Opinión

La crisis de las vacunas (2a parte)

Conforme avanzan los días, el mundo se introduce poco a poco a las campañas de vacunación como la única esperanza para la guerra contra el covid-19. | Ismael Jiménez

  • 17/02/2021
  • Escuchar

En este momento, existen unas ocho vacunas disponibles, las cuales podríamos calificar de confiables. Pero lo cierto es que, la batalla para imponer una hegemonía de inoculación ha sido llevada al terreno político y geopolítico.

En Europa, los países sostuvieron una ríspida disputa entre la conveniencia o no, de tomar la vacuna Sputnik V, o esperar a que la fórmula de AstraZeneca, ofreciera mayor certidumbre que el 63 por ciento de efectividad que hoy tiene.

La disputa por el liderazgo de las vacunas pasó por la presión y credibilidad de la Agencia Europea de Medicamentos, las autoridades de salud rusas y chinas, y frente a la FDA estadounidense quien se abroga como la única autoridad en el mundo para certificar medicamentos.

Pero la competencia no se limita únicamente a la efectividad de la fórmula, también a la viabilidad logística y rapidez para ser implementadas a la mayor velocidad posible. En este sentido, la vacuna de Pfizer, requiere doble dosis, lo que hace que su aplicación sea un gran reto para los países pobres.

Por su parte, la Sputnik V, de una sola aplicación, permite extender a mayor velocidad la inoculación entre la población. Quizás por ello, el gobierno alemán empujó para que toda Europa adoptara esa vacuna como primera opción ante la emergencia para detener contagios y decesos.

Lamentablemente, las vacunas se ideologizaron y politizaron, contexto que algunos de los rapaces carroñeros de la política y comunicólogos de nuestro país, aprovecharon para atacar al gobierno de la 4T, que busca tener la mayor cantidad de vacunas disponibles para cubrir a la población.

A esos personajes, poco les importó que su estrategia de confusión y desinformación, abonara al número de decesos y contagios. Para ellos, lo importante ha sido y seguirá siendo, mientras dure la pandemia y más allá, machacar la cantidad de personas contagiadas y el inaceptable número de decesos. Aunque la ineficacia y falta de recursos en el sector salud está sustentando en la política de desmantelamiento que los cuatro mandatarios anteriores iniciaron bajo la consigna de privatizar los servicios de salud.

Resulta, que los seudo líderes de opinión, salieron a vociferar que el gobierno utilizará las vacunas como móvil político al inocular primero a las “masas”. Ante el argumento, según ellos, de que el gobierno politiza la vacuna

El punto es que, al merolico que se le ocurrió tan brillante tesis, fue quien realmente politizó el tema de las vacunas, pues ante su agandalle del discurso, sólo se requería utilizar el término para convertir el proceso para combatir a la pandemia, en un botín político, en el que todos se arremolinan para llevar agua a sus molinos. 

Para quienes apelan a las memorias cortas, sería bueno recordarles, que la seudo senadora que despotrica contra la 4T, ocupa ese cargo gracias a los votos obtenidos por MORENA, de otra manera, ésta simuladora de la comunicación, difícilmente habría alcanzado el senado por otra vía. 

Por su parte, al merolico de la información que debió maquillarse el rostro para ganar popularidad, se le olvidó que comenzó alimentándose de las “masas”, esas que hoy trata despectivamente. Se le olvida también, que para ganar el puesto que hoy ostenta, debió mimetizarse con el vulgo recurriendo al albur y el caló popular para convertirse en un promotor de la mediocridad. Pretende suponer, que la masa desmemoriada, no se percató que sus brillantes contenidos televisivos, los fundamento en la misoginia, pues el ancla principal de sus programas fue desaparecer la identidad, la inteligencia, el rostro y la voz de las personas, pues para él, lo que en realidad valía la pena, eran las sinuosas siluetas femeninas que le sirvieron para encumbrarse ante el populacho que hoy detesta.

Tanto la simuladora de noticias, como el merolico misógino, tienen como objetivo primordial, politizar la campaña de vacunación en México, aunque la confusión, cueste más vidas.

Lo que a ellos les interesa, es recuperar o conservar sus privilegios, y por supuesto, no formarse para recibir la vacuna china o rusa, aunque con su hipocresía, quizás tal vez, estén tratando de ocultar que ellos, ya se vacunaron en Estados Unidos

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.