Opinión

La danza del presupuesto según la Cámara de Diputados

Reducciones presupuestales del primer trimestre se concentraron en salud y bienestar. | Adolfo Gómez Vives

  • 19/08/2019
  • Escuchar

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, es un órgano de suma importancia, puesto que sus análisis son referentes obligados para el diseño anual de la Ley de Ingresos y del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF). Por ello, elabora sistemáticamente diversos estudios sobre la evolución del gasto y otros aspectos relevantes de las finanzas públicas.

Un análisis del CEFP intitulado Principales ampliaciones y reducciones presupuestales en los Ramos Administrativos, correspondiente al primer trimestre de 2019, señala varios elementos preocupantes:

En primer término, precisa que aun cuando las dependencias del Ejecutivo federal tienen la atribución de modificar sus presupuestos autorizados, en la mayoría de los casos no reportan al Congreso las reducciones o las ampliaciones que sufren los dineros públicos, por lo que sólo la Secretaría de Hacienda conoce de estas adecuaciones en un primer momento.

En segundo lugar, señala que los ramos administrativos —es decir la oficina de la Presidencia de la República y las secretarías de Estado— registraron un incremento neto en sus presupuestos, del orden de los 8 mil 250.5 millones de pesos durante el primer trimestre de 2019, equivalente a poco menos del presupuesto anual de la Secretaría de Turismo.

En tercer lugar, el informe del CEFP sostiene que en el periodo señalado se observó una reducción significativa en el presupuesto de los ramos «Salud» y «Bienestar».

En el primer caso se registró la reducción de 26 millones de pesos en el “Programa de Vacunación”, lo que podría explicar en parte la no disponibilidad de vacunas triple y doble viral que dio a conocer el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, por más que el presidente de la República haya afirmado que se trata de una “campaña de difamación”.

Otros programas del ramo «Salud» que sufrieron reducciones en sus presupuestos son: “Actividades de apoyo a la función pública y buen gobierno”, con 90 millones de pesos menos; y “Rectoría en Salud”, con 46.2 millones de pesos. Cabe precisar que otros programas del ramo «Salud» recibieron ampliaciones, tal es el caso del denominado “Formación y capacitación de recursos humanos para la salud”, que recibió 103.7 millones más y el programa “Atención a la Salud”, que observó un incremento de 46.8 millones.

El ramo «Bienestar», sufrió decrementos en el programa “Prospera”, pues le redujeron 10 mil millones de pesos. Cabe precisar que éste desapareció en junio pasado y dio origen a la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez.

Asimismo, al programa “Sembrando Vida” se le disminuyó su presupuesto en 769.3 millones de pesos.

En sentido contrario, los ramos «Energía» y «Hacienda y Crédito Público» recibieron las mayores ampliaciones netas. En el caso del primero, su presupuesto fue ampliado en 3 mil 642.8 millones de pesos, equivalente a casi la totalidad del presupuesto de la Cámara de Senadores.

El análisis del CEFP concluye que: “dada la escasa información pública sobre las causas y motivos de esas adecuaciones, se carece de elementos para analizar su pertinencia”.

Sin embargo, queda claro que al gobierno federal le interesa más la ampliación de cobertura del sistema financiero y el tema de la refinería de Dos Bocas, que la salud y el bienestar de los gobernados.