Opinión

La constante negación

Al que no está a favor de AMLO está mal, en una narrativa de contraste se le desacredita y se le resta importancia. | Julio Castillo López

  • 31/07/2019
  • Escuchar

Un país y un gobierno son tan fuertes como sus instituciones. Son la garantía de que más allá de las personas la memoria colectiva es lo que mantiene la identidad de un país. No son necesariamente públicas, pero muchas lo son, no son necesariamente serias pero la mayoría lo son. Es tan importante cuidar los instrumentos que nos otorgan información fidedigna, como a los organismos encargados de cuidar la democracia o la transparencia o a los medios que nos informan o incluso a las instituciones que allende nuestras fronteras le dan un lugar a México con y frente a los demás países.

Hoy, México es ejemplo internacional de ataque a las instituciones y a las verdades y mientras nuestro gobierno insiste en sus “otros datos” cada día es más preocupante el constante ataque a las instituciones. Algunos ejemplos de ello:

· En este espacio hablé recientemente de los ataques de López Obrador al FMI y de cómo había cambiado su posición de colaboración en sólo dos meses; la razón del cambio fue que el FMI bajó su pronóstico de crecimiento para México… por eso la misma Presidencia de la República que en mayo reconocía a la institución como un baluarte de la economía mundial hoy la reta a debatir en una escena ridícula.

· Hay una preocupación internacional creciente por escenas y declaraciones del presidente López Obrador sobre la prensa. Desde los calificativos como “prensa fifí” y hasta a calificar de “conservadora” (uno de los extraños términos que usa peyorativamente el presidente -sin tener mucha idea del significado-) a la revista Proceso… misma revista que antes elogió.

· La semana pasada después del sospechoso despido de su director, también fue receptor de ataques el Coneval, que se encarga de medir el funcionamiento y éxito de los programas sociales. La amenaza directa de López Obrador fue cerrarlo por no servir… en un momento en el que el gobierno presume de grandes programas sociales atacar a la institución que mide su efectividad resulta sumamente sospechoso… ¿no será que a casi un año de gobierno se están dando cuenta que los programas sociales no están funcionando mas que para hacer clientelas electorales y antes de que se los comprueben quieren desacreditar a quien debe medirlo?

· También se suman a las descalificaciones del presidente López Obrador la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, el Banco de México, su propia Secretaría de Hacienda y Crédito Público, las calificadoras internacionales, la prensa que no lo alaba, al Secretario de la OCDE, etcétera, etcétera, etcétera.

Hay una verdad evidente en todo esto… el que no está a favor de López Obrador está mal y en una narrativa de contraste se desacredita y se le resta importancia. Pero la realidad es abrumadora y por mucho que repitan que las cosas van “requetebién” es evidente que cada día están peor en los temas más sensibles como salud, seguridad y economía, es más importante empezar a dar resultados que seguir confiando el futuro de México a la retórica y a la capacidad de engañar.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.