Opinión

Interjet ¿Otra Mexicana?

¿Las historias se vuelven a repetir y la compleja situación por la que atraviesa Interjet podría ser el preludio de lo que ocurrió con Mexicana? | Romina Román

  • 20/08/2019
  • Escuchar

No cabe duda que las historias se vuelven a repetir y la compleja situación por la que atraviesa Interjet podría ser el preludio de lo que ocurrió con Mexicana de Aviación hace casi 10 años, cuando el 28 de agosto de 2010, la segunda aerolínea del país se declaró en Concurso Mercantil.

En este momento, la compañía bajo el mando de Miguel Alemán Magnani, tiene que lidiar con varios problemas al mismo tiempo: su compleja situación financiera, desprestigio y problemas con el sindicato y controversias con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Desde abril pasado en varios medios se reveló el deterioro financiero en la compañía y que éste se convertiría en una bomba de tiempo que tres meses después estalló. Se estima que en el actual periodo vacacional fueron más de 20 mil pasajeros afectados por el mal servicio, cancelaciones o demoras de 155 vuelos, según cifras de la Profeco.

Hace cuatro meses, la compañía anunció una inyección de capital para disminuir la deuda y aumentar el capital, sin embargo, los esfuerzos de sus accionistas fueron insuficientes, por lo que se requirió un préstamo adicional.

Los problemas y la dimensión del impacto a los usuarios por parte de Interjet ya generó la intervención de diputados y senadores, quienes pedirán una actuación inmediata de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Por lo pronto, los que se están frotando las manos, son Aeroméxico y Volaris, quienes serán las grandes beneficiadas por los problemas que enfrenta la aerolìnea.

Crisis en el Senado

Lo que generó una crisis al interior de Morena en el Senado fue el choque entre dos bandos clave: el que representa Ricardo Monreal, actual líder de la bancada y el que encabeza Martí Batres, quien hasta hace unas horas aspiraba a reelegirse como presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

La controversia en la elección de la Mesa refleja una enorme división en la izquierda, quien ni con el poder en la mano logró encontrar la forma de superar sus profundas diferencias entre los grupos.

De no lograr su reelección y ganar la partida Ricardo Monreal, se esperaría que Batres piense en la posibilidad de solicitar licencia en el Senado y pedirle al presidente Andrés Manuel López Obrador una salida digna con un cargo dentro del gabinete.

No es un secreto que desde que inició la legislatura había choques fuertes entre Monreal y Batres. El primer enfrentamiento se dio por la remoción de Arturo Garita, actual Secretario de Servicios Parlamentarios del Senado, quien fue acusado de uso indebido de recursos públicos en viajes internacionales.

Monreal contempló la renuncia de Garita, quien lleva 20 años en el cargo, ante la necesidad de renovar al titular de la Secretaría y evitar que continúe enquistándose en el cargo, mientras que Batres se negó a su sustitución; ahí ganó Batres.

Si bien esa fue la primera de varias controversias entre ambos legisladores, ahora la partida fue a favor de Ricardo Monreal, quien goza de la confianza del presidente López Obrador (con quien por cierto se reúne con mucha frecuencia) y quien probó ser un operador mucho más eficiente que Batres.

Así las cosas…