Opinión

Josefina y el amasiato PRI-PAN

Vázquez Mota ha sido favorecida por EPN con multimillonarios subsidios para la fundación Juntos Podemos.

  • 14/03/2017
  • Escuchar

Después de haber detentado, con funestos resultados, doce años la Presidencia de la República, el Partido Acción Nacional le apuesta a la desmemoria colectiva y hoy, de nueva cuenta, se empeña en retomar el timón del gobierno federal y en ganar la gubernatura del Estado de México.

 

En el primer caso, una corriente de ese partido pretende postular a la candidatura presidencial nada menos que a Margarita Zavala, esposa de Felipe Calderón, el presidente que declaró la “guerra” al narcotráfico y hundió a México en una inacabable marea de sangre y asesinatos.

 

En el segundo, postula a Josefina Vázquez Mota, quien asimismo fuera su candidata en las pasadas contiendas presidenciales, como su carta para ganar la administración mexiquense.

 

En ambos casos se trata, por decir lo menos, de postulaciones a todas luces impresentables. En el caso de la señora Margarita Zavala, por haber formado parte del círculo íntimo de un gobierno que llegó al poder mediante un descomunal fraude electoral. Y porque tejió con su familia Calderón-Zavala, Gómez del Campo una amplia red de corrupción y tráfico de intereses.

 

A su vez, el regreso de Josefina Vázquez Mota a las lides electorales evidencia la colusión de Acción Nacional con el PRI y el gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto.

 

Porque no se trata tan sólo de una complicidad circunstancial, resultado de las necesidades derivadas de la coyuntura electoral, sino de una estrategia de largo plazo. De confabulaciones urdidas en beneficio de importantes personeros de la cúpula empresarial y política.

 

Porque, de qué otra manera puede explicarse que la señora Vázquez Mota, después de fracasar en su intento por hacerse de la silla presidencial ante el propio Peña Nieto, haya sido favorecida por éste con multimillonarios subsidios para la fundación Juntos Podemos, la cual precisamente ella preside.

 

Cabe recordar, en tal sentido, que el 4 de octubre de 2016 Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicó una investigación periodística en la cual documentó cómo las organizaciones Parents Alliance y AEM-USA Foundation, cuyos directivos forman parte de la Asociación AEM, fueron utilizadas para triangular dinero público en favor del programa Juntos Podemos, del que Vázquez Mota es presidenta honoraria y cuyo supuesto objetivo es ayudar a los migrantes.

 

Sobresale, asimismo, que Gerónimo Gutiérrez, actual embajador de México en Estados Unidos, formó parte de un comité especial de empresarios que investiga a la fundación AEM USA Foundation, una de las dos organizaciones que el gobierno mexicano utilizó para entregar 59 millones de dólares -más de mil millones de pesos– a la iniciativa Juntos Podemos encabezada por la hoy candidata del PAN a la gubernatura del Estado de México.

 

Informaciones periodísticas dan cuenta, asimismo, de que el diplomático renunció como consejero de la Asociación AEM el 18 de enero, a través de una carta en la que subrayaba la importancia de que se rindan cuentas sobre el manejo financiero tanto de la Asociación AEM como de la Fundación AEM USA Foundation, que sirvió para dotar de fondos gubernamentales a Juntos Podemos.

 

No obstante tan contundentes señalamientos, en entrevista con el diario La Jornada, el pasado 23 de septiembre Vázquez Mota negó categóricamente que ella o Juntos Podemos hubieran recibido dinero del erario.

 

Entonces afirmó:

 

“Nunca he recibido un solo peso de recursos públicos, porque jurídicamente Juntos Podemos no tiene ninguna posibilidad de tener dinero alguno”.

 

Pero las evidencias no dejan lugar a dudas. En una investigación efectuada por Salvador Camarena y Dulce Gónzález, de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, se advierte: “(...) más allá de tecnicismos –en efecto, Juntos Podemos no está registrada como donataria, por tanto, no puede recibir donativos–, la realidad es que desde mayo del año pasado, a través de un organismo llamado Asociación de Empresarios Mexicanos, la organización con la que Vázquez Mota hace actividades promigrantes ha recibido fondos por 414 millones 468 mil pesos en 2015, y 468 millones 666 mil 169 pesos en 2016”.

Reproduzco enseguida las explicaciones de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad:

 

“(…) Juntos Podemos es la marca de la iniciativa, que está soportada en otras organizaciones, especialmente en AEM-USA Foundation y Parents Alliance Inc., que sí están registradas como donatarias en Estados Unidos, y que dependen de la Asociación de Empresarios Mexicanos. A esas fundaciones es precisamente a las que el gobierno mexicano ha hecho los depósitos para Juntos Podemos, según ha podido confirmar Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad”.

 

“Los fondos correspondientes a 2015 fueron comprobados con un directivo de Juntos Podemos, mientras que las cifras de 2016 se obtuvieron de la Secretaría de Relaciones Exteriores”.

 

Y esa es la candidata del PAN a la gubernatura mexiquense.

 

Se comprueba, así, que tanto Acción Nacional como el PRI pretenden seguir gobernando con los métodos corruptos de siempre. Mediante el uso de recursos públicos para perpetuarse en el poder.

 

Y también se comprueban los inconfesables pactos hechos en lo oscurito entre ambas organizaciones políticas para respaldarse en su ambición por permanecer en el poder.

 

Lo que sí no les importa es la voluntad popular. Y menos aún el bienestar de los mexicanos.

 

@craviotocesar

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.