Opinión

La constitución no da consejos

México requiere saber qué está sucediendo en su interior para comprender el punto central de las historias siniestras de la historia moderna. | César Gutiérrez

  • 26/05/2020
  • Escuchar

México requiere saber qué está sucediendo en su interior para comprender el punto central de las historias siniestras de la historia moderna. Los exfuncionarios que han tenido la honradez necesaria han dimitido en vez de seguir mintiendo al ejecutivo sobre un viaje sin retorno. La curva del aprendizaje no logró ser superada para hacer crecer a México en su sistema económico, sistema de salud, mejora del gasto público y en la seguridad pública para bajar los índices de los problemas sociales. Se ha ido creando un escenario caótico a nivel internacional. Ante esa falta de resultados y la alta burocracia administrativa, se ha generado como consecuencia el malestar general con tantas justificaciones y culpabilidades. La esperanza que el pueblo mexicano esperaba no ha podido llegar. 

Todos los funcionarios públicos que reciben su retribución de nuestros impuestos deben comprender que trabajan para los mexicanos, nosotros no somos adversarios ni enemigos, somos ciudadanos y se les exige trabajo, así de simple. Es necesario que cumplan lo establecido en la constitución y su deber de proteger el interés público y social de todos, y dejar de lado que solo a mis enemigos la ley y a mis cuates consideraciones y justicia. (Debe quedar muy claro que NO defiendo a ningún corrupto NI gobiernos de sexenios pasados). México requiere que el sistema federal de los tres poderes comience a funcionar para brindar ORDEN, PAZ Y JUSTICIA. 

Los funcionarios deben comenzar a dar resultados, es necesario que dejen el uso de simulaciones, muchas problemáticas solo están siendo justificadas y minimizadas. Por ejemplo, se menciona que ha bajado el índice delictivo y los delitos de alto impacto, pero ligeramente, también se menciona que existe un ahorro estimado de $84,333,270,576, en el mercado ilícito de combustibles (PEMEX), pero no incluye el siguiente planteamiento que respalde la cifra. ¿Cuántas carpetas de investigación y detenidos están siendo procesados por delitos cometidos en materia de hidrocarburos?, ¿cuánto ha bajado el costo del daño patrimonial en la reparación de tomas clandestinas y los sistemas de medición vandalizados?, ¿cuánto se ha reducido en la desviación volumétrica que no llega a los tanques verticales?, por lo que el informe solo trata de justificar un raquítico trabajo con cifras estimadas. Por la simple lógica que, si ya no pueden robar hidrocarburos, se comienzan a disparar otros delitos como el robo, la extorsión y el secuestro por parte de los delincuentes.

Sin embargo, todo tiene una razón de ser, existen diversos asesores políticos vestidos de bufones y arlequines, quienes están creando sus propios monopolios respaldándose con la imagen del ejecutivo. Esta hambruna de poder (en puestos, cargos o comisiones) ha generado aún más el clientelismo a bajos niveles. Hacen un uso extensivo de diversas ocurrencias mentales para tratar de inventar un caballo, pero solo han conseguido crear una quimera socialista que no podrá sobrevivir contra la libertad y el trabajo arduo del día a día de los mexicanos honrados que se soban el lomo trabajando, que no andan de traje y cuello blanco. Esos entes buscan implementar sogas en la sociedad mexicana, sin embargo, ellos sí pueden ostentar ropa y calzado de marca, viajes, estudiar en escuelas privadas y realizar sus compras en tiendas departamentales ignorando la austeridad franciscana y la elevación espiritual de la 4 T. 

Existe además, una mezcla perversa de naturalizados radicales (apátridas extranjeros) que han vertido todas sus frustraciones con ideales de corte socialista, fascista, nazista y comunista, ellos son quienes alimentan la psicopatía del fantasma neoliberal en los medios de comunicación, programas de tv y redes sociales, generando mucho odio y división entre los propios mexicanos. De ahí radica una severa traición a la patria por estos sujetos ya que incluso, defienden dictaduras de los regímenes chavista y sandinista, como quedó establecido en los acuerdos que fueron parte en la reunión anual del Foro de São Paulo en La Habana, Cuba en el año 2018. En su insensatez y doble moral crean una utopía con doctrinas y corrientes de Paul Joseph Goebbels, Fidel Castro, Chávez y Maduro, que conlleva a regímenes autoritarios contrario a las libertades individuales y colectivas. 

No debemos perder de vista que, en un futuro muy cercano, los partidos políticos que están aprobando las reformas en contra de México, pasen la misma vergüenza de los alemanes al ser llevados para que vieran las atrocidades del régimen nazi en los campos de exterminio. Ya que serán culpables de comisión por omisión por ser cómplices de una maquinaria de ideales extranjeros dedicada a desgraciar el patrimonio de la nación.

Yo estoy a favor de una transformación para mejorar al país y lo he venido exponiendo con breves análisis, para que los expertos tengan otra opinión, que no es en contra del cambio como lo han querido manejar algunos bufones, más bien, es ¿qué podemos hacer con esa realidad para buscar mayores soluciones?, evitando los autogoles, balazos en el pie y quedar mal parados ante el pueblo de México. Es necesario que se denuncien los abusos y corruptelas de los malos funcionarios. De no atenderse las problemáticas, se comenzarán a convulsionar los campos económico, político, social y militar como consecuencia de los datos maquillados, los problemas sociales no han sido atendidos y aumentarán una vez que se levante la contingencia, situación delicada para el desempeño de las fuerzas armadas en temas de seguridad interior y seguridad pública

Por último, es importante analizar que los próximos meses serán los más complicados en lo que va de este sexenio, ya que la recesión económica, la falta de empleos, la necesidad urgente de llevar el gasto a la casa y la polarización mezclada con la desesperación, creará una nueva problemática, que será un incremento en la tasa de delitos y violencia, el más común será el robo en sus diferentes modalidades. Esto como consecuencia de la necesidad de tener lo mínimo necesario para cumplir con las necesidades básicas de la casa, la familia, los hijos, los padres y en general, hay que mantener a la familia. Ese fenómeno creará un gran número de nuevos delincuentes que en un intento desesperado por poner comida en la mesa, incursionarán en un mundo que no conocen, que no es el suyo, que caerán en la tentación, más por necesidad que por gusto, pero que tendrá a las autoridades encargadas de la seguridad pública muy ocupadas en prevenir y perseguir estos delitos.

El problema mayor será, que todos estos nuevos primo delincuentes no tienen la experiencia del delincuente profesional, el que comúnmente se dice que ya se la sabe, por lo que veremos personas nerviosas, sin experiencia intentando pasar por ladrón, sicario, extorsionador, etc y etc. Lamentablemente, analizo que habrá consecuencias fatales ante este nuevo fenómeno, ya que la mayoría de los ciudadanos estarán con la zozobra, y al pendiente de no ser víctima de estos nuevos delincuentes: Considero que habrá hartazgo de la ciudadanía, lo que traerá como consecuencia excesos del nuevo delincuente ante el temor de ser detenido y su falta de experiencia, lo que traerá como consecuencia que las víctimas opongan resistencia, lo que podría terminar en violencia y asesinatos; así como también podría haber linchamientos públicos contra estos nuevos delincuentes que orillados por las circunstancias y necesidades incursionan en la delincuencia sin más experiencia que la necesidad. 

Veremos muy activa a la Guardia Nacional, al Ejército y a la Marina, cumpliendo con el mandato presidencial, serán ellos quienes llevarán la carga de prevenir esta nueva ola de delitos, que realizarán muchos delincuentes inexpertos, siendo otro más de los retos a lo que se enfrentarán durante estos años por venir, y como dice el refrán, más lo que se acumulen en estos días. 

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.