Opinión

La creación de plazas médicas como prioridad en el presupuesto

El aumento en el presupuesto total para el sector salud se concentra en la creación de 18 mil 426 plazas laborales. | Judith Senyacen Méndez*

  • 09/10/2020
  • Escuchar

Para 2021, el presupuesto aprobado para el sector salud asciende a 692 mil 430 millones de pesos (mdp), lo que representa un aumento de 1.8% en comparación con el presupuesto aprobado para 2020. Este incremento es el resultado neto de mayor presupuesto en la Secretaría de Salud, el Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), Pemex y Aportaciones a la seguridad social, así como de recortes en el IMSS, el ISSSTE, Sedena, y Semar.

El aumento en el presupuesto total para el sector salud se concentra en la creación de 18 mil 426 plazas laborales. Con esto, México pasaría de tener 0.55 médicos por cada mil habitantes, a 0.69 médicos por cada mil habitantes. Sin embargo, este nivel sigue siendo insuficiente, ya que el promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) es de 3.5 médicos por cada mil habitantes.

Se plantea la creación de 8 mil 977 plazas laborales en la SSA para las zonas más pobres en 25 hospitales y 9 mil 449 plazas de médicos residentes. Además, se consideran 2 mil 225.9 mdp por basificación de personal eventual de la SSA. De acuerdo con estimaciones propias, para basificar a todo el personal eventual de la SSA se requieren 18 mil mdp.

Por otro lado, el presupuesto deja de lado el gasto de inversión y de infraestructura en todos los subsistemas de salud, ya que este alcanza su valor más bajo desde 2013, al pasar de 4 mil 893 mdp en 2013 a mil 925 mdp, lo que representa una contracción de 60.1%. Cabe recordar que el gasto en infraestructura puede ser destinado, entre otras cosas, a la construcción y mantenimiento de instalaciones sanitarias, así como de equipo médico.

Las reasignaciones del gasto en salud, de manera general, se concentran en aumentos a servicios personales y al pago de servicios profesionales, científicos y técnicos, y en recortes en subsidios, materiales, equipo e infraestructura. A pesar del incremento en el presupuesto de salud, México mantiene una brecha presupuestaria de 3.2 puntos del PIB, lo que dificulta el avance hacia la equidad de los servicios de salud y su acceso. 

La consolidación de un sistema de salud universal y que cuente con los recursos necesarios para incrementar la cobertura universal en términos que van más allá de la afiliación, por ejemplo en cuanto a paquetes de servicios que brindan, en recursos económicos y en términos de calidad se mantiene pendiente, aún con la existencia del INSABI.

*Judith Senyacen Méndez

Coordinadora de Salud y finanzas públicas. Obtuvo una maestría en Administración con especialización en Finanzas Corporativas en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y licenciada en Economía por la misma institución. Ha cursado estudios de Evaluación Social y Económica de Proyectos en el ITAM, Model for Evaluation of Financing Options de la International Atomic Energy Agency (IAEA) y de Economía de la Salud en el INSP. Tiene experiencia en evaluaciones socioeconómicas de proyectos públicos. Se incorporó al CIEP en julio 2016 y se desempeña como coordinadora del área de Salud y finanzas públicas. Le interesa contribuir a un México donde la salud sea un igualador social y no un perpetuador de inequidades.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.