Opinión

La doble tragedia Macuspana

Los motivos que realmente orillaron a las autoridades de Macuspana a renunciar masivamente y dejar en desgracia al municipio. | Lourdes Mendoza*

  • 11/12/2020
  • Escuchar

El 1 de septiembre de 2020 el morenista y petista Roberto Villalpando Arias renunció a la presidencia municipal de Macuspana, Tabasco, así como todos los regidores y sus suplentes.

Entre los funcionarios “huyentes”, ah no, perdón, salientes, estaban Concepción Falcón Montejo, esposa de Ramiro López Obrador, y sus parientes Abel Falcón Núñez, Abel Antonio Falcón Falcón y Gerardo Jesús Falcón Domínguez, este último contralor municipal. Inevitable recordar al querido Pompín Iglesias: ¡Qué bonita familia!

Rápidamente, el gobernador Adán Augusto López Hernández presentó un exhorto al Congreso de Tabasco para declarar la desaparición de Poderes y nombrar un Consejo Municipal.

Los ahora exfuncionarios, molestos e indignados por los cuestionamientos de su salida en tropel y acordes a la tradición familiar, no tuvieron la dignidad de explicar las razones que motivaron la huida, ¡perdón otra vez!, salida. Ni mucho menos dieron cuenta de los recursos del municipio, ¡dónde se ha visto, faltaba más!

Algunos medios “conservadores” tuvieron el atrevimiento de señalar que las razones de las renuncias eran hallazgos y desfalcos en las arcas municipales.

Acto seguido, desde la tribuna mañanera vino todo tipo de descalificaciones por parte del presidente Andrés Manuel López Obrador que, montado en cólera, los calificó de “pasquín inmundo” y acusó que era “el caso clásico del hampa del periodismo, según la máxima de que la calumnia cuando no mancha, tizna”.

3 Doritos después

A finales del mismo mes de septiembre y sin mucha publicidad, el titular del Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Tabasco (OSFE), el fiscal superior Alejandro Álvarez González, publicó el resultado de la revisión del ejercicio 2019.

El resultado de las auditorías 2-MAC-19-AS1-FI01, 2-MAC-19-AS2-FI01, 2-MAC-19-AS1-AT01 y 2-MAC-19-AS2-AT01, desafortunadamente contradijeron los “otros datos” de Palacio Nacional, pues resulta que sí hubo malos manejos en 2019 por 48.9 mdp ¡más lo que se acumule de la revisión de 2020!

¿Habrá una disculpa?

¿Los informes publicados por el OSFE serán calificados también como “Pasquín inmundo de la derecha”?

Los desvíos fueron en los siguientes rubros:

•“Aviadores”, que no aparecieron por ningún lado, con sueldos y funciones inexplicables.

•ISR y retenciones de seguridad social que nadie sabe a qué bolsa de papel fueron a parar.

•Desfalco de recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de los Municipios y de las Demarcaciones Territoriales del DF.

• Obras con pagos en exceso.

• Gastos de combustibles que se pretendieron justificar con vehículos descompuestos.

• Pagos por servicios “fantasma” del abogado Raúl López Deantes.

Como parte del proceso de las auditorías, la OSFE dio oportunidad para que los funcionarios del municipio aclararan los importes, pero en lugar de eso algunos se aventaron algunas “joyitas”, como con la que intentaron justificar a los aviadores:

“Los trabajadores observados... realizan actividades que requieren tratamiento especialmente delicado, como lo son la confidencialidad de algunos asuntos que se les encomiendan... la disponibilidad que poseen para trasladarse a los lugares donde sus habilidades y destrezas son requeridas, no importando hora ni lugar, ni la intensidad del caso a resolver... y por otras situaciones parecidas, es que el salario de los trabajadores se ven excesivos… pues como se ha dicho, todos realizan actividades y encargos de naturaleza sensible y confidencial, por lo que no todo mundo sabe su ubicación exacta”.

¿En casos así la UIF fabricará, perdón, investigará los desvíos o nomás es contra personas del interés presidencial a quien se investiga?

Se endeuda al municipio a más no poder

El otro aspecto de las revisiones desnudaron deudas cargadas al erario municipal, por 306.8 mdp, que irresponsablemente los funcionarios que no roban, mienten o traicionan, contrajeron sin aval de la SHCP o el Congreso local.

¿No que la 4T no iba a endeudar más al país?

¿Quién autorizó comprometer recursos sin ton ni son y en qué se aplicaron?

La otra tragedia

La grave situación humanitaria que padecieron los pobladores por las inundaciones causadas por los “errores de cálculos” en los niveles de la presa Peñitas y la cuestionable inundación en zonas pobres de Tabasco, y deleznable decisión de inundar las zonas pobres, adoptada cómodamente desde un helicóptero en medio de las risas de Bartlett, se ha visto agravada y evidenciada aún más con la falta de respuesta de las inexistentes autoridades municipales y la evidente falta de recursos para hacerles frente.

-¿Y el Fonden, apá?

-Era de los neoliberales,

-¡Pero servía!

-aaaaaggggrrrr…

La columna de Lourdes Mendoza Peñaloza se publicó originalmente en El Financiero, reproducida aquí con autorización de la autora.

* Lourdes Mendoza Peñaloza es una periodista mexicana especializada en finanzas, política y sociales, con más de 20 años de experiencia en medios electrónicos, impresos, radio y televisión.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.