Opinión

La capacitación en tiempos de pandemia

La capacitación electoral a distancia será una medida que eficiente estos procesos electorales. | Carla Humphrey

  • 10/07/2020
  • Escuchar

La pandemia originada por el covid-19, de la que desafortunadamente podremos escapar hasta que exista una vacuna, ha puesto en evidencia la necesidad de que las autoridades electorales hagan uso de las tecnologías de la información y comunicación para llevar a cabo sus funciones, entre otras, las que corresponden a los procesos electorales.

Implementar sistemas informáticos en las tareas electorales no implica únicamente la votación electrónica. Son muchos los procesos y actividades que se beneficiarían del uso de la tecnología. La capacitación electoral es uno de estos campos.

Las acciones realizadas por las autoridades administrativas electorales en todo el país resultan fundamentales el día de la jornada electoral. La instalación de las casilla, el inicio de la votación, el cierre, el escrutinio y cómputo, la publicación de resultados y la entrega de los paquetes electorales dependen, en gran medida, de la capacitación con la que cuentan las y los integrantes de las mesas directivas de casilla.

Si bien en México el proceso electoral 2020-2021 comenzará en menos de dos meses, los procesos electorales de Coahuila e Hidalgo reiniciaron después de que fueron suspendidos por la emergencia sanitaria. Habrá elecciones en nuestro país en los próximos meses por lo que una función central consiste en llevar a buen puerto la capacitación electoral.

Una vez insaculada la letra del apellido paterno y el mes de nacimiento de las y los electores, las autoridades electorales se encuentran frente al reto de buscar a cada una de las personas seleccionadas y capacitarlas para que se conviertan en funcionarios electorales. Este trabajo implica el contacto directo con las y los electores por parte de las personas funcionarias de los órganos electorales encargadas de la capacitación.

La emergencia sanitaria ha puesto en pausa las formas tradicionales de trabajo, sin embargo, impone a las autoridades el reto de seguir cumpliendo con sus funciones a distancia. Para cumplir esta meta, la tecnología es la única aliada. Las autoridades electorales cuentan ya con distintos materiales digitales para llevar a cabo la capacitación, pero siempre con el contacto directo con las personas que estaban siendo capacitadas.

Otros países han recurrido a mecanismos alternativos para capacitar a sus funcionarios. En Perú, por ejemplo, se diseñó una aplicación móvil para realizar la capacitación y en otros países se utiliza con éxito la capacitación vía internet. 

Hasta que nuestra salud no esté en riesgo, las autoridades están obligadas a proveer a la ciudadanía de mayores y mejores instrumentos para el ejercicio de sus derechos. La capacitación electoral a distancia será una medida que eficiente estos procesos, que permita a los y las ciudadanas determinar el mejor momento para capacitarse e incluso repasar diversos temas las veces que sea necesario. La retroalimentación con las autoridades será vital para asegurar una adecuada capacitación de nuestras funcionarias y funcionarios electorales.

Cuando las condiciones sanitarias mejoren en el mundo, tendremos otra forma de realizar nuestras funciones. Es posible conseguir beneficios de esta pandemia si vemos los obstáculos como oportunidades para poder hacer las mismas cosas de manera diferente con la idea de contribuir a aumentar la participación ciudadana, acercar a las y los electores con las autoridades así como a eficientar procesos y reducir costos.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.