Opinión

It’s all good, man

Pese a que Sheinbaum afirma que la Emergencia Sanitaria sigue, desde la contraesquina de su oficina alguien insiste: it’s all good, man. | Roberto Remes

  • 03/06/2020
  • Escuchar

No sé ustedes, pero tengo la sensación de que el último trimestre de mi vida ha sido una temporada más de la serie Better Call Saul, en la que Jimmy Mcgill, posteriormente rebautizado como Saul Goodman, habita en un mundo de engaños desde una falsa abogacía.

La tragedia del coronavirus nos llegó lentamente, desde las primeras noticias de China, luego las de Italia, después de España y finalmente se creó “La Telenovela de las 7” en la que el protagonista comenzó a convertirse en una especie de héroe, como Saul Goodman parado muy solemne junto a la bandera. De pronto, medio México se volcó a escuchar, todos los días, con disciplina, a uno de los mexicanos más pacientes. Este gran académico, con obra publicada en revistas científicas, cuenta con la capacidad de convertir los más complejos términos científicos en un lenguaje simple para los mundanos periodistas. Algo así como Jimmy Mcgill convenciendo a los ancianos de un asilo que le autoricen demandar a su fondo de pensiones.

En los primeros días de la emergencia, nadie expresaba las ideas tan claro como Hugo López-Gatell. No sólo hablaba de contagios, también de economía, al prevenir sobre los impactos de una cuarentena temprana; y de motivación, por aquello de la “fuerza moral”. 

De pronto, el protagonista de la Telenovela de las 7 se volvió un personaje inatacable: cualquier pregunta incómoda detonó la furia masiva de las redes sociales contra el periodista que osara cuestionar al héroe de esta pandemia. El mensaje de los estrategas de redes sociales de la 4T fue contundente: no se van a meter con López-Gatell. Pero al final, la lluvia de contradicciones y lo desatinado de sus predicciones lo volvieron a hacer mortal, y lo desenmascararon cual abogado por correspondencia que siempre se sale con la suya en el “spin off” de Breaking Bad.

Los contagios siguen subiendo. Sobrepasamos las 10 mil muertes, las tendencias predicen las 20 mil antes de que termine junio. Sólo hay seis países con peor desempeño que México en materia de muertes. Tres de ellos, Italia, España y Francia, no tuvieron la oportunidad de reaccionar; en los otros tres, Estados Unidos, Gran Bretaña y Brasil, ha dominado el cinismo de sus líderes políticos.

¿Se imaginan un encierro riguroso y temprano, incluyendo aeropuertos y fronteras, con una cuidadosa logística de reparto de comida, apoyos para mantener a flote la economía y mensajes congruentes desde el titular del Poder Ejecutivo? Ese escenario que ya no fue podría haber ahorrado miles de vidas y acortado el encierro. Hoy vuelvo a preguntarme si haber esperado el contagio comunitario era la mejor opción en términos de salud pública. Todo está bien, nos viene diciendo a diario López-Gatell.

Estos tres meses de encierro parecen haber pasado en vano. La única manera de ver plana la curva es girar la gráfica 90º. Nadie puede dudar de la capacidad de López-Gatell. Pero muchos dudamos que utilice sus capacidades epidemiológicas por encima de sus habilidades políticas, como el brillante Saul Goodman que en su desempeño profesional es todo, menos abogado.

En medio de la tragedia volteo hacia mi ciudad. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, con el cambio de gobierno, se envolvió en un puritanismo que paró en seco el sector de la construcción, y con éste, la economía local ¡antes de la pandemia! En un principio tuvo que apoyar todos los enunciados del Saul Goodman del covid-19, pero ahora se comenta de su probable desesperación y conflicto con López-Gatell. No tiene cómo salir de esta, ella es parte de la 4T, y este régimen está teniendo un desempeño desastroso en la pandemia, pero su compromiso político nos impactará a los capitalinos en morbilidad, en mortalidad, en falta de empleo y en inseguridad.

Este lunes corrió la instrucción en los chats de los funcionarios del Gobierno de la Ciudad de México de levantar el hashtag #JefadeGobierno, al lado de las palabras “Mensaje importante” que fue tendencia en redes sociales. Un mensaje breve y contundente en el que nos recordaba que sigue la Emergencia Sanitaria. El problema es que desde la contraesquina de su oficina alguien insiste, todas las noches, a la misma hora, con el mismo mantra: It’s all good, man.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.