Opinión

La caída

Así como las grandes empresas de redes sociales se han desplomado, la popularidad del presidente también se está yendo a pique. | José Luis Castillejos

  • 04/10/2021
  • Escuchar

Así como las grandes empresas de redes sociales (Facebook, Instagram, TikTok, WhatsApp) se han desplomado, la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador también se está yendo a pique; y ha quedado graficado en el portazo que recibió en Puebla, por parte de manifestantes.

Cuando nadie lo esperaba en la víspera desaparecieron literalmente del mapa las grandes páginas por donde interactúan miles de personas y se mueven miles de millones de dólares y esto deja la siguiente lectura: Si los todopoderosos monstruos que mueven la vida del planeta caen que no vaya a caer el gobernante de México que un día dice una cosa y otro, otra.

En Huauchinango, Puebla, un grupo de damnificados por el huracán Grace dio portazo en un evento de evaluación de daños que realizaba el mandatario federal en el municipio. 

Esto no es más que el reflejo del agotamiento nacional frente a una errática administración que sigue culpando al pasado de lo que ocurre en el país sin sentarse a trabajar.

La caída de los poderosos motores de las comunicaciones  ocurrió en momentos en que se preparan destapes a nivel mundial sobre casos de corrupción, donde se revela la forma como se ha ido moviendo a paraísos financieros grandes fortunas que evaden el fisco.

Los políticos mexicanos no cantan mal las rancheras y nombres como los de Manuel Bartlett Díaz, especialista en caídas de sistemas, ex secretario de Gobernación, en épocas del priato, y actual director general de Comisión Federal de Electricidad (CFE) son mencionados entre los involucrados en el escándalo de Pandora Papers. Junto con Julio Scherer Ibarra, exconsejero jurídico de la Presidencia; Jorge Arganis Díaz Leal, secretario de Comunicaciones y Transportes; y Julia Abdala Lemus, empresaria, pareja de Manuel Bartlett, el escándalo hace mella en la imagen de la administración de AMLO.

Estos mexicanos están involucrados en Pandora Papers, la filtración masiva de 11.9 millones de documentos a escala global obtenida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Sin posibilidades de defensa, López Obrador debiera deslindarse abiertamente de cualquier negociación subterránea que hayan realizado sus colaboradores para adquirir propiedades o esconder fortunas

El portal Quinto Elemento Lab difundió que unos tres mil 47 mexicanos movieron fortunas a paraísos fiscales con la colaboración de bancos, asesores y despachos legales. 

Y esto ocurre apenas unos días después de que López Obrador recibiera un brutal golpe a su declinante credibilidad de su gobierno.  Jesús Zambrano, líder del PRD arremetió contra el hombre de Macuspana al indicar que la propuesta para considerar al gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, como embajador de México en España es un pacto con el narcotráfico.

A través de su cuenta de Twitter dijo que este nombramiento se debió a causa de la supuesta intervención del crimen organizado en las elecciones a la gubernatura del estado de Sinaloa, en donde el frente ‘Va por México’ fue derrotado por Morena.

“Esa embajada de México en España no tiene otra lectura que el pago por la entrega de la elección al crimen organizado”, relató el perredista pero sin aportar pruebas sobre esa denuncia.

Y así como se han desplomado los portales de Internet, con todo el respaldo tecnológico que tienen detrás, no es difícil que López Obrador -que presume de alta popularidad- también vaya cayendo de la aceptación social.

Si se acrecientan las denuncias contra la corrupción, no es lejana la posibilidad de que se vaya a pique la administración de un hombre que le ha quedado a deber a México al no poder gobernar un país que merecía mejor suerte.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.