Opinión

Jóvenes, carne de cañón

Son miles de niños, jóvenes que acaban en las fauces del crimen. | Jorge Ramos Pérez

  • 15/03/2021
  • Escuchar

Haiga sido como haiga sido, Félix Salgado Macedonio es el candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero. El 1 de marzo en este espacio le contamos que esa era la determinación del presidente Andrés Manuel López Obrador. El país tiene el presidente que se merece y Guerrero tendrá el gobernador que se merece.

Pero, hablar del gobierno de López Obrador o de los satélites a su alrededor causa fatiga.

Por eso, en esta ocasión les cuento de Plebes.

Eduardo Giralt me buscó en octubre para que pudiera ver un documental que preparó en las entrañas del Cártel de Sinaloa.

El recorrido al lado de sicarios a las órdenes del crimen organizado no muestran balaceras o escenas tipo Netflix.

Sin embargo, muestran que los reclutas del narcotráfico son, a fin de cuentas, víctimas de la delincuencia organizada. Pero también de una sociedad indolente que ha dejado a los jóvenes como presas fáciles de la criminalidad.

En “Los Plebes”, estrenada el 21 de marzo en el Festival Internacional de Cine de la Universidad Nacional Autónoma de México (FICUNAM), se deja a un lado lo morboso del crimen organizado y se busca reflejar el lado humano de jóvenes que están inmersos en el narco.

Uno de los personajes reales llamativos es “El Vagancia”, que simboliza a uno de los miles de jóvenes que trabaja para los narcos en Sinaloa, tal cual como sucede en diferentes estados del país.

“Entre las personas que entrevistamos, hay una que quiere ser veterinario. Ahí podemos ver que hay una lucidez de oportunidad, ver una oportunidad al final del túnel, de que pudiera suceder, eso es una ventana para ver una nueva oportunidad y vida, algo que ellos quieren, pero no pueden acceder a ese otro camino”, le dijo Giralt al reportero Marcos Muedano en La Silla Rota.

En torno a Vagancia, dice:

“Nosotros pensamos que íbamos a tener muchos personajes, pero en realidad la persona a la que apodan 'Vagancia', era el más histriónico, con más carisma, con lucidez, con reflexiones existencialistas que nos dejaron asombrados. Nosotros le mostramos una primera parte de la película y nos comentó: sin mí no tienen película. Quisimos tener más historias, pero las personas no eran muy abiertas al diálogo, por lo que preferimos enfocarnos en una sola persona”.

La película fue filmada con dos celulares. Tardaron dos meses en una primera etapa, luego de forma intermitente cuatro meses. En total fueron 50 horas de grabación entre 2018 y 2019.

Carlos Cruz, director de Cauce Ciudadano A.C., sostiene que “haber perdido a 200 mil personas jóvenes tanto por desaparición como por homicidio; casi tres millones de personas en medio de esta crisis, tienen un tipo de daño sicoemocional provocado por la violencia, sumado a una muy mala preparación para el trabajo y para el nuevo proceso industrial que pide el mundo, en efecto, México, tiene una generación perdida y va a costar trabajo sostenerla”.

Cauce Ciudadano hizo un trabajo de investigación con la Universidad de Stanford, en Ecatepec, un municipio al que se ha marcado como un sitio donde anida el crimen y se estigmatiza a su población.

De los mil 387 alumnos de secundaria que participaron en un taller, el 15 % perdió a un familiar por crimen violento, el 20% a una amiga o amigo por crimen violento, al 12% le han ofrecido trabajar con la delincuencia organizada, el 71% sabe de asaltos y robos en su colonia.

En octubre de 2013 acudí a Monterrey para conocer cómo funcionaba un proyecto denominado “Glorias del deporte”. Fue impresionante.

Uno de los sicólogos dialogó con ellos en mi presencia y sin saber que era periodista. Al preguntarles qué deseaban ser en la vida, un jovencito contestó, con una sonrisita de por medio: "Sicario.

“No creo que lo digan en serio, pero lo dicen porque es parte de su entorno", intentó justificar más tarde, ya en la cena para trata de descifrar a sus muchachos.

"Al principio era como una competencia. Me decía uno que afuera de su casa vio una balacera. Luego otro presumía ‘aah, pero en la mía aventaron un cuerpo', y para no quedarse atrás no faltó quien me dijo que vio una cabeza tirada en la calle. Es su realidad", me contó Felipe, sicólogo de una organización no gubernamental.

“A ver, platiquen de un problema en su comunidad y la forma en que se resolvió", los encomiaba en sus reuniones terapéuticas.

"No, porque los rateros nos matan", musitó un muchachito.

Felipe les habló de la posibilidad de pertenecer a "una banda, no importa que sea criminal".

Tristemente escuché un "¡síííí!”, seguido de un "¡nooo!" y muchas risas.

Por las noches se escuchaban los gritos de dolor de los torturados. El tableteo de las metralletas y los disparos en el cerro de La Campana retumbando en los oídos de los habitantes de la vecina colonia Burócratas Municipales, al sur de la ciudad, donde vivían los muchachos que conocí entonces.

Al subir, desde lo alto del cerro de La Campana la vista de Monterrey es envidiable. El Cerro de la Silla luce esplendoroso. También se distinguen otros municipios conurbados como San Pedro y San Nicolás, habitados por familias poderosas económica y políticamente.

Pero ahí, en Burócratas Municipales estaban cientos de jovencitos condenados a un futuro incierto.

El programa era impulsado por Roberto Campa, desde la Secretaría de Seguridad Pública.

¿Le dieron seguimiento o se perdió en la burocracia?

Lo cierto, como relata Giralt en Los Plebes, es que son miles de niños, jóvenes que acaban en las fauces del crimen, mientras pasan gobiernos indolentes que se nutren de su sangre.

Punto y aparte. ¿Es Guerrero un estado machista? Indigna pensar que desde Palacio Nacional aúpan uno de los peores lastres de una entidad lastimada por gobernadores ladrones, por caciques, por narcos...

Punto final. Felipe Calderón endurecía el rostro cuando se le decía, en privado, que sus ministerios públicos tenían la culpa de que jueces liberaran criminales. En público arremetía contra el Poder Judicial, pero hubo un ministro presidente que daba la cara por ese Poder Judicial: Juan Silva Meza. Hoy, el presidente de la Corte es una estrella más del canal de las estrellas de la 4T.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.