Opinión

La corrupción de Santa Lucía

¿Qué tan cierto es que 100 de 400 camiones que se utilizan en la construcción de la Base Aérea de Santa Lucia son propiedad de militares? | César Gutiérrez

  • 14/01/2020
  • Escuchar

La denuncia realizada por el vocero de la Confederación de Sindicatos Unidos para la Transformación de México Juan Ortiz, quien declaró públicamente que 100 de 400 camiones que se utilizan en la construcción de la Base Aérea de Santa Lucia son propiedad de los Tenientes Coroneles del agrupamiento de Ingenieros de combate, de apellidos Abreu, Vargas y Calderón, es sumamente delicada y pone en entredicho la honorabilidad de toda la Secretaría de la Defensa Nacional. De ser cierta esta información, dará la razón a sus detractores y críticos y será utilizada como bandera por los opositores del presidente y de la 4T.

¿Pero qué tan cierto puede ser lo dicho por Juan Ortiz, vocero de la confederación de sindicatos unidos para la transformación de México? No presenta una sola prueba, y aun así la información que difunde traerá como consecuencia el inicio de carpetas de investigación en la Fiscalía General de Justicia Militar, en la Fiscalía General de la Republica, y en la Auditoria Superior de la Federación. No cabe duda que será una buena prueba para la recién creada Fiscalía Especializada en combate a la corrupción. Todas estas instituciones tendrán como principal objetivo investigar si es cierto que algunos jefes militares han utilizado la posición de privilegio que tienen en la construcción del nuevo aeropuerto para obtener beneficios económicos personales. Esto puede ser sumamente grave, ya que ¿cómo podrían estos jefes militares utilizar esta posición de privilegio sin el conocimiento de sus superiores? Estamos hablando del titular de la Dirección General de Ingenieros de combate, del Director General de Administración de la SEDENA, del Comandante de la Zona Militar, del Comandante de Región militar, del Oficial Mayor de la SEDENA, del Subsecretario de la SEDENA y por supuesto que del Titular de la Secretaría de la Defensa Nacional Gral. De Div. D.E.M., Luis Cresencio Sandoval González, ya que dentro del gremio militar se sabe que no se mueve la hoja de un árbol dentro de una instalación militar sin que lo sepa su titular.

La denuncia que hace en diferentes medios de comunicación Juan Ortiz, tendrá que hacerla por los medios legales correspondientes, pero aun así deja ya una mancha en el personal militar, ya que -como vuelvo a mencionarlo- no presenta una sola prueba de su dicho. Desafortunadamente los ingenieros militares y la SEDENA han tenido un pasado oscuro en las últimas construcciones que han realizado, como la barda perimetral del aeropuerto de Texcoco y Puebla. En este caso se comprobó, por una investigación periodística que tuvo que ser retomada por la autoridad, que los precios de las construcciones realizadas fueron hechas con un sobreprecio de (1000%) un mil por ciento del valor real, con empresas fantasmas y que beneficiaban a algunos cercanos a los mandos militares; pero que jurídicamente hablando, no hemos visto a nadie detenido o llevado a juicio por dichos fraudes a la nación. Además, se ha demostrado que con el falaz argumento de cuidar la imagen de la Secretaría de la Defensa Nacional, personajes como los mencionados, quedan impunes de los delitos que se cometen y que afectan no solo al país y a la institución más respetada por todos los mexicanos junto con la Armada de México, afectan a sus hermanos militares, a sus oficiales y tropa que son los que realizan el trabajo sin descanso para dar cumplimiento a las órdenes dadas por sus comandantes.

No podemos dejar de lado que en estos tiempos de redes sociales y fake news, es muy fácil hacer declaraciones y acusaciones sin sustento. Sale mucho más rentable difamar sin pruebas a quien consideramos incómodo a nuestros intereses, aunado al hecho de que los enemigos y rivales del cambio de régimen, utilizarán cualquier noticia sin sustento para golpear al adversario político. Por eso, es relevante que la misma Secretaria de la Defensa Nacional de muestra de su honestidad y la de sus subalternos, ya que esto no es nuevo.

Recordemos que los intendentes tienen autorizado un presupuesto para los alimentos del personal militar por medio de las raciones, y que utilizan ese presupuesto a placer, comprando muchas veces los alimentos más económicos para poder obtener un beneficio económico con dichos ahorros. De ahí nace el famoso monstruo, aquella carne que nadie sabe qué es, de color verduzco y olor dudoso, que lleva años congelada, pero que por ser económica todos aquellos soldados del equipazo, y dignos del bolillo de oro, lo comen como el mejor de los manjares.

De igual manera, la autorización de los casinos militares cuyo objetivo es que el personal militar tenga una tienda donde comprar lo más básico y elemental, se han convertido en la caja chica de los comandantes de unidad, ya que no existe nada más caro en todo el país que los casinos militares, de ahí que la mala alimentación dada por el intendente, da beneficios a los casinos militares ya que el soldado siempre estará hambriento, y más con la posibilidad del gancho (fiado) terminará empeñando toda su quincena por poder alimentarse correctamente.

Por situaciones como estas que pasan todos los días en las unidades militares, mismas que jamás son investigadas o en caso de serlo son toleradas, puedo afirmar que cualquier casino de una unidad militar sencilla como un batallón o regimiento deja ganancias al comandante por cerca de $120,000.00 (ciento veinte mil pesos 00/100 M.N.), si contar lo que se lleva el casinero lo cual no baja de $50,000.00 (cincuenta mil pesos 00/100 M.N.).

¿Quién creen que paga todo ese dinero? obvio la tropa y los oficiales, en menor medida los jefes. Estas prácticas hacen que se crea que el personal militar puede hacer negocios al auspicio de su grado y puesto. Si bien no hay una sola prueba aportada por el vocero de la Confederación de Sindicatos Unidos para la Transformación de México, Juan Ortiz, -pero con la imputación hecha-, será obligación de la Secretaria de la Defensa Nacional, hacer una investigación seria y profesional sobre este y otros casos que se denuncian, ya que se cuestiona su capacidad para construir aeropuertos, edificios y construcciones civiles; ahora aunado a la posible corrupción de sus elementos para obtener beneficios económicos, es la combinación perfecta para tratar de desacreditarlos. Incluso el presidente de la Republica y comandante supremo de las fuerzas armadas ha reconocido que los que más han trabajado hombro con hombro con él son las Fuerzas Armadas Mexicanas.

Veremos si el General Secretario ordena una investigación seria y profesional o solo queda como la investigación a Manuel Bartlett.