Opinión

Ingresos presupuestarios, insuficientes para servicios de calidad

De no incrementarse los ingresos en el mediano plazo, lograr el estado de bienestar, del que tanto se ha hablado, será prácticamente imposible. | Adrián García Gómez*

  • 06/11/2020
  • Escuchar

Los ingresos estimados para 2021, sin contar la deuda, representan 22.2% del PIB. De éstos, 63.8% corresponde a ingresos tributarios, 16.9% a ingresos petroleros, 15.6% al IMSS, incluyendo cuotas a la seguridad social, CFE e ISSSTE y 3.7% a ingresos no tributarios no petroleros, donde el rubro principal son los aprovechamientos. 

En cuanto a los ingresos petroleros, se estima que van a representar 3.7% del PIB en 2021. Excluyendo 2020, que tuvo condiciones de mercado muy particulares, este porcentaje es el menor registrado desde 1999, cuando los ingresos petroleros representaron 3.5% del PIB. Los bajos ingresos pueden explicarse en parte a factores externos, como lo es el precio internacional del petróleo, sin embargo, factores internos, como la caída en la producción de Pemex y la falta de un plan de negocios creíble que dé certidumbre no pueden descartarse.

Los ingresos tributarios contrastan con lo observado en los ingresos petroleros. Se estima que para 2021 los ingresos tributarios representen 14.1% del PIB, porcentaje mayor que el rango de 13% y 13.5% en el que los ingresos tributarios se han mantenido desde 2014, año en que presentó la última reforma fiscal. Esto se puede explicar por dos factores, la fuerte caída del PIB, lo que hace que el denominador sea menor, y los esfuerzos realizados en esta administración para reducir la evasión y mejorar la fiscalización.

A pesar del aumento a 14.1% del PIB de los ingresos tributarios que se estiman para 2021, éstos siguen siendo muy bajos si se comparan internacionalmente, siendo menores que el promedio de la OCDE. De acuerdo con datos de la OCDE, en 2018, sus países miembros recaudan 25.6% en impuestos, sin contar las contribuciones a la seguridad social, lo cual es 81.5% mayor que la recaudación en México.

Los bajos ingresos arrastran problemas que se ven reflejados en el presupuesto de egresos, en donde los recursos destinados a salud, educación y seguridad no alcanzan para proporcionar servicios de calidad. Esto, aunado a la poca probabilidad de volver a los niveles de ingresos petroleros del pasado, hace necesario incrementar la recaudación tributaria para solventar e incrementar el presupuesto.

Aunque las medidas para una mayor fiscalización son necesarias y un paso importante para mejorar la recaudación tributaria, una reforma fiscal a fondo, en donde se estimule la recaudación de los gobiernos locales, se revisen los gastos fiscales que actualmente benefician a las personas de mayores ingresos (ver ciep.mx/57T4) y se analicen los pros y contras de nuevos tributos, como pueden ser los impuestos ambientales, es necesario. De no incrementarse los ingresos en el mediano plazo, lograr el estado de bienestar del que tanto se ha hablado, en el que se busca acceso universal a la salud y educación pública de calidad para todos, será prácticamente imposible.

Referencias:

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). (2020). Globar Revenue Statistic Database. Recuperado de https://stats.oecd.org/

*Adrián García Gómez

Coordinador de egresos e impuestos

Obtuvo una Maestría en Economía del Medio Ambiente y los Recursos Naturales en la Universidad Nacional de Australia. Es licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Durante la licenciatura cursó un semestre en la Universidad de Melbourne. Tiene experiencia profesional en el sector privado como consultor. Entre sus intereses se encuentran las políticas públicas relacionadas con la economía ambiental, de los recursos naturales y al desarrollo social. Se incorporó al CIEP en enero de 2016 y actualmente es coordinador del área de Ingresos e impuestos. Le interesa la economía ambiental y el sistema fiscal como instrumento para conseguir igualdad de oportunidades.

Para La Silla Rota es importante la participación de sus lectores a través de  comentarios sobre nuestros textos periodísticos, sean de opinión o informativos. Su participación, fundada, argumentada, con respeto y tolerancia hacia las ideas de otros, contribuye a enriquecer nuestros contenidos y a fortalecer el debate en torno a los asuntos de carácter público. Sin embargo, buscaremos bloquear los comentarios que contengan insultos y ataques personales, opiniones xenófobas, racistas, homófobas o discriminatorias. El objetivo es convivir en una discusión que puede ser fuerte, pero distanciarnos de la toxicidad.