Opinión

La desestima

López Obrador desestimó las críticas y comentarios vertidos por su determinación. | Rodolfo Aceves

  • 04/11/2018
  • Escuchar

Los resultados de la consulta popular por la permanencia del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México favorecieron a la propuesta del presidente electo en la Base Aérea Militar # 1 de Santa Lucía con unos 700 mil votos, sobre la permanencia de la construcción en Texcoco que proyectó la administración saliente.

Consulta ciudadana

Esta propuesta de López Obrador no es sacada de la bolsa, sino que fue propuesta de campaña, pero desestimó el costo económico y político que representa.

Horas después de darse a conocer los resultados, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) por conducto de su presidente, Gustavo de Hoyos, dijo desconocer la validez del ejercicio de consulta y pidió al presidente electo continuar con dicha obra en Texcoco.

A esta opinión se le sumó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) lo que abre un frente de cisis con el sector empresarial.

Costos

Al día siguiente el presidente López Obrador salió en conferencia de prensa y felicitó a los ciudadanos que participaron en la consulta, cuyos participantes no llegan ni al 10% del padrón electoral del INE, quien secundó los resultados de una encuesta ilegal, que no está contemplada en norma alguna y realizada con procedimientos de seguridad muy dudosos.

El precio por apoyar y decidirse por una consulta ilegal trajo resultados. El peso sufrió una devaluación y cayó a poco más de 20 pesos por dólar, la cotización de las acciones de las empresas mexicanas de aviación cayeron un 20%, las calificadoras y la comunidad económica internacional mira con incertidumbre la decisión de López Obrador, quien desestimó las críticas y comentarios vertidos por su determinación.

A esta caída en la economía mexicana le falta experimentar el costo que asumirá el gobierno de López Obrador por concepto de indemnizaciones por incumplimiento de obligaciones derivadas de un contrato o licitación, qur quizás el costo se eleve por arriba de lo estimado.

En campaña López Obrador señaló a la construcción del Nuevo Aeropuerto, como una fuente de corrupción que debía extinguirse, por tanto, al asumir el cargo el próximo 1 de diciembre debió haber procesado a los servidores públicos quienes a su juicio han incurrido en actos de corrupción, pero no suspender una obra con impacto en la economía, en inversiones y la competitividad.

¿Crisis?

Esta desafortunada decisión económica y legal trae consecuencias políticas. Primeramente, con la clase empresarial, luego con la clase política nacional y, no menos importante, con la comunidad internacional, ya que el gobierno francés ha salido a descalificar los dichos del presidente López Obrador.

Todavía no ha asumido la titularidad del Poder Ejecutivo Federal y ya tiene su primer gran crisis por desestimar o sobreestimar los dichos de los demás actores que deben compartir el ejercicio del poder.

Faltan temas como seguridad, economía y buen gobierno. La próxima administración no debe desestimar la opinión de nadie.

Una anotación

@racevesj  | @OpinionLSR | @lasillarota