Opinión

La Corte irresponsable

La resolución de la Corte evidencia que la corrupción ha llegado a los niveles más altos en la historia de México.

  • 02/11/2014
  • Escuchar

La decisión que ha tomado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el sentido de negarle a la ciudadanía el derecho a ser consultada sobre la llamada reforma energética es en extremo irresponsable y constituye una provocación más en un escenario nacional dominado por la violación a los derechos humanos.

 

La determinación de la Corte es completamente anticonstitucional, violenta el derecho, violenta la justicia y desconoce los derechos de los ciudadanos. No tiene asidero en nuestra Constitución, no tiene respaldo jurídico. Por lo demás, tiene consecuencias políticas, económicas y sociales devastadoras.

 

Con esta resolución lo que se hace es ayudar a que la cúpula del poder económico y político del país se pueda robar 100 mil millones de dólares al año. Es una decisión que tiene por efecto el saqueo de las riquezas de todos los mexicanos.

 

Los ministros de la SCJN no se comportaron a la altura de la dignidad que se supone debe tener un miembro de un poder del Estado, sobre todo del que está encargado del control constitucional y de la justicia en el país.

 

Esta decisión provocará más polarización social en México ya que significa obstruir todas las válvulas de conducción institucional del descontento de la población. Los ministros de la Corte  al igual que al gobierno federal y que los legisladores que votaron a favor de estas reformas, son responsables del agravamiento de la situación nacional, son responsables de la descomposición económica, política y social del país. Lo que han hecho con estas reformas es sembrar tempestades y la SCJN se ha hecho cómplice.

 

Por lo demás, el argumento con el que la SCJN busca evitar el ejercicio de este derecho es mezquino. ¿Por qué? Porque en ningún momento podría hacerse ninguna consulta sobre ningún tema. Con el argumento de la Corte no puede haber consulta de nada porque todo tendría que ver con algún tema de presupuesto.

 

Vale decir que Morena nunca solicitó que se hiciera una consulta sobre el régimen fiscal de Pemex. Nunca solicitó que se hiciera una consulta sobre el monto de ingresos que la industria petrolera privada o pública tuvieran que aportar al fisco. Lo que se planteó es una consulta sobre la intervención o no de los particulares y esto es independiente del régimen fiscal que pueda existir.

 

Por lo tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación incurre en un engaño a toda la población al hacerle creer que no se puede hacer la consulta porque se planteó una materia prohibida por la constitución.

 

La resolución de la Corte evidencia que la corrupción ha llegado a los niveles más altos en la historia de México. Que los ministros cobren siete millones de pesos al año corresponde con la aprobación de las resoluciones más indignas y más inconstitucionales en la vida de ese órgano. Esto no es nuevo pero  hemos llegado ya al límite.

 

Pese a este duro escenario es importante que la ciudadanía no deje de luchar por sus derechos. La apatía, el derrotismo y el conformismo son el principal aliciente de la impunidad para el poder político.

 

Los procesos de cambio son largos. A veces duran generaciones pero al final triunfan. Así nos lo muestra la historia nacional: Morelos nunca se desanimó y al final triunfó su causa. Lo mismo ocurrió con Juárez, Flores Magón, Francisco Villa y Emiliano Zapata.

 

Más tarde que temprano va a haber un cambio para bien en México y este sistema injusto y cruel será abolido por la vía pacífica.

 

@martibatres

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.