Opinión

La cita con el juez Brian M. Cogan

¿Toneladas de información en su contra? | Fred Álvarez

  • 23/01/2020
  • Escuchar

En la mañana martes 21 de enero de 2020 se concretó la cuarta audiencia en contra de Genaro García Luna (GGL), un mes y días después de que fuera detenido en Grapevine, Texas. Desde entonces el imputado ha tenido un terrible encarcelamiento, sobre todo en Brooklyn, donde a decir de su defensa ha sido retenido con medidas inusuales de seguridad ya que pasa hasta 23 horas al día en aislamiento total.

García lleva ya casi dos meses detenido, en ese tiempo ha pasado por dos cortes, tres jueces y dos abogados, uno de ellos de oficio.

En el inter se han generado muchos comentarios en medios, la mayoría lo han criminalizado, sin respetar la presunción de inocencia.

En México la FGR abrió carpeta de investigación en su contra y la UIF le congeló once cuentas bancarias sin un debido proceso.

No sabemos si es culpable o inocente o si llegará a algún acuerdo con la fiscalía, anteayer dijeron que no.

En términos beisboleros apenas vamos en la cuarta entrada, leamos:

Primera entrada: miércoles 4 de diciembre

La justicia presentó cuatro cargos de narcotráfico y conspiración en su contra ante la Corte de Brooklyn. El fiscal Richard P. Donoghue solicitó se dicte una "orden de detención permanente" contra el mexicano por considerar que representa un grave riesgo de fuga, y que de huir a México, podría ser protegido por el Cártel o por "funcionarios de alto rango".

García Luna llegó a su primer cita esposado de pies y manos resguardado por alguaciles; iba vestido con jeans y un suéter Hugo Boss. Respondió entonces brevemente a través de un intérprete las preguntas que se le hicieron, sin embargo, renunció a su derecho a una audiencia de identificación en espera a la audiencia de fianza programada para dos semanas después.

Segunda entrada: martes 17 de diciembre

Ese martes GGL llegó acompañado de su abogada Rose Romero, vestido con uniforme naranja y esposado de manos y pies. La audiencia duró 15 minutos y el imputado estuvo de acuerdo en que su caso se traslade a Brooklyn. No quiso recibir asistencia consular.

El juez David Horan de la Corte en Dallas le negó el derecho a fianza por temor a que pudiera escapar hacia México; días después fue trasladado a Nueva York.

El inculpado renunció su derecho a audiencia, por lo que no hubo la tan esperada declaración de culpable, inocente, o no culpable.

Para alguno estábamos presenciando "el segundo juicio del siglo", similar al de Joaquín Guzmán que duró cuatro meses; fue un gran espectáculo.

¡Ah! en esta audiencia estuvieron presentes su esposa y sus dos hijos,

Tercera entrada: viernes 3 de enero

GGL compareció ante la jueza Peggy Kuo y ahí se declaró no culpable de los cargos que se le imputan; estaban presentes en la audiencia los fiscales Ryan Harris y Erin Reid, el abogado de oficio César de Castro, su esposa e hijos.

La comparecencia duró 5 minutos, iba con esposas en las manos y grilletes en los tobillos. Se veía mal "pálido y un poco desaliñado apareciendo en una sudadera gris y pantalones caqui. Su esposa y sus dos hijos estaban en la audiencia, su hijo golpeando su pecho contra él", tuiteó el periodista del NYT Alan Feuer en su cuanta de Twitter, presente en la sala.

"Los fiscales sugirieron que están trabajando para resolver el caso sin ir a juicio, aunque eso es bastante rutinario para asuntos penales. La próxima audiencia es el 21 de enero", escribió el periodista del Times.

Con esa información consideramos que no habría juicio y que habría negociación, algo común en EU.

El abogado penalista mexicano Octavio Martínez me comentó que el indiciado "podría aceptar un plea bargain (léase acuerdo de culpabilidad), La declaración de no culpabilidad previa es normalmente una estrategia para una mejor negociación, y considera que el caso no llegue a juicio oral.

Cuarta entrada: martes 21 de enero:

Los primeros en llegar a la cita fueron integrantes de la fiscalía minutos más tarde llego el abogado defensor -no el despacho que pensamos- sino César de Castro, abogado de oficio que se acomodó frente a la fiscalía; en la parte posterior estaba la persona quien trazó el boceto para ilustrar el caso debido a que no se permite el acceso de grabadoras, cámaras, computadoras y celulares.

A las 9:50 horas el imputado ingresó a la sala, iba vestido con una camisa corta y pantalón beige, traía las manos atrás pero sin esposas. Lucía delgado, con el cabello cortado y peinando perfectamente; se veía bien, diferente a como lo vieron en la audiencia pasada cuando acudió con la jueza Kuo.

Por cierto, esta vez le asignaron a la defensa una mesa por lo cual GGL pudo permanecer sentado, no llegaron los familiares.

Y justo a las 10 horas se vio entrar al gran juez Cogan nos dicen que de inmediato los presentes se pudieron de pie como lo marca el protocolo.

Durante la audiencia García Luna permaneció callado.

La audiencia finalizó 11 minutos después, sin nada; las decenas de periodistas esperaban el momento para trasmitir la información. Nada aún.

El juez determinó programar una nueva audiencia para el 2 de abril y otorgó a la fiscalía 30 días para acreditar las "toneladas" de evidencia que aseguran tener.

El abogado de oficio expuso ante el juez que su defendido ha sido retenido con medidas inusuales de seguridad, argumentó que no ha habido tiempo suficiente para reunirse con él; señaló que el bloqueo de sus finanzas no le han permitido lograr una defensa legal adecuada.

Precisó que la salud de su defendido es buena y está optimista de poder librar las acusaciones en su contra.

Comentó a los periodistas que su cliente niega los cargos y no está en estos momentos negociando ninguna declaración de culpabilidad; "el señor García Luna tiene muchas ganas de combatir estas acusaciones'', añadió.

Y entonces el acuerdo que se filtró a medios el 6 de enero? ¿Hubo cambios de planes de la fiscalía? ¿Qué pasó? ¿Las cosas cambiaron? ¿O es parte de la estrategia?

¿Qué sigue?

Que la fiscalía presente las toneladas de información en su contra, y la otra que el imputado entregue información que tiene guardada en su celular, su computadora y otros dispositivos electrónicos.

La evidencia es que GGL no tiene una defensa adecuada debido a que sus recursos han sido congelados.

Había trascendido que el despacho de abogados que defendería al exfuncionario mexicano era "Quinn, Emanuel, Urquhart & Sullivan", una de las firmas más importantes de EU con sede en Los Ángeles, California.

Son despachos que cobran mucho, en el caso de Guzmán Loera se tardaron en concretar la defensa que costó millones.

Jorge Fernández comentó ayer en su columna de Excélsior que de no negociar con las autoridades "García Luna tendría, efectivamente, que declararse culpable de por lo menos uno de los cuatro delitos de los que se le acusa.", el delito menor "haber mentido cuando hizo su solicitud de naturalización, respecto a la pregunta de si había tenido tratos o relación con personajes del crimen organizado, un delito menor".

Agrega que ello abriría la puerta para negociar y evitar el juicio. De no hacerlo así estaríamos ante un juicio complejo "que tampoco querrían las agencias de ese país", señaló

Hay demasiados secretos en juego, señala Jorge y coincido.

Pero si GGL "es cercado por los fiscales, no tendrá otra opción: ir a juicio y recurrir a todo para demostrar, si puede, su inocencia. Y abrir, muy probablemente, la caja de Pandora".

Sería durísimo

Llama la atención que las toneladas de información surgieron justamente dos días después de la visita del fiscal norteamericano William Barr.

Veremos qué pasa en la quinta entrada el 2 de abril.

El caso García Luna a Nueva York/ Fred Álvarez, LSR, 19 de diciembre de 2019