Opinión

#JoderAMéxico

Las y los mexicanos, como usted señor presidente, estamos hartos de políticos corruptos de todos los partidos políticos.

  • 28/10/2016
  • Escuchar

El martes pasado el Presidente de la República, en la inauguración del foro “Impulsando a México”, pronunció una frase reveladora en muchos aspectos: “Ningún presidente se despierta pensando en joder a México”, esa fue la afirmación de Enrique Peña Nieto que no sólo se aleja de su habitual y cuidado discurso sino que denota un hartazgo que sentimos todos los mexicanos y que ahora, hasta el presidente del país comparte.

 

Las y los mexicanos, como usted señor presidente, estamos hartos de políticos corruptos de todos los partidos políticos; de negocios escondidos; de la complicidad entre partidos políticos, medios de comunicación y empresarios. Estamos cansados, señor presidente, de las decisiones erróneas que una y otra vez usted con o sin su gabinete toma y que pasan por nuestros órganos de representación política sin ningún cuestionamiento y aplaudidas como en función de circo. Estamos hartos de que las más importantes definiciones del país se tomen en función de favorecer a unos cuantos, teniendo como prioridad los bolsillos de funcionarios y legisladores con cuestionables y ocultas sociedades con impronunciables personajes y que se conducen, además, violando la Constitución y las leyes para beneficiar sus propios intereses.

 

Compartimos su desánimo, señor presidente. La rampante corrupción, el inexistente Estado de Derecho, las continuas e interminables violaciones a los derechos humanos, la violencia contra las mujeres, la inseguridad y los malos pronósticos económicos nos tienen sumidos en una profunda desesperación. El mensaje que nos transmiten a los ciudadanos los que ahora ocupan los primeros cargos en el país es claro: la gente profesional, honesta y trabajadora no tiene cabida en nuestro país. Las personas que escalan son aquellas sometidas a los partidos políticos, con sociedades cuestionables con personajes diversos que en otros países estarían en la cárcel y/o familiares de quienes están en el poder. Para la mayor parte de las y los mexicanos, nuestro país nunca había estado tan mal como ahora.

 

No vemos, señor presidente, cómo nuestro país aguante más tiempo ni la manera de salir de esta situación. La corrupción corre transversalmente en nuestro país, no hay ningún personaje público con solvencia moral e intachable trayectoria que nos haga pensar otra cosa. No existe una oposición responsable ni capaz de hacerle frente a la impunidad porque también ellos están metidos en ese mismo lodo.

 

La puesta en marcha de las reformas estructurales  que aún no han arrojado los resultados esperados, las fortunas que se amasan en la obscuridad, la falta de ética y responsabilidad en el ejercicio de los cargos y recursos públicos, las desatinadas decisiones de gobierno y política pública no hacen más que evidenciar a los poderes del Estado intentando preservar sus privilegios y no preocupados por tomar determinaciones por el bien del país y de las y los mexicanos.

 

Hace poco alguien me comentó que no encontraba muchas diferencias en la forma en que se conducían las bandas de narcotraficantes y las mafias de políticos en nuestro país. Primero me alarme con esa afirmación, pero cada momento que pasa encuentro más fuerza en esa aseveración. No encuentro ya tales diferencias.

 

Señor presidente, quizá no se levante pensando cómo joder a México, pero en los hechos, usted, su equipo de trabajo y los integrantes de los otros poderes, no lo hacen nada mal. Ojalá el mismo ímpetu, determinación y ganas lo tuvieran para trabajar por el bien de México.

 

@C_Humphrey_J 

@OpinionLSR

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.