Opinión

Juicios paralelos

La labor informativa es fundamental para generar confianza y respuestas ante el ejercicio de los derechos políticos. | Sandor Hernández

  • 10/11/2019
  • Escuchar

Cuando más parecen solucionados los problemas de comunicación y de falta de información pública derivados de la globalización de canales que la producen y el cumplimiento a las obligaciones en materia de transparencia; surgen nuevas preocupaciones en el proceso de difusión: el exceso de contenidos generados en múltiples vías y la falta de claridad en los mensajes oficiales de lo que se quiere informar.

En el proceso de comunicación institucional, identifico tres vías de acceso a la información señalada: 1. La generada en navegadores y redes sociales a partir de una palabra clave de identificación. Este proceso no genera la certeza de la veracidad de contenidos, y la interpretación del interesado se deriva de lo descifrado por un tercero, 2. La expresada por la institución en boletines de prensa e infografías, o la solicitada mediante el acceso a la información, trámites que se agotan con la rendición en los términos procesados por la institución. Excepcionalmente se entrega en los términos específicamente solicitados, lo que invariablemente obliga a un proceso mayor de análisis a menudo comparativo y a la interpretación del interesado; y 3. La otorgada por la autoridad en contestación a las citas y alusiones en redes sociales. Cuando se responde a una "etiqueta" o referencia personal en la red social, la información más que bilateral entre el interesado e instancia pública, se convierte en plurilateral por la operatividad de la red social, donde surgen nuevos datos, interrogantes y participantes en la conversación.

Sí bien, el "etiquetado" de una instancia o persona pública en la red social, no obliga a la respuesta puntual, ni al debate de los argumentos por la contestación en caso de haberse dado, moralmente genera un vínculo de obligatoriedad con sanción social entre las partes. Una mala o inapropiada respuesta en la red social, se "viraliza" y prolifera sanciones graves de desprestigio y descalificación a la persona, con repercusiones legales ocasionalmente. Una explicación sensata de esa atmosfera virtual, nos la brinda Paula Corroto en una de sus publicaciones para el Diario el País, al hablar de los efectos del twitter: "esa herramienta tan esponjosa para la demagogia, el mensaje chillón y el escupitajo rápido...". Sin duda, las respuestas e información alojada en las redes sociales son el imprevisto para el cual aún no se ha preparado la comunicación institucional, por la dificultad y complejidad para solventar las alusiones personales en calidad y cantidad, con el ingrediente adicional de que las expresiones vertidas, forman la huella de nuestro archivo personal histórico de conductas fiscalizables y reversibles en cualquier momento.

Por lo anterior, en tanto no se tengan mayores vías que transparenten los argumentos y factores que sirvan de base para la toma de decisiones públicas de manera clara y sin matices, ni se regule la actuación y el uso de las redes sociales al interior de las instituciones públicas y de sus titulares, se seguirá compitiendo frontalmente contra juicios paralelos "virales", donde es más sencillo deformar en la percepción colectiva una idea frente a una decisión correcta institucional. Hoy las redes sociales alojan el ecosistema perfecto para una sociedad punzante y ávida por llamar la atención, con tendencia a radicalizarse.

En un escenario donde todo comunica hasta el silencio, se vuelve indispensable encontrar los mejores mecanismos para hacerlo. Como respuestas para abatir la interpretación indiscriminada en temas complejos, y descubrir las líneas de respuesta para la ola virtual de alusiones, identifiqué dos acciones recientes para su estudio: 1. Por un lado, la Asociación Profesional de la Magistratura en España (APM), preocupada por el tecnicismo, lenguaje y efectos derivados de la sentencia del "procés", empleó la figura del "Juez divulgador", como encargado de explicar con lenguaje ciudadano los alcances de la resolución a la prensa e interesados en el asunto. Considero es una figura que se debe valorar y considerar para casos relevantes en nuestro país con tendencia a la incertidumbre social y la posible alteración de la paz dentro del orden jurisdiccional y administrativo, y 2. En la necesidad de responder a la crítica y requerimientos al Poder Judicial, el Magistrado de Circuito Carlos Soto, comentó y dio a conocer la guía elaborada por la Asociación Internacional de Jueces (IAJ), donde se pondera la libertad de expresión e identifica los contextos para responder los ataques y las alusiones institucionales.

Tanto una acción como la otra, sirven de pauta para implementar nuevas directrices en la función de informar mejor por las instituciones y sus titulares en los procesos administrativos y jurisdiccionales. Hoy, la labor informativa es fundamental para generar confianza y respuestas ante el ejercicio de los derechos políticos de las personas y su expansión democrática irreversible, que habitualmente confronta su ejercicio, contra escenarios donde las personas, instituciones y procesos de definición, suelen tener luces y sombras.

REFERENCIAS:

https://confilegal.com/20191014-la-apm-emplea-la-figura-del-juez-comunicador-para-ayudar-a-entender-la-sentencia-del-proces/

https://reflexionesjuridicas.com/2019/10/07/jueces-y-redes-sociales-segun-la-aij/