto apunta a ser tema para un futuro debate sobre la ética de la fotografía y su relación con la sociedad. ¿Ustedes qué opinan?

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.