Opinión

Juego de espías

Hoy casi cada persona carga dos cámaras y dos micrófonos.

  • 28/06/2017
  • Escuchar

Gran escándalo suscitó la nota sobre el espionaje desde el Gobierno Federal que publicó un periódico norteamericano. ¿Habrá sido que se publicó fuera de México? Cada año vemos al menos dos notas de este tipo y cuando menos unas 8 fotos, grabaciones de conversaciones o videos que evidentemente son obtenidos por espionaje… posiblemente no con el “Pegasus” pero sí por espionaje.

Rene Bejarano, Jorge Emilio González (el niño verde), Mario Marín, Lorenzo Córdoba, Luis Tellez, Fidel Herrera, Josefina Vázquez Mota, Luis Alberto Villarreal, Enrique Flores, Eva Cadena y un largo etcétera han sido atacados mediante material obtenido por espionaje y de algún modo nadie tiene autoridad moral para juzgarlo, porque todos los partidos y medios (incluyendo esta columna) han explotado esos materiales, sin importar la legitimidad o la legalidad de la fuente; a fin de cuentas, una grabación clara en video o incluso de voz es casi imposible de negar.

A ese respecto, posiblemente vivimos en el peor momento de la historia. Hace unos años no había cámaras y micrófonos en todas las personas y en todos lados; y dentro de pocos años se podrán “inventar” grabaciones que serán imposibles de distinguir de la realidad y eso acabará con la credibilidad de las grabaciones (como pasó con las fotografías), pero por el momento es el arma más fuerte que hay para acabar con reputaciones.

En lo personal creo que el espionaje es necesario y por eso está regulado, el problema no es que exista ni que existan esos programas que pueden meterse a toda la información de una persona, el problema es que sean de fácil acceso y que sean utilizados para cualquier fin que no sea seguridad. ¿Qué tan fácil será conseguir programas de ese tipo? Me queda claro que el gobierno los pagó caros… pero el gobierno de Peña paga caro todo.

Algunas breves reflexiones del caso:

·         El PRI-Gobierno espía desde su fundación a sus rivales políticos. Hoy están abiertos en el Archivo General de la Nación los archivos de la Dirección Federal de Seguridad y se pueden consultar detalladamente los informes que enviaban los “infiltrados” en organizaciones como el PAN o incluso anteriores como los Sinarquistas.

·         A principio de los 90, es bien sabido que todos los teléfonos fijos (no había celulares) de políticos de oposición estaban “colgados”. Incluso, se notaba en el ruido de las líneas. ¿Qué harán con toda esa información?

·         El gobierno de Peña tiene que reflexionar seriamente cuáles son sus causas. Si está espiando además de líderes de la oposición y periodistas (que por alguna razón pueden considerar enemigos) a defensores de Derechos Humanos, quiere decir que consideran una amenaza los Derechos Humanos… eso es equivalente a que en la lucha contra la trata te pongas del lado de la trata, o a que en la lucha contra el cáncer apoyes al cáncer.

·         ¿Si el Presidente se siente espiado exactamente dónde queda el Estado Mayor Presidencial? Qué golpe más innecesario les puso su jefe.

·         También es cierto que el gobierno de Peña compró esos programas, pero no sólo fue el Gobierno Federal. Muchos gobiernos estatales se hicieron de equipos similares. Si la memoria no me falla está documentado en una revista Proceso de 2015.

En los tiempos que vivimos creo que a las personas que aspiran a cargos públicos de poder les tiene que quedar claro que si no quieren que algo se sepa es mejor no hacerlo. Ni siquiera los tienen que espiar con mucha tecnología; hoy casi cada persona carga dos cámaras y dos micrófonos. 

@JulioCastilloL

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.