Opinión

La desesperanza por la violencia en los Municipios de la Esperanza

Se requieren políticas públicas integrales para prevenir, atender a las víctimas y sancionar a los perpetradores de delitos. | G. Mauricio Bastién Olvera

  • 19/07/2020
  • Escuchar

Durante los últimos meses el análisis de datos ha ocupado un importante espacio en las conversaciones públicas, principalmente aquellas enfocados en temas de salud. No obstante, es importante considerar otros rubros, como el de la seguridad, para poder después brindar soluciones integrales a problemas que tienen diversas causas. Para ejemplificar lo anterior, en este texto se presenta un breve análisis sobre los datos delictivos (basados en carpetas de averiguación previa), en los municipios que fueron denominados “Municipios de la Esperanza” por estar libres del virus covid-19, pero, como se observa, no así del virus de la violencia.

Antes de entrar a detalle, es importante mencionar que los datos de aquí presentados cuentan con las siguientes características, que son:

1. Volumen: las carpetas de averiguación generan gran cantidad de datos, lo que representa un reto al momento de procesar y analizar

2. Variedad: se registran más de veinte tipos de delitos diferentes

3. Velocidad: estuvieron disponibles días después de haber sido registrados

4. Veracidad: están validados por la autoridad pertinente

5. Valor: brindan información adicional

Es así, que resulta pertinente analizar dos tipos de delitos, clasificados así por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, que son violencia familiar y homicidios. La temporalidad, será durante el mes de abril y se comparará con enero 2020, previo a la entrada en vigor de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Para el delito de violencia familiar, se tiene que en enero se iniciaron más carpetas de averiguación previa, que en abril. Durante enero, en 19 municipios se abrieron dos o más carpetas de investigación por este delito, para llegar a un total de 117 averiguaciones previas (ver gráfica 1). Mientras que, en abril, se presentaron dos o más averiguaciones en 22 municipios y se llegó a un total de 113 averiguaciones en todos los municipios clasificados como de la Esperanza (ver gráfica 2).

Esto, no necesariamente quiere decir que bajó la violencia familiar, sino más bien podría explicarse por la dificultad para las víctimas de ir a presentar una denuncia debido a las medidas de confinamiento y a la falta de opciones por parte de las autoridades para brindar medios digitales para interponer denuncias. Por ello, y en el caso específico de este delito, resultaría pertinente hacer una comparación con las llamadas recibidas por el 911, para así saber si se incrementaron los casos pero no así las denuncias, desafortunadamente los datos de acceso público no están desagregados por municipio.

Para el delito de homicidio, durante enero se iniciaron en 12 municipios dos o más carpetas de investigación por este delito, para llegar a un total de 63 averiguaciones previas (ver gráfica 3). Mientras que, en abril, se presentaron dos o más averiguaciones en 8 municipios y se llegó a un total de 48 averiguaciones previas por homicidio en todos los municipios de la Esperanza (ver gráfica 4).

Si bien estos datos pueden resultar bajos, si se comparan por ejemplo con datos a nivel nacional, que mencionan que durante el mes de abril ocurrieron un promedio de 83 homicidios al día, son cifras que no se pueden obviar y cada una representa no solamente un dígito, mas bien son historias personales y familiares que han sido afectadas por la violencia, todavía más que por el covid-19. Por lo que se requiere de políticas públicas de carácter integral, que permitan prevenir, atender a las víctimas y sancionar a los perpetradores.

Gráfica 1: “Municipios de la Esperanza” en los que se abrieron dos o más carpetas de investigación por el delito de violencia familiar durante enero 2020.

Gráfica 2: “Municipios de la Esperanza” en los que se abrieron dos o más carpetas de investigación por el delito de violencia familiar durante abril 2020.

Gráfica 3: “Municipios de la Esperanza” en los que se abrieron dos o más carpetas de investigación por el delito de homicidio durante enero 2020.

Gráfica 4: “Municipios de la Esperanza” en los que se abrieron dos o más carpetas de investigación por el delito de homicidio durante abril 2020.

Gustavo Mauricio Bastien Olvera es maestro en Derecho Internacional Público por la Universidad de Leiden y Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Fue profesor de la Maestría en Cooperación Internacional en el Instituto Mora y profesor titular de Desarme y Organismos Internacionales en la UNAM. Ha trabajado en la Secretaría de Relaciones Exteriores y en la Secretaría de Gobernación de México. Se desempeñó como consultor del área de seguridad ciudadana del Banco Interamericano de Desarrollo en Washington DC y en Honduras. Fue ganador del Premio de la Juventud 2015, otorgado por la Ciudad de México.

____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.