Opinión

Instagram, una década de locura

Instagram cumplirá diez años de coexistir entre nosotros y es buen momento para reflexionar sobre su relevancia. | Ulises Castellanos

  • 04/09/2020
  • Escuchar

En cosa de un mes, para el 6 de octubre de este año, Instagram cumplirá diez años de coexistir entre nosotros. Es buen momento para reflexionar sobre su relevancia y la manera cómo nos ha cambiado en la forma de ver al mundo y vernos a nosotros mismos.

Primero que nada, dimensionemos el tamaño de la aplicación, según datos del Observatorio de Cultura Fotográfica de la Universidad Panamericana que coordina el doctor Oscar Colorado, este es el tamaño del monstruo: Instagram cuenta con más de mil millones de usuarios en activo. Diario se suben más de 100 millones de imágenes. A lo largo de su primer década de existencia se han subido ya 50 mil millones de fotografías. Cada 24 horas se otorgan 4.2 mil millones de “likes”. Los datos son abrumadores.

Pero vamos por partes, cuando en 2010, apareció la nueva app bautizada como Instagram, -nombre inspirado en lo instantáneo y el telegrama-. Sumaron 25 mil usuarios nuevos, pero en tres meses llegaron a su primer millón. El crecimiento era explosivo.

Foto:  Ian Dooley/Unsplash

Hoy, esos mil millones de personas usan la aplicación con el fin de mostrar las “cosas que les gustan”, sus viajes, sus mascotas, quiénes creen que son y qué desean ser. Han pasado casi diez años y hoy vivimos en la cultura de la “selfie”; y gracias a este fenómeno, Mark Zuckerberg, -el creador y dueño de Facebook- ganó 20 mil millones de dólares solamente en el último año, es decir en 2019 ganó 20 veces lo que le costó originalmente la app, cuando se las compró a Kevin Systrom y Mike Krieger.

Y agárrense, en 2019 Instagram rompió sus propios récords financieros, superando a YouTube en ganancias por publicidad. Y ¿cómo se explica esto?, fácil, el 60% de los adultos en Estados Unidos tienen una cuenta de Instagram, el 72% de los adolescentes en aquel país usan esa red y el 35% de ellos dicen que Instagram es su red social preferida. En Estados Unidos hay 120 millones de cuentas, pero el 89% de los usuarios de esa red están fuera de ese país.

Tan sólo en América Latina existen ya 60 millones de usuarios registrados, 28 millones son hombres y 32 son mujeres. A nivel global estos son los porcentajes por género -56.3% mujeres; y 43.7% hombres-. Estos datos permiten establecer que claramente se trata de una red social preferida por ellas. México es el país con más cuentas de toda Latinoamérica, aquí somos 16 millones de usuarios. México ronda pues, el 28% de usuarios en la región.

Los usuarios a nivel global pasan un promedio 28 minutos diarios en Instagram, y el tiempo de contemplación por imagen no supera un medio segundo. Instagram cuenta con dos millones de anunciantes a nivel mundial. El usuario más popular del planeta en esta red, es el futbolista Ronaldo Cristiano (@cristiano) con 237 millones de seguidores, casi el 25% de todos los usuarios de la red, 1 de cada 4 pues. Y aquí pueden encontrar aún más datos adicionales Instagram by the Numbers (2020): Stats, Demographics & Fun Facts. (2020, enero 26). 

Así las cosas, ¿Cuál creen que ha sido el impacto en nuestra cultura contemporánea? Aquí algunas pistas. Instagram diversificó de los estándares de belleza, hay de todo. Influye en nuestro modo de viajar, más de uno decide un destino después de ver imágenes de ciertos lugares expuestos en esa red. Instagram ha modificado nuestra tendencia de consumo, quizá un día supere a Amazon. Instagram y sus “influencers” se han convertido en un motor de la economía que propulsa el deseo de consumir. ¿Y cómo afecta nuestra mente? En 2020 la Royal Society for Public Health y el Young Health Movement encontraron que, “de entre todas las redes sociales, Instagram es la que menos favorece la salud mental porque afecta de manera importante el sueño, la autoimagen, el sentido de pertenencia y promueve la ansiedad, depresión y soledad”. Así de fuerte, pues.

A reserva de dejarles al final algunas referencias sobre el tema, les recomiendo el último libro de Sarah Frier, “No Filter” que da muchos más detalles escalofriantes de esta red. Ella comenzó su investigación a partir de una tarde en que fue a comer sushi, se encontró a un hombre tomándole fotos a su plato de comida, y ella ya estaba sorprendida de cómo sus amigos estaban obsesionados con tomarle foto a todos sus alimentos, y a partir de ahí, comenzó su aventura editorial. Búsquenlo en Amazon, por ahora sólo existe en versión en inglés.

Zuckerberg, es tremendo a la hora de competir, no sólo compró Instagram, sino que le agregó funciones y la hizo rentable. Cuando quiso comprar Snapchat, pero ellos se negaron, Zuckerberg le añadió una nueva función a Instagram, y por eso ustedes hoy pueden subir historias. Lo mismo está pasando actualmente frente a Tik Tok, hoy Instagram compite ahí, con “Reels” videos cortos, con efectos y música de moda.

En fin, decenas de temas sobre esta red se pueden abordar, (dejaremos pendiente el análisis sobre la influencia y exposición que da para los colegas fotoperiodistas esta red, sus retos, complicaciones y consecuencias), pero por lo pronto aquí les dejo algunas pistas si les interesa profundizar en el tema, y no olviden subir su selfie después de leer esta sencilla columna. Por cierto mi cuenta en Instagram es @Ulysses_mmx. Es ampliamente recomendable el libro de Oscar Colorado (2013) “Instagram, el ojo del mundo”. editado por la Universidad Panamericana. Adicionalmente pueden consultar “Empezar a utilizar Instagram para empresas”. (s. f.). Instagram for Business. (2020) o “Important Instagram stats you need to know for 2020”. Sprout Social. Además del libro de Sarah Frier, (2020). ”No filter: The inside story of Instagram”, editado por Simon & Schuster.

Imagen líquida

Murió en Valencia, España, Jürgen Schadeberg a los 89 años de edad, autor de la famosa fotografía de Nelson Mandela viendo desde su celda cuando estaba preso. El fotógrafo alemán vivió años en Sudáfrica, país en el que entabló amistad con Mandela en los primeros años de su lucha contra el ‘apartheid’. Descanse en paz.



Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.