Opinión

La batalla por los bosques

La tala ilegal no solo destruye los bosques, priva al país de recursos que podrían utilizarse en su conservación. | Joel Salas Suárez

  • 19/07/2018
  • Escuchar

Los seres humanos enfrentamos uno de nuestros mayores retos: el cambio climático. Lo que está en riesgo es nuestra supervivencia. Si no tomamos las precauciones necesarias, llegaremos a consecuencias como sequias, hambrunas, más desastres naturales, desaparición de ciudades costeras, sin contar el daño que haremos a otras especies. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud entre 2030 y 2050 el cambio climático causará 250 mil defunciones al año. Por esta razón, Al Gore, exvicepresidente de Estados Unidos, sostiene que la batalla contra el cambio climático está a la altura de las coyunturas más críticas del pasado: la abolición de la esclavitud, el sufragio femenino y el fin del apartheid.

Combatir el cambio climático es una batalla moral

Los mexicanos podemos ejercer esta responsabilidad en múltiples frentes. Un aspecto fundamental es la protección de los bosques. Los bosques capturan carbono, generan oxígeno, acumulan fuentes de agua dulce, albergan una gran biodiversidad, previenen la erosión del suelo, moderan el efecto de desastres naturales y son la base del modo de vida de muchos mexicanos. Sin embargo, están en grave peligro. México es el 12° país con mayor superficie forestal, pero cada año perdemos 500 mil hectáreas y, con ellas, todos sus beneficios.

La tala ilegal es uno de los principales agravantes de la deforestación en México. La Procuraduría de Protección Federal al Ambiente (PROFEPA) calcula que entre 30 y 50% de la madera que se produce en México es de procedencia ilícita, pero Greenpeace estima que esta cifra asciende a 70%. Asimismo, el Instituto Mexicano para la Competitividad asegura que representa una pérdida impositiva directa de más de 500 millones de pesos al año. La tala ilegal no solo destruye los bosques, priva al país de recursos que podrían utilizarse en su conservación.

¿Cómo enterarnos de la situación de nuestros bosques y selvas, de lo que hacen las autoridades competentes para velar por la explotación sustentable de sus recursos y sancionar a quienes los dañan? Necesitamos información pública. Si está disponible, las autoridades demostrarán que están comprometidas con lo anterior. No obstante, actualmente existen vacíos en la información que no permiten conocer con exactitud el estado de los ecosistemas y las superficies deforestadas. Sin información, no podemos proteger nuestros bosques y contribuir a frenar el cambio climático.

El trabajo del INAI

El INAI comparte esta preocupación y ha tomado decisiones para hacer pública información relacionada con la protección de los bosques y selvas. El 6 de junio pasado, por ejemplo, resolvimos el recurso de revisión RRA 2395/18 y ordenamos al Servicio de Administración Tributaria (SAT) hacer público el monto recaudado proveniente del pago de aprovechamientos forestales e impactos ambientales entre 2010 y 2018. Estos montos sirven para comprobar la procedencia legal de las materias primas forestales y mantener el control sobre la extracción. Los ingresos obtenidos de ellos, idealmente, deberían ser invertidos en disminuir y controlar la degradación ambiental e impulsar la explotación sustentable. Es por esto que es importante publicarlos.

Al Gore tiene razón, el cambio climático es uno de esos momentos que ponen a prueba a los individuos y las instituciones. Los bosques y selvas son fundamentales para la supervivencia de la vida humana, por eso hay que cuidarlos. Es más, esta responsabilidad va más allá de nuestras fronteras. Los mexicanos debemos estar del lado correcto en la batalla moral de nuestro tiempo.

Erradicar la corrupción en el país

@joelsas | @OpinionLSR | @lasillarota

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.